trabajadores felices

¿Por qué es un error buscar trabajadores felices?

La no tan nueva moda en el ámbito de los recursos humanos es la búsqueda de los trabajadores felices. Me explico. No es que las empresas busquen, durante los procesos de selección, a aquellas personas que son felices para incorporarlas a su plantilla, sino que buscan (pretenden) que sus empleados sean trabajadores felices cuando ya están en el equipo. Suena bonito, incluso noble y generoso pero… ¿es misión de las compañías el conseguir que sus trabajadores sean, ni más ni menos, trabajadores felices? Me temo que lo bonito, incluso lo noble y generoso, puede ser un camino primorosamente empedrado hacia el error

¿Por qué es un error buscar trabajadores felices?

Sencillamente porque la felicidad es un asunto individual que debe quedar fuera de la responsabilidad de las empresas. El problema, que tiene su complejidad filosófica, es que muchas empresas incorporan este objetivo a su cultura empresarial como si la felicidad de sus empleados fuera algo que la organización puede medir, potenciar y asumir. Probablemente su error reside en que las empresas que se proponen hacer felices a sus empleados es que confunden felicidad con salud mental en el ámbito laboral. 

Llamarlos trabajadores felices en lugar de trabajadores sanos

¿Es la felicidad lo mismo que el bienestar psicológico? Yo creo que no. ¿Es correcto, por tanto, pretender activamente que los trabajadores sean felices, es decir, que su trabajo les proporcione felicidad? Yo creo que no. ¿No sería más correcto hablar de trabajadores satisfechos, cómodos o motivados, y de empresas que se preocupan por su bienestar psicológico mientras se alegran de que, en algunos casos, eso además se traduzca en felicidad debida al trabajo? Yo creo que sí. 

trabajadores felices

Al fin y al cabo, mi empresa no me debe mi felicidad, igual que no está obligada a proporcionarme mi realización personal, ¡bastante tiene con tratarme como merezco mientras formo parte de ella! Mejor que me deje a mí lo de ser feliz y genere las condiciones propicias para que mi salud mental no se resienta sino que sea lo mejor posible en lo que está en su mano. 

Sin embargo, la moda de lo impactante y del más bonito todavía puede ocasionar mucha confusión cuando hablamos -en un plano serio, no en un plano del Chief Happyness Officer– de salud psicológica de los trabajadores

En aras de esa moda, que se refleja en el ámbito laboral como en el resto de aspectos de la sociedad, asistimos al abaratamiento del concepto de felicidad a través del abuso de la palabra felicidad. Ahora muchas empresas no quieren ocuparse solo de proteger la salud mental de sus empleados: se plantean, nada menos, que identificar de manera objetiva los factores que podrían contribuir a su felicidad para cebarlos (o hacer creer que los ceban) y convertir así la organización en una utopía realizada. 

“Felicidad” pero con comillas

Yo creo que la felicidad no es lo mismo que la salud mental y que, por tanto, la felicidad en el trabajo no es lo mismo que la salud mental en el trabajo.

calendario de bienestar laboral

Quizá podemos plantearnos el uso de la palabra felicidad relacionándola con nuestra experiencia como empleados pero en un sentido coloquial, asociándola a estar contentos, satisfechos o quizá, de manera puntual, exultantes con un logro conseguido o una buena noticia corporativa. 

Podemos permitirnos esta flexibilidad en el uso de la palabra felicidad si asumimos que, en realidad, prácticamente todas las palabras son polisémicas, es decir, admiten más de un significado, o matices dentro de un mismo significado. Ahora bien, eso no debe llevarnos a la pretensión de hablar de felicidad en un sentido serio, como parte de la experiencia que la empresa nos debe proveer o a la que nosotros debemos aspirar como trabajadores. 

¿Por qué? Porque en el sentido serio, la felicidad es otra cosa: algo que podemos experimentar como trabajadores (¿por qué, si no, hablaríamos de realización profesional?) pero que queda completamente fuera de la responsabilidad de las compañías dada su complejidad y abstracción. 

Felicidad: un asunto privado 

De este modo, es importante dejar claro que la felicidad es un asunto individual, ya que atañe a la búsqueda existencial de cada trabajador en tanto que persona, no solo en tanto que empleado. Mientras tanto, la salud física y psicológica sí es una responsabilidad de la organización para la que trabajamos. 

Dicho con otras palabras: la empresa no me debe la felicidad (eso es asunto mío) pero sí me debe las condiciones necesarias para que mi bienestar psicológico no se vea perjudicado (lealtad, seguridad, compromiso, recompensas, cuidado del clima laboral, proveer los materiales necesarios, no explotar, agradecer…) sino, a ser posible, potenciado. 

En definitva: ¿nuestro trabajo puede hacernos felices? Sí, algunas personas tienen la suerte de trabajar en empleos interesantes, que les gustan, que les hacen participar en proyectos bonitos, interesantes o útiles, a través de los cuales no solo se ganan la vida, sino que también la construyen, durante toda su trayectoria profesional o durante parte de la misma. ¿Debe la empresa preocuparse por hacernos felices a través del trabajo? No, mejor que se preocupe por cuidar de nuestra salud física y mental y de tratarnos como merecemos, que es algo independiente de la felicidad aunque pueda contribuir a la misma.   

trabajadores felices

Bienestar emocional para empresas

​​En ifeel entendemos que no es posible cuidar de la empresa sin cuidar el bienestar psicológico de sus trabajadores. Para ello, contamos con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por nuestro equipo de psicólogos expertos en bienestar laboral con un objetivo principal: ayudar a las compañías a colocar la salud de los empleados en el centro de su estrategia para construir su propósito corporativo.  

Gracias a esta colaboración, las personas que están al frente de los departamentos de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo tomar buenas decisiones en una empresa para sacar el máximo partido de los equipos que tienen a su cargo y cuidar mejor del bienestar psicológico de las personas que los integran. 

Por otro lado, este programa ofrece a los empleados un servicio holístico de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Este servicio incluye, si lo requieren, la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre trabajadores felices te haya resultado interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

Nueva llamada a la acción

Te puede interesar