asertividad en el trabajo

9 Formas de practicar la asertividad en el trabajo

¿Te ha pasado? ¿Qué al estar en medio de una discusión en tu trabajo hieres a la persona con la que hablas? O, al contrario, ¿cedes ante las peticiones de los otros, dejando tus propias necesidades de lado? Si esto es así, lo más probable es que el estilo de comunicación que estás utilizando no sea el más adecuado. En este caso, practicar la asertividad en el trabajo es la clave para que nuestras conversaciones siempre se encuentren en equilibrio. 

Si te has encontrado en medio de alguna de estas situaciones, no te preocupes. ¡No eres el único! Esto ocurre debido a que, al igual que en cualquier relación interpersonal, la comunicación es la herramienta que permite que nos entendamos unos a los otros, logremos acuerdos, y expresemos nuestras necesidades. Sin embargo, a pesar de que todos buscamos comunicarnos, esto no significa que siempre lo hagamos de la mejor forma posible. 

Y, por supuesto, el ambiente laboral no queda exento de encontrarnos con esos problemas de comunicación. Ya que, al igual que cualquier otra, las relaciones laborales se sustentan en el uso de esta herramienta para lograr sus objetivos; y, por ende, si no se practica la asertividad en el trabajo, dichos objetivos se encontrarán cada vez más lejanos.  


¿A qué nos referimos al hablar de asertividad en el trabajo?

Una persona asertiva es aquella que selecciona el estilo de comunicación asertiva al momento de relacionarse con los demás. Es decir, es aquella que es capaz de expresar sus ideas, pensamientos, sentimientos y necesidades, de una forma directa, honesta, y segura, respetando a los demás y teniendo en cuenta siempre su punto de vista. 

Por ende, si aplicamos este concepto al ámbito laboral, esto se traducirá en un aumento de la confianza entre los equipos, facilitará el flujo de información y mejorará la capacidad de generar soluciones alternativas ante un mismo problema. Lo cual, a su vez, fortalecerá las relaciones y los vínculos entre compañeros de trabajo, fomentando así el bienestar corporativo en las empresas.

New call-to-action
asertividad en el trabajo

La comunicación asertiva en el trabajo es considerada como una de las principales habilidades profesionales a desarrollar, y esta se ve reflejada cuando somos capaces de decir lo que queremos decir, reconociendo cuándo es el momento indicado para ello, y respetando siempre nuestras necesidades y deseos. También, somos asertivos cuando sabemos respetar los puntos de vista de los demás, sus límites y empatizar con sus necesidades. 

Nueva llamada a la acción

El objetivo, entonces, de practicar la asertividad en el trabajo es llegar a acuerdos con nuestros compañeros, jefes o superiores, de forma que se logre un equilibrio entre lo que necesitan ambas partes. Ser asertivo también implica saber poner límites -sin caer en faltas de respeto-, discrepar sin perder el control y exigir que se respeten mis derechos para evitar que estos se vean menospreciados, o ignorados. 

¿Cómo ser más asertivo en el trabajo?

Ahora bien, ¿Cómo puedo ser más asertivo?, te preguntarás. A continuación, mencionamos algunos que podemos implementar para comenzar a practicar la asertividad en el trabajo. 

  1. Practica la empatía: Te ayudará a comprender las necesidades y preocupaciones de tus colegas. Al considerar sus puntos de vista, necesidades y límites, se fomenta un ambiente ameno, en el que será más sencillo llegar a establecer acuerdos.

  2. Sé directo y concreto: Esto es importante tanto para manejar el tiempo como para ser claro y lograr que te entiendan.

  3. Establece límites sanos: Decir “no” ante las peticiones de los demás, a veces representa una de las áreas más difíciles de abordar en el trabajo. Sin embargo, es una de las más importantes. La idea es que encontremos un equilibrio entre cuándo podemos ayudar y cuándo debemos dejar que las personas tomen responsabilidad por lo que les corresponde. Ya que, por el contrario, esto puede representar una sobrecarga de trabajo y un aumento en nuestros niveles de estrés. En resumen, establecer límites a través de la asertividad es una forma de autocuidado en el trabajo.

  4. Trabaja en tu inteligencia emocional: como lo mencionamos anteriormente, aumentar tu inteligencia emocional en el trabajo te permitirá tomar perspectiva en situaciones en las que prevalezcan las emociones intensas, de forma que en vez de juzgar a otros o culparlos, serás capaz de dar un paso atrás y buscar alternativas para resolver los conflictos constructivamente.

  5. Controla tu lenguaje corporal: A veces, no se trata de lo que decimos, sino de cómo lo decimos. La asertividad en el trabajo incluye el correcto uso de las palabras, pero también el control del lenguaje corporal para lograr una coherencia entre lo que queremos comunicar y la manera en la que lo comunicamos.
    Recuerda mantener una postura abierta y relajada para demostrar confianza y tu disposición para el diálogo. Así mismo, procura siempre hacer contacto visual con la persona con la que hablas, y utilizar tus manos -de forma moderada- para gesticular y enfatizar lo que quieres decir.

    image 1
  6. Cuida el tono y la velocidad con la que hablas: Una buena modulación refleja calma y seguridad. Esto ayuda a convencer a la audiencia y facilita el  conseguir que nos escuchen y mantengan la atención.

  7. Practicar la escucha activa: Cuando hablamos de asertividad en el trabajo, no solo se trata de saber expresarse, sino de la capacidad que tenemos de escuchar atentamente a nuestros compañeros y colegas.
    A este proceso se le llama “escucha activa”, y no es más que el proceso de involucrar todos nuestros recursos cognitivos en atender y escuchar, con el propósito de entender lo que el otro me quiere comunicar. Esto aumentará la posibilidad de conocer y entender sus ideas y deseos, haciéndole saber que realmente lo estamos escuchando.
    Sin embargo, es necesario destacar que escuchar de manera activa a tu interlocutor no implica que se esté de acuerdo con sus ideas, pero si ayuda a generar un ambiente de confianza. Para ello, podemos hacer preguntas, asentir con la cabeza, resumir lo dicho para evitar malos entendidos, y mostrar interés genuino en sus ideas.

  8. Manejo de la crítica  constructiva: Al contrario de lo que muchos podemos pensar, la crítica constructiva implica una oportunidad de mejorar. De esta manera, parte de ser asertivos en el trabajo implica tanto dar como recibir críticas, y saber manejar ambos escenarios es clave para crear equipos colaborativos y saludables. Es decir, la capacidad de establecer una dinámica de feedback positivo, allana el camino para el crecimiento profesional.
    Para ello, es necesario no tomarse los comentarios de forma personal. Las críticas constructivas en el trabajo siempre están relacionadas a tu puesto o tus responsabilidades. Y, tener esto en cuenta nos ahorrará el malestar, pues nos daremos cuenta de que a menudo los comentarios no son tan personales como parecen.
    Por otro lado, en el caso de tener que realizar una crítica, es importante que la asertividad sea nuestra aliada. Es decir, debemos procurar hacerlo en forma de conversación, cuidando nuestro tono y postura para expresar amabilidad, y brindando comentarios en forma de sugerencias que se puedan llevar a la práctica. 

  9. Autoevaluación continua: Reflexionar constantemente sobre tus interacciones, es el paso principal para realizar cambios y mejorar. Por ende, procura buscar oportunidades de mejora en tu comunicación y progresivamente aumentarás tus niveles de asertividad en el trabajo.
asertividad en el trabajo

Beneficios de la asertividad en el trabajo

Cualquier interacción entre individuos se beneficia de tener una comunicación efectiva Por esta razón, los entornos laborales son excelentes ejemplos de los beneficios de la práctica de la asertividad en el trabajo. Entre esos beneficios, podemos mencionar:  

  1. Mayor innovación: Un ambiente asertivo alienta la contribución de nuevas ideas y soluciones creativas.
  2. Reducción del estrés: La comunicación abierta y honesta disminuye la tensión y la ansiedad en el trabajo.
  3. Aumento de la productividad: La resolución eficaz de problemas y la toma de decisiones rápida impulsan la productividad general.
  4. Desarrollo de liderazgo: La asertividad es una cualidad clave en los líderes, ya que inspira confianza y guía equipos de manera efectiva.
  5. Crecimiento profesional: Los empleados que dominan la asertividad tienen más probabilidades de avanzar en sus carreras, ya que pueden influir de manera positiva en su entorno laboral.

¿Por qué es importante promover la asertividad desde RRHH?

Desde los departamentos de Recursos Humanos, existen múltiples motivos para promover la asertividad en el trabajo. En primer lugar, podemos mencionar la mejora de la retención de empleados, ya que la promoción de un ambiente de trabajo asertivo representa un factor atractivo para mantener a talentos valiosos a largo plazo en la organización. 

Además, el fomento de la diversidad e inclusión se vuelve más factible gracias a la asertividad, ya que esta habilidad garantiza que todas las voces sean escuchadas. 

En un nivel práctico, la resolución eficiente de conflictos se convierte en una realidad, al dotar a los empleados con habilidades asertivas, reduciendo significativamente la necesidad de intervención de RRHH en disputas laborales. 

Por otro lado, promover la asertividad desde el departamento de RRHH refuerza una cultura de comunicación abierta y transparente en toda la organización. Adicionalmente, la percepción externa de la empresa también se ve favorecida, ya que aquellas organizaciones que promueven la asertividad se consideran lugares de trabajo positivos, lo que, a su vez, atrae a nuevos talentos interesados en formar parte de la empresa.

aserticidad en el trabajo

En ifeel entendemos que cualquier habilidad que mejore el bienestar de los trabajadores, representa una oportunidad para seguir creciendo. Para ello, contamos con un programa de bienestar mental para empresas, diseñado por nuestro equipo de psicólogos expertos en bienestar laboral con un objetivo principal: ayudar a las compañías a colocar la salud de los empleados en el centro de su estrategia de trabajo, y a potenciar el liderazgo transformacional dentro de la organización.

Gracias a esta colaboración, las personas que están al frente de los departamentos de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos para sacar el máximo partido de sus equipos y cuidar mejor del bienestar psicológico de las personas que los integran. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre la asertividad en el trabajo te haya resultado interesante, y te invitamos a leer nuestro blog sobre cómo realizar una buena evaluación de desempeño, y a descargar esta plantilla de evaluación de desempeño, que te ayudará a plantear y estructurar adecuadamente la entrevista para mejorar el rendimiento de todo el equipo.

Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

New call-to-action

  • Nueva llamada a la acción
  • Te puede interesar