bienestar emocional en la empresa

Bienestar emocional en la empresa: ¿por qué es imprescindible?

Cuidar el bienestar emocional en la empresa debería ser una prioridad para cualquier organización, independientemente de su tamaño, su misión y su propósito corporativo. De hecho, aquellas que cuentan con plantillas numerosas y una cultura empresarial ampliamente desarrollada tienen una especial responsabilidad en ello, por la cantidad de personas en las que influyen para bien y para mal a través de sus diferentes procesos.  

Cuidar el bienestar emocional en el trabajo no debe ser una cuestión de improvisación ni de dar por hecho que ya se está haciendo, aunque luego nadie en la compañía sepa explicar bien cómo. Al contrario, puede llevarse a cabo a través de programas especiales de bienestar emocional para empresas facilitados por psicólogos profesionales como el que ifeel ofrece a sus colaboradores. 

Cómo mejorar el bienestar emocional en el trabajo

El bienestar emocional en la empresa es uno de los grandes retos de las organizaciones. Cada fase del ciclo vital de una empresa tiene sus desafíos a nivel psicosocial. Esto vale cuando hablamos de una multinacional con cien años de antigüedad y cuando nos referimos a una startup cuyo equipo no sobrepasa los dedos de una mano. 

Nacer, posicionarse, construir la marca, vencer las primeras crisis, superar rondas de financiación, expandirse… Todos ellos son hitos diferentes que van apareciendo en la evolución de la compañía y que ponen a prueba la capacidad de su capital humano para adaptarse a las demandas de cada momento. 

bienestar emocional en la empresa

Ninguna compañía, por poderosa que sea, tiene su futuro asegurado como si, una vez alcanzado el éxito, este generara una inercia mágica para que las organizaciones se mantengan en ese nivel. Las grandes empresas disponen de una gran cantidad de recursos financieros pero también de un complejo entramado de intereses que a veces cuesta coordinar. Además, cuentan con una marca conocida cuya reputación necesitan mantener a toda costa. Sobre todo, están sostenidas por un ejército de empleados cuyo bienestar emocional en el trabajo hay que cuidar cada día para que el rendimiento no decaiga ni un minuto y la productividad pueda ser no solo suficiente en un momento dado, sino también sostenible en términos humanos. 

No obstante, el estrés, la ansiedad, el miedo, los conflictos interpersonales, la frustración o los errores cometidos al liderar un equipo no son patrimonio exclusivo de un determinado tipo de organización: existen al comienzo, en el medio y en el final, no importa cuánto crezca la compañía. 

Por eso resulta tan eficiente contar con un programa de asesoramiento personalizado para sus managers de recursos humanos y disponer de una estrategia de prevención de posibles problemas de salud mental para cuidar del bienestar emocional en la empresa.

calendario de bienestar laboral

Precisamente, gracias al programa de bienestar emocional para empresas diseñado por el equipo de psicólogos expertos en salud laboral de ifeel, las compañías ya pueden fomentar de manera ordenada y basada en datos el bienestar de sus trabajadores.

Tal y como demuestra la evidencia, eso siempre será mucho más rentable en términos económicos para la compañía que hacer frente al deterioro de la salud mental del equipo cuando se produzca.  

Entender el plan de bienestar emocional en la empresa

El estrés de los comienzos, los tropiezos de principiante, la multitarea derivada de la escasez de personal, la descompensación entre alegrías y frustraciones, pueblan la travesía del desierto de muchas pequeñas y medianas empresas. Cuando no disponen de un plan de cuidado del bienestar emocional de sus trabajadores, basado en datos y acompañado por psicólogos profesionales, el clima laboral se resiente más de lo necesario, afectando negativamente a la productividad.

Las pequeñas y medianas empresas también suelen tener recursos materiales escasos. No obstante, disponen de más facilidad para ejecutar procesos flexibles y ágiles, en comparación con el movimiento mastodóntico de una gran corporación. Por tanto, los retos dentro de una pequeña o mediana empresa pasan por compensar la carencia material con el brillo de lo humano. Eso sí, sabiendo que el brillo no sale solo: se debe sacar cuidando y puliendo cada día la superficie según las impurezas naturales vayan apareciendo. 

Para lograr que la potencia humana compense a la escasez material, las empresas deben incorporar a su funcionamiento el cuidado del bienestar emocional de las personas que las forman. ¿Con qué enfoque? Desde luego no como parte de una supuesta cultura empresarial abstracta, sino como un medio concreto de implicar a esas personas en el desarrollo de la compañía. Y, por supuesto, entendiéndolo como la herramienta más poderosa para mejorar la productividad laboral

Como hemos explicado, lograrlo tiene que partir de las buenas intenciones del área directiva, pero esas buenas intenciones nunca van a ser suficientes para fomentar un adecuado bienestar emocional en el trabajo. Se hace necesario concretarlas en decisiones y estructurar una estrategia explícita de potenciación del bienestar psicológico desde las primeras fases evolutivas de la empresa. A partir de esa estrategia se construirán los procesos de funcionamiento más complejos que irán apareciendo en el futuro. 

Crecer despacio, cuidarse deprisa

Los recién llegados al ecosistema empresarial tienen una misión que pone a prueba claramente el bienestar emocional de sus plantillas: armonizar la necesidad de crecer rápidamente con las exigencias de una realidad que las empuja a crecer lentamente. Para bien y para mal, la vida de una empresa recién nacida tiene más de imaginación sobre el futuro que quiere tener que realidad presente. Estas compañías no tienen pasado, no arrastran una historia de inercias adquiridas que dan lugar al temido “siempre se ha hecho así” de las empresas con más trayectoria. Eso sí, afrontan una enorme incertidumbre sobre el futuro, y la ansiedad que eso genera debe paliarse con transparencia y claridad en la misión de los equipos. 

bienestar emocional en la empresa

Bienestar emocional para empresas

En ifeel tenemos un objetivo: ayudar a las empresas a que cuiden de sus trabajadores de una manera cómoda y, por supuesto, acompañarlas en el proceso de construir una cultura corporativa saludable y amable para todos. Para ello, nuestro equipo de psicólogos especializados en bienestar laboral ha creado un programa de bienestar emocional para empresas

A través de esta colaboración, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo mejorar el bienestar psicológico de sus equipos. Además, este programa ofrece a los empleados un servicio global de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles de acuerdo a sus necesidades. Prueba ahora nuestro programa para que puedas comprobar todas sus ventajas.

Puedes visitar siempre que quieras nuestra sección de Recursos. Allí hemos dejado mucho contenido que os va a gustar: Podcast, Guías para Recursos Humanos o Entrevistas con cargos importantes de RRHH. Además, disponemos de una Plantilla de Factores de Riesgo Psicosocial, utilízala para cumplir con los requisitos de la Inspección de Trabajo.

Esperamos que este post sobre el bienestar emocional en la empresa haya sido interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas? Solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.


¿Qué hacer para mejorar el bienestar emocional en el trabajo?

Seguro que te has preguntado alguna vez cuál es la importancia del bienestar emocional en el trabajo. Y es que la salud mental en el entorno corporativo es un tema complejo y existen muchas maneras de fomentarla, así como muchos factores que pueden ponerla en riesgo. Los jefes no son los únicos responsables del bienestar psicológico de sus empleados pero sí tienen un papel importante, a través de su actitud, su conducta y su estilo peculiar de liderazgo en el fomento de dicho bienestar. 

A continuación te indicamos diez sugerencias que puedes tener en cuenta para potenciar el bienestar emocional en el trabajo.

1. Promueve la comunicación saludable

Habla correctamente, detecta posibles malas prácticas en cuanto a la comunicación oral y escrita dentro del equipo para mejorar el bienestar emocional en el trabajo. Desde la autenticidad, responsabilízate de contribuir a un buen ambiente. Recuerda que, aunque tú no lo notes, la gente se fija en cómo entras, cómo te vas, cómo hablas y qué diferencias haces al dirigirte a cada persona del equipo. No te conviertas en un autómata, utiliza métodos de comunicación eficientes y no invasivos y escucha activamente a los miembros de tu equipo.

Escucha, da ejemplo y recuerda que detrás de cada empleado hay una persona

2. Infórmate y fórmate

No te conformes con tu presunta buena intuición y talento sobre lo que es ser un buen jefe. Fórmate acerca de cómo promover la salud psicológica en el entorno laboral, cuáles son los principales factores que la ponen en riesgo y cómo todo esto es aplicable al equipo del que tú eres responsable. 

3. Marca unos límites claros y asertivos para mejorar el bienestar emocional en el trabajo

A través de tu comunicación verbal y no verbal puedes marcar unos límites agresivos y convertirte en alguien distante, o bien unos límites protectores para ti y tu interlocutor que no os incomoden a ninguno de los dos. Recuerda que tú eres el responsable del equipo, no puedes abusar de tu autoridad y tampoco permitir que esta sea menoscabada por un subordinado boicoteador. Tampoco te pases con el protagonismo: repártelo.

4. Sé un buen ejemplo

Tienes la autoridad para exigir a otros aquello que tú no haces, pero es más probable que lo hagan si ven que tú también lo haces. Y, lo que es más importante, es mejor para su motivación laboral y para su bienestar emocional en el trabajo, saber que tú te implicas tanto o más que ellos en el trabajo. Esto vale para ser puntual, disponer de tiempo personal, ir vestido de una manera u otra u obtener privilegios ajenos al cargo de cada uno. No es necesario convertirse en una especie de chieff happyness officer, basta con ser un referente de bienestar coherente.

bienestar emocional en el trabajo

5. Humaniza

Recuerda que detrás de un trabajador hay una persona. Somos humanos, no máquinas. Eso quiere decir que todos tenemos una vida al margen del trabajo, todos tenemos días buenos y malos y todos somos imperfectos. Cuida de la gente, dales espacio, demuéstrales que les escuchas y que tienes en cuenta lo que te proponen o lo que te piden, aunque no siempre puedas satisfacerlo. No abuses de las personas ni les exijas más allá de lo que es objetivamente justo ya que eso perjudica su bienestar, es malo para el equipo y a ti tampoco te gusta que tus propios superiores lo hagan contigo. No permitas que el trabajo os deshumanice.

6. No confundas tranquilidad con bienestar emocional en el trabajo

Es arriesgado confiar ciegamente en las apariencias y pensar que, porque los miembros de tu equipo no se están gritando o porque están cumpliendo con sus obligaciones, se sienten bien consigo mismos y entre ellos. No des por supuesto que -porque sonríen o asienten a tus propuestas- estas les parecen bien: la gente miente si tiene buenas razones para ello y también disimula cuando cree que eso es lo que corresponde. No te desconectes de tu equipo e intenta rastrear sus necesidades para que no se te pase por alto el verdadero clima emocional que se está respirando en la oficina. 

7. Fomenta la confianza siendo coherente

No hay nada que dinamite más drásticamente la confianza en alguien que contemplar sus incoherencias, es decir, sus contradicciones flagrantes. Por otro lado, también es un error intentar ganar la confianza de tus empleados adulándolos, intentando sonsacarles información o, simplemente, diciéndoles lo mucho que confías en ellos sin que esto se manifieste en algo concreto. Hacerlo de esta manera genera incomodidades y susceptibilidades y no contribuye a forjar relaciones sanas entre los miembros del equipo. Cuida de la armonía entre lo que piensas, lo que dices y lo que haces. 

8. Sé generoso

Tus capacidades y tu rol tienen unos límites pero dentro de ellos no hay motivo para racanear. No seas tacaño con los elogios auténticos, ni con la expresión de gratitud ni con los favores que haces a tus empleados siempre que estos se los merezcan. Una relación laboral es un intercambio cuyo éxito depende, en gran parte, del afecto que ambas partes pongan en ella. Sin salirte de tu sitio sé amable, sé justo, aprovecha al máximo los recursos con los que contéis. Eso promueve el bienestar emocional en el trabajo. 

No seas ingenuo: que la gente sonría y obedezca no quiere decir que se encuentren bien

9. Muéstrate disponible y accesible

No des por hecho que porque te consideras una persona amable y bondadosa tus empleados no van a ponerse nerviosos cuando tengan que pedirte algo o que ellos tienen esa misma impresión de ti. La gente tiende a sentirse bien cuando sabe a qué atenerse, cuando percibe que hay alguien al mando que es previsible y comunicativo, que no escatima en información sobre dónde está, cuándo va a regresar a la oficina o en qué momentos es mejor no molestarle. Para mejorar el bienestar emocional en el trabajo, asegúrate de que tus empleados saben que pueden contar contigo y que hay un espacio para ellos en tu agenda y tu despacho si lo necesitan. 

bienestar emocional en el trabajo

10. Déjate ayudar y asesorar

Uno de los pilares del bienestar laboral es sentirse parte activa de un proyecto, motivado, tenido en cuenta, considerado como una pieza a la que se puede recurrir para contribuir al éxito de la tarea. Los jefes arrogantes olvidan esto. La consecuencia es que la gente se desmotiva porque percibe que su conocimiento se valora poco y que, en general, hay una parte de talento que no se está empleando.

La gente se siente bien cuando percibe que tiene un papel activo en algo, cuando se siente responsable dentro de un proceso. Escucha a tu equipo y hazle partícipe de aquellas decisiones en las que su punto de vista pueda ser útil.

Además de seguir estos consejos, siempre puedes contar con la ayuda de un profesional. Como te hemos indicado, Ifeel dispone de un programa especial de bienestar para empresas que puede ayudarte a ti y a tu equipo a prevenir el estrés laboral. Infórmate sin compromiso hoy mismo y pon en primera línea el bienestar emocional de tu equipo

Nueva llamada a la acción

Te puede interesar