Clima laboral

Clima laboral

 

El clima laboral es el ambiente de trabajo que todos los miembros de la plantilla “respiran” cada día, independientemente del puesto que ocupen. A veces cuesta identificarlo o darse cuenta de que está ahí, dado que el clima laboral está influido sobre todo por factores abstractos: la manera de organizar y estructurar los procesos de trabajo, el estilo de liderazgo que ejercen los managers, la actitud de motivación o cansancio con que cada miembro del equipo acude a la oficina y, por supuesto, circunstancias ajenas a la empresa pero que influyen en la atmósfera de trabajo, las relaciones interpersonales o las decisiones que se toman y la manera de comunicarlas. 

 

Todas estas cuestiones pueden mejorar el nivel de energía de los empleados de una compañía, generando un clima laboral que haga de la oficina un buen lugar para trabajar, desarrollarse profesionalmente o recomendar a otras personas, para que se incorporen al equipo. No obstante, cuando no es favorable, el clima laboral también puede ensombrecer enormemente el ambiente, aumentando las ganas de los trabajadores de abandonar ese lugar cuanto antes por lo desagradable que resulta trabajar ahí.  

 

 

Por esta razón, es de vital importancia que las empresas den al clima laboral la importancia que merece y se ocupen de generar las condiciones de trabajo que mejor contribuyan a la creación de una atmósfera psicológica no contaminada, sino positiva, motivante y que promueva tanto la productividad como la reputación interna y externa de la compañía.