Resolución de conflictos laborales: háblalo con tu supervisor

Compártenos en tus redes:

La resolución de conflictos laborales es fundamental para preservar la cohesión de los equipos de trabajo y generar un clima laboral favorable dentro de lo posible. Los conflictos son inherentes a las relaciones humanas, también las de trabajo. Por eso, es inevitable que de vez en cuando haya que resolver conflictos laborales entre dos personas que tienen que trabajar codo con codo para lograr objetivos comunes. 

Normalmente la mayoría de los conflictos se resuelven de manera fácil entre las partes implicadas y no van más allá. Sin embargo, la falta de afinidad personal, además de ciertos estilos a la hora de afrontar las tareas comunes, pueden dar lugar a conflictos enquistados que necesitan la mediación de un superior para evitar que supongan un perjuicio mayor. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Cómo resolver conflictos laborales con la ayuda de tu supervisor

Compartir con tu supervisor que tienes un problema serio y (hasta ahora) irresoluble con uno de tus compañeros no es fácil. Lo más apropiado es que pienses bien qué parte de la situación quieres comentarle y cómo lo enfocarás. Por lo general, este tipo de asuntos se plantean en las reuniones de evaluación del desempeño, pero si no tienes ninguna programada próximamente es bueno que la solicites para no dejar pasar más tiempo y que el conflicto vaya a peor. 

A continuación te planteamos 7 sugerencias que debes seguir para resolver conflictos laborales de una manera eficaz y asertiva. 

resolución de conflictos laborales

1. No ataques directamente a un compañero

Incluso aunque tengas toda la razón del mundo, a ningún jefe le gusta escuchar cómo un miembro del equipo critica abiertamente la actitud o el desempeño de un compañero. Resulta bastante violento para él y no le ayuda a ponerse de tu parte o empatizar contigo. 

Mejor plantea el conflicto de manera suave y calmada, sin hacer descalificaciones ni emplear un lenguaje demasiado áspero. De esta manera es más probable que tu interlocutor te escuche con atención y capte lo que quieres transmitirle. 

2. No cuestiones al jefe reprochándole un vacío de poder

A la hora de plantear la resolución de conflictos laborales se nos pueden escapar, de manera implícita o explícita, insinuaciones sobre la responsabilidad que el supervisor tiene sobre el desencuentro con un compañero: No hay nadie que ponga límites a esta persona, nadie termina de aclararle cuáles son sus funciones y hasta dónde llegan sus responsabilidades, se comporta como si tuviera autoridad sobre los demás sin que eso tenga consecuencias… 

No importa si esto es verdad o no, pero sí debes tener en cuenta que tu supervisor puede interpretarlo como que le echas la culpa de lo que ocurre entre vosotros. Si percibe que le juzgas, será muy difícil que se ponga de tu parte y te ayude a encontrar una solución para resolver estos conflictos laborales.

3. Describe conductas, no características personales

Cuando estamos muy enfadados con un compañero o su manera de comportarse nos exaspera, es frecuente que relatemos nuestro conflicto describiendo pormenorizadamente todos los defectos de su carácter, de manera que las cuestiones más objetivas del conflicto van quedando de lado. 

Aunque tengas razón en tus opiniones, para aliarte con tu supervisor debes plantearle la situación en términos objetivos que él pueda interpretar con facilidad, no expresando descalificaciones personales como si el único problema fuera que tu compañero no te cae bien. Por tanto, siempre que puedas céntrate en lo que hace tu compañero, no en cómo es tu compañero. Describe sus conductas, no lo descalifiques de manera personal.

4. Aporta soluciones realistas

Para la resolución de conflictos laborales es importante describir el problema de manera concreta y aportar sugerencias de solución. Siempre que sea posible, concluye tu exposición con una propuesta constructiva que transmita a tu supervisor cuál crees tú que es la mejor solución para resolver los conflictos laborales que tú y tu compañero os traéis entre manos.  

Como sabes, no debes hacerlo de manera que parezca que le dices a tu supervisor lo que tiene que hacer, o que le das un ultimátum sobre la decisión que debe tomar. Hazlo sencillamente como una propuesta que crees adecuada y que te gustaría compartir con él/ella, por si es de utilidad para todos. 

5. Combina la valentía y honestidad con la diplomacia

Comunicar a tu supervisor la incomodidad que te produce trabajar junto a uno de tus compañeros, o aliarte con él para resolver los conflictos laborales que se han abierto en el equipo, requiere encontrar un tono que equilibre bien diferentes mensajes. 

Si te expresas con demasiada tibieza o prudencia es probable que no llegues a colocar el verdadero mensaje que necesitas que tu supervisor entienda. Sin embargo, si te pasas de vehemente, tu tono puede ser agresivo y volverse en tu contra, de modo que el mensaje adecuado tampoco llegará. Debes encontrar una fórmula que combine firmeza con actitud constructiva.

6. Adapta el contenido de tus quejas a tu interlocutor

Resolver conflictos laborales abiertos con uno de tus compañeros puede requerir compartirlos con vuestro supervisor común. No obstante, para lograr tu objetivo debes tener en cuenta el momento para sacar el tema, el enfoque que le darás y asegurarte de que lo haces con la persona correcta

Si comunicas el conflicto a alguien que está por encima de tu supervisor directo este va a pensar (con razón) que te saltas la cadena de mando. Pero si lo comunicas en medio de una reunión que no tiene nada que ver con ese tema, o en un momento en el que él/ella no está disponible para la comunicación, tus probabilidades de éxito también disminuirán. 

7. Haz una prueba antes de reunirte con tu supervisor

Dado lo peliagudo del tema, conviene que ensayes previamente con un compañero de tu confianza lo que vas a decir. De este modo podrás probar qué tal suena lo que tienes pensado, recibir un feedback en condiciones de seguridad y confirmar que las palabras con las que piensas plantear el asunto y el tono que quieres imprimirles son coherentes entre sí y adecuados para el objetivo que te planteas.

resolución de conflictos laborales

Aprende a resolver conflictos laborales con ifeel

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos. El objetivo de este programa es ayudar a las compañías a poner el cuidado del bienestar psicológico de sus empleados en el centro de su cultura empresarial y de sus estrategia para potenciar la productividad de una manera sostenible. 

Gracias a esta colaboración, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos acerca de los principales factores de riesgo para el estrés laboral de sus equipos y qué aspectos deben potenciar para evitar su impacto.  Por ejemplo, la resolución asertiva de conflictos que potencie la cohesión del equipo y la creación de un clima laboral favorable. De este modo, se fomenta la salud mental de los trabajadores mientras se preservan buenas condiciones para que la productividad sea óptima. 

Además, el programa de bienestar emocional para empresas de ifeel pone a disposición de los empleados un servicio de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles según sus necesidades en cada momento. Los empleados pueden acceder a diferentes herramientas de cuidado de su salud mental con la app de ifeel. También pueden recibir soporte emocional a través de un chat con uno de los psicólogos colegiados de nuestra plataforma. Si precisan una ayuda más continuada en el tiempo pueden acceder al tercer nivel del programa: la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. 

Contacta hoy mismo con nosotros y solicita más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas

Descubre nuestro programa de apoyo emocional a medida para empresas.

Solicitar Demo

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.