resiliencia en el trabajo

¿Hasta dónde llega la resiliencia en el trabajo?

La resiliencia en el trabajo debe ser entendida como la capacidad de una persona para salir fortalecida de una situación adversa que se produzca en su entorno laboral o dentro de su faceta profesional. Sin embargo, aunque es obvio que esta capacidad existe y nos ayuda a todos a avanzar en la vida y en la profesión, nunca es algo que debamos sacralizar de manera acrítica. En este post te hablamos sobre ello. 

¿Cómo ser resiliente en el trabajo?

Situaciones adversas, es decir, susceptibles de generar un alto nivel de malestar psicológico, puede haber de muchos tipos, en función de sus orígenes (las causas), sus efectos (las consecuencias para las personas, sus entornos y las empresas para las que trabajan) y, por supuesto, su nivel de gravedad. 

Algunos ejemplos de esas situaciones podrían ser: vivir una época de alto estrés por un pico de trabajo, ser despedido (o que sea despedido un compañero con quien tenemos un vínculo muy positivo y en quien nos apoyamos mucho para nuestras tareas) o quedarnos sin jefe y que el equipo quede descabezado y atraviese una época errática hasta reorganizarse. 

Como hemos dicho, la resiliencia en el trabajo sería la capacidad de una persona de sobreponerse a los obstáculos con un mínimo de desgaste, orientándose a soluciones, rastreando posibles aprendizajes y poniendo el foco más en el futuro que en el pasado. 

ifeel online therapy


En resumen, la resiliencia en el trabajo es lo que hace que las adversidades no solo no puedan con nosotros sino que, además, nos conviertan en trabajadores más sabios, resistentes y experimentados. Puede ser una capacidad que activemos de manera espontánea y rápida o puede ser algo que vaya configurándose de manera más lenta conforme pasa el tiempo: no todas las personas nos adaptamos con la misma facilidad a todos los escenarios. 

resiliencia en el trabajo

Por qué no siempre tenemos resiliencia en el trabajo

Explicada como lo hemos hecho hasta ahora, la resiliencia parece una capacidad maravillosa que a todo el mundo le gustaría poseer o, al menos, cultivar. También sería una virtud que va a ser muy apreciada por los responsables de selección de personal y de retención del talento dentro de los departamentos de Recursos Humanos. 

En efecto, así es: quien tiene una buena resiliencia en general y una buena resiliencia en el trabajo en particular tiene un tesoro. Sin embargo, no debemos dejarnos deslumbrar por las palabras y las definiciones, olvidando que lo que es bonito sobre el papel (o la pantalla) luego tiene que ser trasladable a las personas de verdad. 

calendario de bienestar laboral

Todos los seres humanos tenemos una cierta capacidad de resiliencia en el trabajo, fruto principalmente de nuestra personalidad, nuestra educación y los aprendizajes que hemos tenido la oportunidad de realizar a lo largo de nuestra carrera profesional. No obstante, el concepto de resiliencia no lo explica todo (en realidad, si nos fijamos, es bastante vago, bastante general y abstracto) y, por supuesto, no debe utilizarse de forma manipuladora o interesada. 

¿Cómo podría deformarse la idea de resiliencia en el trabajo?

Básicamente, empleándola como excusa para exigir a los trabajadores que transijan con cualquier tipo de obstáculo, adversidad o estresor a los que estén sometidos en sus puestos. Eso llevaría a pretender que los trabajadores tiren de ese presunto superpoder interno que todos llevamos dentro y que hemos dado en llamar resiliencia en el trabajo. 

encuesta clima laboral

Dicho de otra manera, es magnífico resistir a los problemas que aparecen, por ejemplo, en nuestro día a día laboral y, además, salir de ellos reforzados y enriquecidos como trabajadores (en definitiva, como personas). 

Sin embargo, no siempre es el momento de la resiliencia, ya que normalmente -sobre todo en situaciones muy problemáticas- hace falta que la persona disponga de un tiempo para reponerse, reorganizarse, incluso para lamentarse y tomar conciencia de los daños que recibe. Y luego ya, si es el caso, pararse a pensar en qué es lo bueno que puede sacar de esa situación

De hecho, es importante que no nos dejemos dominar por una interpretación tiránica del concepto de resiliencia, en este caso de resiliencia en el trabajo, esperando un aprendizaje o una ganancia de cualquier suceso problemático que vivamos en nuestras carreras profesionales

Un compañero insoportable con el que hay que convivir cada día, un jefe que nos hace mobbing, una situación continuada de falta de reconocimiento o de oportunidades de promoción, una bronca inesperada que consideramos injusta y que no sabemos de dónde nos viene, un despido inmerecido que nos hace perder un trabajo que necesitábamos o que nos encantaba… 

Muchas personas podrían desarrollar una buena capacidad de resiliencia en el trabajo durante estas experiencias o una vez vividas. Pero muchas otras no serían capaces de encontrar ningún aprendizaje, ninguna aportación, ningún enriquecimiento personal que pueda compensar el desgaste, el estrés, la frustración o la indefensión que suelen ir aparejadas a este y otros tipos de situaciones adversas en el trabajo. Y es perfectamente natural, no quiere decir que sean menos inteligentes, más depresivos, más frágiles o peores trabajadores. Solo somos seres humanos de verdad.

 

Hay veces que salimos mejores, más sabios y más experimentados de las dificultades. Hay veces en que, incluso, agradecemos que nos sucedan ciertas cosas en nuestro día a día laboral (porque esas pequeñas dificultades son las que van configurando nuestras habilidades) o bien sucesos muy negativos de manera puntual (porque nos han dado grandes lecciones que luego hemos tenido la suerte de poder aplicar). 

Sin embargo, también hay veces en que, sencillamente, no hay nada que aprender ni nada que agradecer en ciertas experiencias negativas que tenemos la mala suerte de experimentar en nuestro entorno laboral. En definitiva, hay veces en que, simplemente, la resiliencia en el trabajo tiene muy poco o ningún margen para emerger. 

resiliencia en el trabajo

Programa de bienestar emocional para empresas

En ifeel sabemos que el trabajo no debe suponer una interrupción en el bienestar de las personas. Por eso, nuestro equipo de psicólogos expertos en bienestar laboral ha creado un programa de bienestar emocional para empresas. que mejora la retención del talento, reduce el absentismo laboral y combate el estrés de los trabajadores. 

En nuestra sección de Recursos encontrarás material valioso, como Podcast, Guías para Recursos Humanos o Entrevistas con cargos importantes de RRHH. Además, tenemos una Plantilla de Factores de Riesgo Psicosocial, que puedes utilizar para cumplir con los requisitos de la Inspección de Trabajo.  

Gracias a nuestro programa de bienestar emocional, los responsables de recursos humanos de tu empresa pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo mejorar el bienestar psicológico de sus equipos. Además, este programa ofrece a los empleados un servicio 360º de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre la resiliencia en el trabajo te haya resultado interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar