5 maneras de cohesionar un equipo

Compártenos en tus redes:

Los directivos y los responsables del departamento de recursos humanos tienen una gran tarea a la hora de lograr que los miembros de un equipo no solo no tengan mala relación sino que además se lleven lo suficientemente bien como para poner sus dinámicas interpersonales al servicio de la tarea

Lograr que un conjunto de personas construyan un grupo coherente, cooperativo y enfocado en un objetivo común no es fácil y depende de muchos factores. No obstante, existen al menos 5 técnicas que se pueden poner en marcha con relativa sencillez y que te vamos a explicar en este artículo. Ejecutadas de manera sostenida en el tiempo, van a favorecer la cohesión de tu equipo de trabajo. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

1. Organizar reuniones eficientes

Todos los equipos tienen su manera particular de reunirse pero no todos son capaces de organizar reuniones eficientes. Es decir, reuniones que promuevan que el trabajo fluya con facilidad en lugar de obstaculizarlo. Para evitar que esto ocurra hay que entender la reunión como una herramienta al servicio del equipo, no como un fin en sí mismo. 

Por otro lado, hay que considerarla como el ejemplo más sencillo de trabajo en equipo: una reunión no es una congregación de personas que coinciden por casualidad en una sala una vez por semana. Al contrario, es una oportunidad para conversar, poner en común los temas que nos traemos entre manos, conocernos y compartir puntos de vista a través de la escucha activa y la asertividad.  

2. Trabajar por equipos

A veces nos complicamos mucho intentando encontrar técnicas milagrosas de cohesión grupal en lugar de acudir directamente a las soluciones más sencillas: proponer a las personas una meta común que estimule su capacidad para cooperar y beneficiarse mutuamente del talento de todos. 

Como sucedía con las reuniones, es evidente que el trabajo en grupo no es bueno en sí mismo: es un medio para lograr un fin. Si ese fin se puede lograr de manera más eficiente de manera individual, no tiene sentido forzar las cosas. Pero si la fuerza del grupo va a generar mejores resultados, ¿por qué no beneficiarse de ella? Al fin y al cabo, con un poco de suerte y de buena voluntad, el roce acaba haciendo la cohesión

Eso sí, conviene evitar que personas que no se entienden o no se llevan bien entre sí se vean obligadas a trabajar juntas, porque puede resultar muy desgastante. Para evitar patinazos, mejor lee lo que te contamos en el siguiente punto.  

3. Hacer partícipe al equipo de trabajo

Siguiendo con el capítulo de empezar por las soluciones más sencillas, lo mejor para confirmar un dato u obtener una información es ir a las fuentes. Consulta a tus trabajadores sobre cuál consideran que es la mejor manera de trabajar sobre un tema concreto y qué habría que modificar para funcionar mejor. 

Obviamente no siempre se puede contentar a todo el mundo y coordinar a veces significa tomar la iniciativa y, directamente, imponer decisiones. No obstante, siempre que puedas, evita dar por hecho lo que el grupo necesita y pregúntaselo: al fin y al cabo, son ellos quienes lo van a ejecutar. 

De este modo promoverás que se expresen, que pongan en común sus puntos de vista y que tengan una sensación de coordinación en lugar de formar parte de una simple suma de individualidades. 

4. Dotar de influencia a las personas

Sentirme influyente es algo más que expresar mi opinión sobre algo: se trata, más bien, de percibir que mi opinión tiene un efecto en el funcionamiento de la empresa. 

Por eso, además de consultar al equipo sobre los asuntos que le atañen, es importante que sus miembros sientan que sus respuestas son tenidas en cuenta y tienen capacidad para cambiar las cosas. Eso promueve el compromiso individual de cada trabajador con la empresa pero también la cohesión grupal en torno a objetivos y desafíos comunes bajo la premisa clásica de que la unión hace la fuerza. 

5. Promover buenas actividades de team-building

Las actividades de team-building tienen múltiples objetivos: motivar al equipo, cohesionarlo, desarrollar sus habilidades, detectar áreas de mejora y encontrar una manera de potenciar el rendimiento general a través del poder de la cohesión grupal. 

Juntar personas y ponerlas a trabajar en algo es un acto puntual y se consigue fácilmente. Sin embargo, construir un equipo que funcione al máximo de sus capacidades a través de canales de cooperación, afecto y confianza es un proceso. Por esta razón, debes entender el team-building como un proceso

En este sentido, más que proponer eventos de manera desorganizada, conviene diseñarlos de manera estratégica para sacar de ellos el máximo partido, sobre todo si queremos conseguir algo que vaya más allá de divertirnos un rato. 

Al principio de este artículo te adelantamos que poner en práctica las cinco técnicas que te hemos propuesto era relativamente sencillo. No es del todo verdad: a veces los equipos arrastran dinámicas viciadas desde hace tiempo, a veces tenemos que hacernos cargo de equipos a los que no conocemos bien o, simplemente, todavía no hemos adquirido las habilidades suficientes para sacar de este grupo de personas el máximo potencial

Para ayudarte con este asunto, en ifeel hemos diseñado un programa de bienestar emocional para empresas que  entiende la cohesión de los equipos de trabajo como una fuente importante de bienestar para sus miembros y un factor potenciador del rendimiento. 

Consulta con nosotros hoy mismo para que podamos asesorar a tu empresa de manera continuada y ajustada a vuestras necesidades. Unidos se trabaja mejor.

Descubre nuestro programa de apoyo emocional a medida para empresas.

Solicitar Demo

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.