Bienestar en el trabajo: los retos para el mundo digital

Compártenos en tus redes:

A veces nuestro uso cotidiano del lenguaje nos lleva a dos confusiones. Por un lado, hablamos de las organizaciones como si fueran entes abstractos o, por el contrario, meramente materiales. En segundo lugar, diferenciamos entre vida personal y vida profesional como si ambas facetas no estuvieran intrínsecamente relacionadas. 

Ambas confusiones vienen de un olvido común: las empresas no están formadas ni por conceptos ni por productos. Están formadas por personas.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Por tanto, si queremos mejorar el funcionamiento de las empresas tenemos que entender el funcionamiento psicológico de los seres humanos que las forman: emociones, creencias, conductas, experiencias biográficas, talento, dinámicas relacionales, necesidades, vulnerabilidades, expectativas…

Existen múltiples fenómenos psicológicos que impactan directamente en el funcionamiento de la empresa tanto si nos damos cuenta de ello como si no. Es por ello que debemos tenerlos en cuenta si queremos proteger el bienestar psicológico de nuestros trabajadores.

Retos de la empresa ante la salud laboral

1. Armonizar diferentes intereses

La empresa tiene los suyos y la plantilla también. A veces son intereses comunes pero otras pueden entrar en colisión.

Si no se logra una armonía entre ambas fuerzas van a aparecer conflictos que podrían prevenirse. 

Por ejemplo, la empresa tiene el interés legítimo de seguir teniendo el mismo nivel de productividad aunque los equipos teletrabajen y la pandemia haya provocado gran incertidumbre y crisis económica. Los trabajadores tienen el legítimo interés de poder adaptar sus horarios y responsabilidades cuando se ven obligados a trabajar desde casa, a veces con niños a su cargo y con dificultades para la desconexión digital. 

¿Están preparados los responsables de recursos humanos para afrontar este conflicto? Si no lo están, ¿saben a quién tienen que recurrir para recibir el asesoramiento adecuado? 

2. Gestión del conflicto

El conflicto es inherente a las relaciones humanas, incluyendo las relaciones entre empresa y trabajador, que no dejan de ser relaciones entre personas. Algunos pueden prevenirse y otros, simplemente, van a aparecer tarde o temprano. 

Aunque pueden surgir cuando menos lo esperamos, es más probable que lo hagan en momentos de transición importante, crisis, cambios en la plantilla y otras contingencias sobrevenidas que alteren el equilibrio cotidiano de los equipos. 

La pandemia de Covid-19 dio lugar a una transición atropellada e intensiva del trabajo presencial al teletrabajo. Dicha transición ha supuesto una prueba de estrés fortísima para la mayor parte de las empresas a nivel mundial. 

Algunas estaban mejor preparadas que otras para afrontarlo pero todas tuvieron que llevarlo a cabo a la vez y sin mucho margen para la alternativa. Sin duda eso ha supuesto conflictos dentro de las organizaciones, por la necesidad de cambiar de la noche a la mañana gran parte de la metodología de trabajo, la responsabilidad de mantener la empresa a flote y la incertidumbre por la evolución de la situación. 

Por tanto, la cuestión no es tanto evitar a toda costa todo conflicto sino contar con las habilidades necesarias para prevenirlos cuando es posible y manejarlos cuando aparecen. De lo contrario, el vínculo entre empresa y trabajadores se deteriora, sobre todo porque los trabajadores perciben que su bienestar psicológico está en peligro.  

3. Manejar responsabilidades y expectativas

Ambas partes tienen que tener claras cuáles son las suyas. Por ejemplo, no es muy adecuado que el trabajador deposite en la empresa la responsabilidad de hacerlo feliz, pero sí es legítimo que espere de la empresa el que esta no suponga un riesgo para su salud

La empresa tampoco puede esperar que un trabajador le dé todo indefinidamente a cambio de nada, sino que tiene que supervisar que las retribuciones (económicas y no económicas) guarden una suficiente coherencia con lo que espera y necesita el trabajador. 

El desafío más obvio que nos encontramos al hablar de salud laboral es el del burnout, que es un cuadro relacionado con estrés y sintomatología ansioso-depresiva. Más allá de este ejemplo, hay que tener en cuenta la complejidad del mundo psicológico de los trabajadores, especialmente ahora que los principales canales del funcionamiento son online. De este modo, hay que estudiar cómo su relación con la empresa impacta en la autoestima del trabajador, en su sentimiento de realización personal, en su salud física o en la gestión del tiempo. 

Aunque no sean conscientes de ello o no lo verbalicen, los trabajadores tienen la expectativa de que su trabajo no les haga sentir mal y, si es posible, que les haga sentir bien. Esto debe hacer pensar a los responsables de los diferentes equipos en qué factores pueden ser especialmente estresantes ahora que se trabaja desde casa y que todo se resuelve hablando en innumerables chats y videollamadas. 

Además, los managers deben tener en cuenta que el hecho de que los trabajadores no se quejen sobre el impacto del trabajo en su salud no quiere decir que no exista un impacto negativo o que los trabajadores no lo perciban (aunque se lo callen). 

Estos responsables pueden tener la tentación de no afrontar abiertamente estos aspectos de la salud laboral, por miedo a implicarse en asuntos que no se consideran organizacionales o por miedo a que las medidas que se tomen perjudiquen a la productividad. 

Rendirse a esa inercia, especialmente ahora que los canales de comunicación e intercambio de afecto se han visto tan afectados por el teletrabajo, es un error de cortoplacismo. Por el contrario, tomar responsabilidad en ello pasa por dejarse ayudar para poder afrontar este reto. 

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas a través del cual los trabajadores pueden recibir soporte emocional y terapia online con un psicólogo de nuestro equipo especialmente seleccionado para su caso. Además, podemos asesorar a los miembros del departamento de recursos humanos de manera individualizada en todo lo referente a salud mental en el trabajo. La salud mental de los trabajadores y la productividad de la empresa tienen que mejorar juntos o, sencillamente, no podrán suceder.

Descubre nuestro programa de apoyo emocional a medida para empresas.

Solicitar Demo

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.