Atención directivos: ¿cómo retener el talento?

Contenidos:

El problema de cómo retener talento en la compañía es una de las bestias negras de todo departamento de recursos humanos. Es decir, es uno de esos intangibles que nadie sabe bien dónde encontrar pero sí sabe que, si no lo encuentra, la empresa no va a progresar, aunque se haga bien todo lo demás. 

apoyo emocional para empresas

Piensa en un jardín que quieres que florezca: podemos tener la tierra, las macetas, el agua y el abono pero, si no hay luz solar, las plantas no van a dar de sí. En una empresa ocurre lo mismo: puedes tener buena logística, una marca potente y que tu producto sea maravilloso, pero si no hay gente muy capacitada detrás manejando los hilos nada va a salir adelante. 

Por eso es tan importante contar con un equipo bien cualificado y con la mayor competencia posible para las funciones que necesitamos que desempeñen. Para conseguir que esas personas lleguen a tu empresa y, sobre todo, que se queden, vamos a explicar algunas claves que debes tener en cuenta.

Cómo retener talento mientras viaja 

Aunque parezca una obviedad, no debemos perder de vista que, si queremos retener el talento, primero tenemos que captarlo. Eso quiere decir que la retención del talento es una pieza más dentro de una estrategia que incluye pasos previos. Comienza en el momento en que contactamos con el trabajador para proponerle una entrevista de trabajo y llega hasta que nos despedimos de él con su entrevista de salida

Todos los clientes de una empresa viven una experiencia en el marco de su relación con esa empresa. Es lo que en el mundo organizacional se conoce como el viaje del cliente, o customer journey: su experiencia desde que contacta con nosotros hasta que el servicio queda realizado. Esto mismo también vale para los miembros de la plantilla. No en vano, los trabajadores son “clientes internos” de la empresa y también realizan su propio viaje, es decir, su trayecto desde su primer día en el equipo hasta el último. Nuestra estrategia para retenerlos con nosotros se implementa a lo largo de todo su viaje.

cómo retener talento

De este modo, igual que deseamos captar a un cliente desde el momento en que se entera de que existimos, también queremos “enamorar” al cliente interno (el trabajador) desde la primera impresión. Esto quiere decir que al trabajador tienen que sucederle cosas durante su viaje que le hagan querer continuarlo, querer visitar más sitios y querer prolongar su estancia. 

Las cosas que ocurren durante ese trayecto (el tiempo que trabaja para la empresa) dependen en gran medida de él, por supuesto, pero también dependen del territorio a través del cual está viajando: la empresa. Por eso es tan importante que cuidemos de su viaje desde el primer momento y que no confundamos cuál es ese primer momento: la retención del talento no comienza cuando la persona se ha incorporado a la plantilla sino, como hemos dicho al principio de este apartado, la primera vez que contactamos con él/ella durante su proceso de selección.

¿Cuál es la estrategia para retener talento dentro de mi empresa?

Una vez que tomamos conciencia de que nuestros trabajadores son también nuestros clientes  debemos aprender cuál es la mejor manera de cuidarlos mientras dure su viaje con nosotros, para que ese viaje dure mucho tiempo. 

Por muy bien que lo programemos, todo viaje tiene sus penas. No obstante, veamos con más detalle qué debemos tener en cuenta a la hora cuando nos planteemos cómo retener talento en nuestra empresa. 

1. Conoce a tus trabajadores

Vivir encapsulado en tu despacho y en tus tareas no es una buena técnica para retener el talento en tu empresa. Tienes que saber con quién estás trabajando. Eso te permitirá conocer sus carencias y sus capacidades y hará que la distribución de tareas y funciones se haga de manera más eficiente. 

En otras palabras, cuanto mejor los conozcas más probable será que, en la medida de lo posible, le asignes a cada uno aquello donde más pueda brillar en lugar de aquello que le supone una tortura. Esto será bueno tanto para ellos como para tu empresa. 

Conocerles no es solo hablar con ellos rápidamente cuando os crucéis en un pasillo: es implicarse. Dedícales tiempo, escúchalos, obsérvalos. No pierdas de vista a su red de contactos: las personas con talento se relacionan con otras personas que también lo tienen (es lo que les ha permitido desarrollar sus capacidades). Pregúntales a quién conocen que merezca la pena incorporar a la empresa y organiza algún tipo de contacto. Quién sabe qué buena sinergia puede surgir de ahí. 

2. Paga con dinero, pero también con cuidados

Recompensar a los trabajadores por su trabajo requiere armonizar su trayectoria, su perfil y sus necesidades, sobre todo aquellas en las que la empresa puede tener una influencia positiva. Para ello debes tener en cuenta el sueldo estrictamente económico. En este sentido, debes intentar que, al sentirse correctamente retribuido, el trabajador talentoso no busque alternativas fuera de la empresa y desee permanecer donde está. También debes contemplar los llamados beneficios sociales o salario emocional. 

Es decir, el dinero es una manera de retener el talento pero no es la única. Si complementas su sueldo con beneficios sociales significativos para él/ella, tenderá a no darle tanta importancia al dinero (a no ser que cobre muy poco). 

De hecho, cada vez más empresas se toman en serio la salud mental de sus trabajadores y las medidas que pueden implementar para potenciarla. Por eso ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional especialmente diseñado para empresas. 

Gracias a este servicio, nuestros psicólogos pueden proporcionar día a día a tus trabajadores una atención individualizada, cómoda y profesional que irá en beneficio de su salud pero también en beneficio de la productividad. Además, podemos asesorar a los responsables de recursos humanos de tu compañía sobre aspectos clave de la salud mental de sus equipos en los que todavía tengáis un margen de mejora. 

El trabajador tiene que saber dónde está: se supone que, cuando entró, aceptó una serie de condiciones. En la medida en que estas se cumplan y progresen de acuerdo a su perfil, se fortalecerá su compromiso con la empresa. Si además le ofreces otros factores, por ejemplo, una manera útil de cuidar de su salud sin tener que moverse de casa, a través de su ordenador o su teléfono móvil, percibirá la empresa como un lugar seguro, es decir, libre de riesgos para su salud, al menos su salud psicológica.  

cómo retener talento

Recuerda que un trabajador que se siente cuidado tenderá a quedarse en la empresa. Piensa además cuánto mejora la empresa cuando la gente se encuentra bien y no necesita ausentarse o abandonarla, y cuántos recursos se pierden cuando no se pone remedio desde el primer momento a pequeñas fugas de agua que pueda haber en el barco.     

3. Genera un espacio de crecimiento

Una de las cosas más valoradas por cualquier trabajador es aprender cosas nuevas, trabajar con gente que le enseña cosas y desempeñar tareas que le desafían a desarrollar sus habilidades. 

Por otro lado, toda persona necesita reciclar sus conocimientos y ampliarlos -aunque sea a través de actividades/formaciones que no tienen que ver directamente con su tarea. Para eso necesita tiempo, además de energía. Una empresa que quiere trabajar con los mejores tiene que ser capaz de “fabricar” a los mejores o, al menos, no cortar las alas de los mejores emergentes. 

Es decir, la empresa debe ser capaz de generar las condiciones para que el trabajador sienta que su trabajo le permite crecer, en lugar de coartar su trayectoria. 

Esto puede sonar paradójico y dar la impresión de que, fomentándolo, potenciamos que el trabajador se limite a crecer y marcharse cuanto antes, sin devolvernos a largo plazo lo invertido en él. Siempre será así en el caso de algunas personas: no podemos retener a todo el mundo eternamente. Sin embargo, en otros casos estaremos consiguiendo que el trabajador se desarrolle tanto dentro como fuera de la empresa y que ponga a nuestro servicio todo aquello que va absorbiendo fuera mientras trabaja con nosotros. De este modo, no sentirá que la empresa es un lastre o una jaula, sino un sitio en el que está a gusto y del que no le compensa marcharse, al menos de momento. Es una manera de decir, en el lenguaje laboral, “Te quiero conmigo y, para eso, te quiero libre”.  

4. Potencia el buen ambiente en general

Esto tiene que hacerse porque sí, es decir, porque lo mejor para la productividad y para el bienestar psicológico de cualquier plantilla es trabajar en un lugar agradable, bien equipado, donde la gente se respete y se cuide y donde se intente fomentar la cohesión del equipo sin que el lugar de trabajo suponga una amenaza. Por todo esto, además, un buen ambiente es una buena técnica de retención del talento por sí misma: la gente tiende a no querer irse de los sitios donde se trabaja bien, incluso cuando fuera les ofrecen más dinero. 

Cuida tu actitud delante de los trabajadores al ejercer tu liderazgo, procura que la dinámica diaria esté estructurada en torno a unas buenas prácticas mínimas, detecta conductas o actitudes recurrentes en algunos trabajadores que puedan generar mal ambiente y recondúcelas de manera constructiva para que no se instalen en la dinámica del equipo, ten algún detalle con la plantilla de vez en cuando… Cada empresa es un mundo y las personas somos todas muy peculiares y muy exigentes, pero también podemos ser agradables, fáciles de llevar y cooperadoras cuando se dan las condiciones. Procura que, en lo que sea tu responsabilidad, el resultado sea ese, sobre todo si quieres que los miembros más talentosos de tu equipo (aquellos que tienen alternativas y que no tienen por qué “conformarse” con tu empresa) decidan que es aquí donde quieren estar. 

5. Asesórate sobre cómo retener el talento en tu empresa

Nadie nace sabiendo, ni siquiera como jefe o como responsable de recursos humanos. Además, la empresa es un organismo vivo, lo que hace que cada época y cada hornada de trabajadores requieran estrategias diferentes que no siempre somos capaces de anticipar. 

Por otro lado, a no ser que seamos muy estrictos, con el tiempo todos tendemos a relajarnos o a acomodarnos en dinámicas que resultan fáciles a corto plazo pero que no favorecen el progreso de la empresa a largo plazo. 

Como indicamos más arriba, puedes contar hoy mismo con las ventajas de nuestro programa de apoyo emocional para tus trabajadores, incluyendo aquellos que tienen que tomar las mejores decisiones sobre los recursos humanos de tu empresa. 

Si detectas carencias a la hora cómo gestionar la retención del talento y no acabas de dar con la solución lo inteligente es que te asesores, además de leer artículos como este. Nuestro equipo de psicólogos entrenado para la gestión adecuada de equipos puede ofrecerte un soporte continuo en este área. Vamos a acompañarte hasta que demos en el clavo de lo que tu empresa necesita en este momento para quedarse con los mejores y que los mejores se queden con ella. Habla con nosotros, lo organizamos y a por ello. 

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar