diversidad en las empresas

8 focos de diversidad en las empresas

La diversidad en las empresas es una de las características corporativas más analizadas en los últimos años. Fomentada por unas organizaciones, rehuída por otras, lo cierto es que en un mundo como el actual resulta difícil resistirse a ella como parte definitoria de la compañía. En cualquier caso, ¿de qué hablamos cuando hablamos de diversidad en las empresas? Te lo contamos en este post.

¿Qué es la diversidad en las empresas?

Una empresa diversa es aquella que ha permitido o fomentado la inclusión de diferentes perfiles en su plantilla en relación a diferentes parámetros, normalmente de carácter sociocultural, sexual o étnico, aunque también pueden ser de otro tipo. 

Esto quiere decir que la diversidad (la falta de homogeneidad) no es buena ni mala por sí misma. Por el contrario, es buena en la medida en que permite a la empresa adaptarse mejor al ecosistema económico al que pertenece, crecer y, por supuesto, fomentar el bienestar psicológico de su elemento constitutivo más importante: las personas. 

En definitiva, la diversidad en las empresas es un medio a fomentar de acuerdo a su utilidad para un fin: que personas muy diferentes en cuanto a ciertos parámetros tengan la oportunidad de incorporarse a su equipo y desarrollarse profesionalmente en esa compañía, contribuyendo al progreso de la misma. 

ifeel online therapy


diversidad en las empresas

Diversidad en las empresas más allá de lo obvio

Normalmente se habla de diversidad en las empresas para hacer referencia al equilibrio numérico entre hombres y mujeres dentro del equipo, la presencia de empleados provenientes de otras culturas o países y, por supuesto, todo lo relativo a la diversidad sexual y de género y la diversidad funcional, tradicionalmente conocida dentro del ámbito de las “discapacidades” físicas y psicológicas. 

Estos tres aspectos destacan porque son difícilmente disimulables, por no decir imposibles de ocultar. Por tanto son los que se llevan siempre el mayor énfasis en este asunto. No obstante, aun a riesgo de caer en un juego de palabras, debemos tener en cuenta que la diversidad es diversa en sí misma, porque alude a una característica inherente a cada individuo y a la humanidad en su conjunto: la complejidad

Desde este punto de vista, existen múltiples factores a tener en cuenta a la hora de analizar o potenciar la diversidad en las empresas. Algunos, como los que acabamos de nombrar, resultan muy visibles mientras que otros tienden a quedar más ocultos, a no ser que el clima laboral de confianza en los equipos -o, directamente, la voluntad de las personas de compartir su realidad de manera explícita- los ponga encima de la mesa. 

calendario de bienestar laboral

8 aspectos que aportan diversidad en las empresas

1. Edad

Por mucho que queramos ocultarla o disimularla, nuestra edad está ahí, influye en nuestra experiencia vital y profesional, en el carácter o talante con que afrontamos las decisiones y acontecimientos así como en la relación con los compañeros. 

No es lo mismo que la media de edad de una empresa sea de 25 años que de 50, pero lo interesante no es la media de edad sino lo que ha dado lugar a ella. Quienes quieran tener presente el ámbito de la diversidad en las empresas tienen que familiarizarse con el ámbito de las diferencias generacionales en el trabajo.

encuesta clima laboral

2. Identidad de género

Sin entrar aquí en explicaciones complejas sobre este tema, la identidad de género de los empleados se refiere al género con el que se identifican, y que va más allá de la división tradicional entre considerarse hombres o mujeres. 

Las empresas deben plantearse, a la hora de configurar sus equipos, qué equilibrio y apertura presentan a la hora de incorporar a hombres y mujeres pero también su visión de la transexualidad, el género no binario u otras manifestaciones o interpretaciones posibles del género. 

3. Etnia y nacionalidad

Obviamente no llevamos escrito en la frente si hemos nacido en Canadá, Kenia o Israel, pero nuestras características étnicas, nuestro nombre, el idioma que hablamos (y cómo lo hablamos) así como otras manifestaciones socioculturales acaban delatando con mucha intensidad de dónde venimos y a qué grupo étnico pertenecemos. 

Es algo muy difícil de ocultar y las empresas deben tener presente cómo va a influir en la empresa la diversidad étnica y la procedencia geográfica de los empleados, si la quiere fomentar o rehuir y cómo va a gestionarla para que no impacte negativamente a la cohesión del equipo

4. Diversidad funcional

En un mundo que presta cada vez más atención a las ideas de inclusión, tolerancia e, incluso, inteligencias y talentos múltiples, el ámbito de la diversidad funcional cobra una especial relevancia cuando hablamos de diversidad en las empresas. 

¿Está nuestra empresa preparada para trabajar con una persona sorda, ciega, que va en silla de ruedas o que tiene síndrome de Down o algún grado de parálisis cerebral o déficit de inteligencia?

5. Orientación sexual

La orientación sexual, o sexoafectiva, es la atracción sexual que un individuo siente hacia otros individuos de un determinado género (o varios) así como la capacidad de desarrollar sentimientos que coloquialmente llamaríamos “de tipo pareja” hacia ellos. Existen varias orientaciones sexuales pero las más frecuentes son la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad. 

Tanto si hablamos explícitamente de ello con nuestros compañeros como si no lo hacemos, la orientación sexual de las personas está presente en la vida en la oficina. Puede ser un foco de inclusión, cohesión de equipos y clima laboral positivo o puede ser experimentado -cuando trascendemos la norma heterosexual- como una amenaza o un problema. 

¿Qué visión tenemos en la empresa de la orientación sexual de nuestros empleados y cómo queremos que nos afecte a nivel corporativo? 

6. Religión

Aunque no todos los países son igual de diversos al respecto y, por tanto, las empresas no lo notan tanto en la composición de sus equipos, la adscripción religiosa es un tema a tener en cuenta dentro de la cultura empresarial. 

Obviamente estamos en la oficina para trabajar y no para hacer reflexiones teológicas. Sin embargo, la religión es muy importante en la identidad y las costumbres de algunas personas y no siempre es fácil dejarla fuera de los despachos y las salas de reuniones. Desde preceptos que tienen que ver con la oración diaria hasta aquellos que afectan a la alimentación, por poner solo dos ejemplos, la religión puede hacerse presente de varias maneras dentro del día a día en la empresa.

7. Ideología

Con la ideología política de los empleados sucede algo parecido a sus creencias religiosas: no se ve a la primera (o sí) pero acaba emergiendo de manera indirecta, en pequeñas dosis o, incluso, de manera explícita y grandilocuente. 

Todas las personas tenemos una ideología política, incluso aquellas que creen que no tienen una ideología política porque confunden esta idea con la adhesión regular a un determinado partido. 

Esto no es bueno ni es malo en sí mismo, simplemente forma parte de la vida natural de los seres humanos. Por tanto, hay que tenerlo en cuenta, porque la diversidad/homogeneidad en cuanto a la ideología van a influir en el clima laboral, la marca, la imagen corporativa y, por tanto, la experiencia de los empleados. 

8. Formación académica y experiencia laboral

Es lo que llamamos bagage profesional o, en inglés, background. Es evidente que algunas empresas, por el tipo de producto que fabrican o por el servicio que ofrecen, necesitarán que haya una constancia o transversalidad en cuanto a los perfiles profesionales que incorporan

Sin embargo, las mismas razones pueden hacer que otras busquen el talento en perfiles más dispares en cuanto a los estudios, la experiencia profesional e, incluso, otras experiencias vitales. Lo importante al final es que la composición del equipo permita que haya un buen clima laboral y una eficiencia en el rendimiento. 

diversidad en las empresas

Programa de bienestar emocional para empresas

En ifeel sabemos que el trabajo no debe suponer una interrupción en el bienestar de las personas. Por eso, nuestro equipo de psicólogos expertos en bienestar laboral ha creado un programa de bienestar emocional para empresas. que mejora la retención del talento, reduce el absentismo laboral y combate el estrés de los trabajadores. 

En nuestra sección de Recursos encontrarás material valioso, como Podcast, Guías para Recursos Humanos o Entrevistas con cargos importantes de RRHH. Además, tenemos una Plantilla de Factores de Riesgo Psicosocial, que puedes utilizar para cumplir con los requisitos de la Inspección de Trabajo.  

Gracias a nuestro programa de bienestar emocional, los responsables de recursos humanos de tu empresa pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo mejorar el bienestar psicológico de sus equipos. Además, este programa ofrece a los empleados un servicio 360º de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre la diversidad en las empresas te haya resultado interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar