¿Por qué es importante cuidar el clima laboral?

Compártenos en tus redes:

Porque cuando el clima laboral es bueno mejora la productividad, fomenta la retención del talento y, lo más importante de todo: es bueno para la salud psicológica de las personas. 

Ningún trabajo es perfecto, ni siquiera aquellos en los que la oficina es maravillosa, el sueldo es estupendo o la tarea es completamente vocacional. Sin embargo, tanto si esas condiciones se dan como, sobre todo, cuando no se dan, hay algo que salva innumerables situaciones: el clima laboral.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

El clima laboral -el ambiente de trabajo, para entendernos- es eso que no puedes ver y tampoco puedes tocar pero hace que te guste ir a trabajar, que te sientas cómodo entrando en la oficina, que no te importe regalar un poco de tu tiempo al trabajo o que recomiendes a las personas de tu entorno que soliciten empleo en tu empresa. 

Es obvio que, en situaciones extremas, el clima laboral no es un antídoto todopoderoso contra ciertas carencias graves que pueda tener una compañía. No obstante, cuando las cosas no son tan extremas, el clima laboral positivo es lo que inclina la balanza a favor de una empresa para considerar que cuenta con suficientes condiciones de bienestar psicológico para las personas. 

Por el contrario, cuando el clima laboral es malo, genera estrés y desmotivación, las relaciones son más tensas y menos fructíferas y aquellos que tengan una oportunidad para marcharse de la compañía lo harán en cuanto puedan. 

¿Qué hay que cuidar para cuidar el clima laboral?

Existen diversos factores de los que conviene ocuparse para generar una atmósfera positiva de trabajo. A continuación mencionamos algunos de los más importantes: 

1. Una buena organización del trabajo

La sensación de desorden, incluso de caos, genera mucha inseguridad y sensación de ineficiencia. Por el contrario, la organización del trabajo en torno a una estrategia clara, donde cada miembro del equipo conoce sus funciones y sus objetivos, contribuye a que se trabaje mejor. De este modo, se logran mejores resultados en menos tiempo y los individuos pueden cooperar entre sí de una manera más ordenada. 

2. Un espacio físico adecuado

Todas las empresas deben cuidar no solo de que sus instalaciones sean las estrictamente indicadas para la tarea concreta que hay que desempeñar, sino que también deben procurar que sean lugares agradables, cómodos, en los que apetezca estar y que generen un ambiente que promueve la concentración y las interacciones. 

3. Un estilo de liderazgo saludable

El manejo adecuado de las relaciones entre diferentes niveles jerárquicos se basa no solo en tener autoridad sino en ser una autoridad. De este modo, un liderazgo auténtico es fundamental para generar un clima de confianza en el que el trabajador perciba que sus necesidades son tenidas en cuenta y que la empresa es una aliada, no algo a lo que temer. 

4. Un nivel alto de cohesión de los equipos

Las interacciones entre compañeros de trabajo no deben fundamentarse únicamente en algo inevitable como es la interdependencia. Lo deseable es que incluyan, además, una vinculación afectiva positiva. Cuando los trabajadores no sienten que es un castigo tener que soportarse mutuamente sino que trabajar juntos es agradable o, incluso, lo más agradable del trabajo, es cuando verdaderamente se genera un clima laboral saludable. 

La importancia de las relaciones

Existen muchos factores que influyen en la atmósfera que se respira en el lugar de trabajo. De los cuatro que hemos mencionado en el apartado anterior el más importante es el último: la cohesión del equipo, que tiene que ver con la calidad de las relaciones interpersonales dentro de la empresa. 

Unas relaciones de calidad no implican necesariamente que haya vínculos de amistad con los compañeros de trabajo: si estas se dan, fantástico, aunque no son imprescindibles para que las personas trabajen bien juntas. 

Sin embargo, las relaciones sí tienen que incluir otras características para que trabajar en compañía de otros sea agradable. ¿Qué características? Fundamentalmente amabilidad, colaboración sincera, confianza y simpatía

A nadie le gusta trabajar en un sitio donde el aire puede cortarse con un cuchillo. Si ese es el clima que se está respirando en nuestra empresa, es importante que no nos resignemos a eso. No se trata solo de que la dinámica de trabajo de la compañía sea agradable por “pasárnoslo bien”: es que si la atmósfera es tensa o tóxica de una manera sostenida en el tiempo el bienestar psicológico de la plantilla se deteriora, eso empeora el rendimiento, favorece la fuga de talento y todo el mundo sale perdiendo cuando lo habitual es que estas consecuencias puedan evitarse.  

Ifeel ha diseñado un programa de bienestar emocional para empresas orientado a fomentar el bienestar psicológico de sus empleados, por ejemplo potenciando un ambiente de trabajo positivo, como parte de su estrategia de cuidado del capital humano y mejora de la productividad. 

Este programa permite a los empleados fomentar su salud mental a través de diferentes niveles según el grado de profundidad que deseen: recursos basados en la Inteligencia artificial, soporte emocional por chat con uno de los psicólogos colegiados de la plataforma o terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. 

Por otro lado, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos para tener una percepción más ajustada del clima laboral de la compañía. De este modo, se protege la salud mental de los trabajadores a la vez que se crean las condiciones para que la productividad sea óptima. 

Descubre nuestro programa de apoyo emocional a medida para empresas.

Solicitar Demo

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.