como retener talento

Atención directivos: ¿cómo retener talento en las empresas?

Retener talento en las empresas es una de las bestias negras de todo departamento de Recursos Humanos. Es decir, es uno de esos intangibles que nadie sabe bien dónde encontrar pero sí sabe que, si no lo encuentra, la empresa no va a progresar, aunque se haga bien todo lo demás. 

En una compañía puedes tener buena logística, una marca potente y que tu producto sea maravilloso, pero si no hay gente muy capacitada detrás manejando los hilos nada va a salir adelante. 

Esto hace que algunas bajas en el equipo sean verdaderas fugas de talento prematuras y evitables: el ciclo vital de esos empleados se ha acelerado demasiado, de modo que su salida llega antes de tiempo y por motivos que podrían haberse prevenido… si se hubiera detectado a tiempo la grieta que había en su vinculación con la compañía. 

Cuando el ciclo vital de la experiencia del empleado se acelera en lugar de seguir un ritmo natural hay que interpretarlo como un problema en su bienestar psicológico como trabajador. De otro modo, ¿por qué querría abandonar la empresa en este momento?

ifeel online therapy


Por eso es importante que los departamentos de Recursos Humanos se comprometan activamente con la tarea de retener talento en las empresas. Es decir, que no den por hecho que la fuga de los mejores es un proceso inexorable en el que la compañía carece por completo de responsabilidad.

En lugar de dejar que todo fluya y rezar para que nuestros mejores trabajadores no se vayan nunca, los directivos, líderes y responsables de recursos humanos deben adoptar un papel activo para retener talento en las empresas, aprendiendo a desempeñarlo con el asesoramiento profesional adecuado si todavía no saben cómo hacerlo. 

Para conseguir que los empleados más adecuados lleguen a tu empresa y, sobre todo, que se queden, vamos a explicar algunas claves que debes tener en cuenta.

calendario de bienestar laboral

Retener talento en las empresas desde que comienza el viaje 

Si queremos retener talento en las empresas, primero tenemos que captarlo. Eso quiere decir que la retención del talento es una pieza más dentro de una estrategia que incluye pasos previos. Comienza antes de que contactemos con el trabajador para proponerle una entrevista de trabajo y llega hasta que nos despedimos de él con su entrevista de salida

Todos los clientes de una empresa viven una experiencia en el marco de su relación con esa empresa. Es lo que en el mundo organizacional se conoce como el viaje del cliente, o customer journey. Esto mismo también vale para los miembros de la plantilla. No en vano, los trabajadores son “clientes internos” de la empresa y también realizan un trayecto desde que se interesan por la empresa hasta su último día en el equipo. Nuestra estrategia para retenerlos se implementa a lo largo de todo ese viaje.

encuesta clima laboral

Queremos “enamorar” al cliente interno (el trabajador) desde la primera impresión. Esto quiere decir que al trabajador tienen que sucederle cosas durante su viaje que hagan que desee continuarlo, querer visitar más sitios y prolongar su estancia. 

Las cosas que ocurren durante ese trayecto dependen en gran medida de él, pero también dependen del territorio a través del cual está viajando: la empresa. Por eso es tan importante que cuidemos de su viaje desde el primer momento.

Retener talento en las empresas

Adiós a la fuga de talento dentro de la empresa

Una vez que tomamos conciencia de que nuestros trabajadores son también nuestros clientes  debemos aprender cuál es la mejor manera de cuidarlos mientras dure su viaje con nosotros, para que ese viaje dure mucho tiempo. 

Por muy bien que lo programemos, todo viaje tiene sus penas. No obstante, veamos con más detalle qué debemos tener en cuenta a la hora de evitar la fuga de talentos en nuestra empresa. 

1. Conoce a tus trabajadores

Vivir encapsulado en tus tareas no es una buena técnica para retener talento en tu empresa. Tienes que saber con quién estás trabajando. Eso te permitirá conocer sus carencias y sus capacidades y hará que la distribución de tareas sea más eficiente, asignando  a cada cual aquello donde más pueda brillar en lugar de aquello que le supone una tortura.

Conocerlos es implicarse. Dedica tiempo a las personas, escúchalas, obsérvalas. No pierdas de vista a su red de contactos: las personas con talento se relacionan con otras personas que también lo tienen. Pregúntales a quién conocen que merezca la pena incorporar a la empresa y organiza algún tipo de contacto. Quién sabe qué buena sinergia puede surgir de ahí

2. Paga con dinero, pero también con cuidados

Recompensar a los trabajadores por su trabajo requiere tener en cuenta su trayectoria, su perfil y sus necesidades, sobre todo aquellas en las que la empresa puede tener una influencia positiva. Debes intentar que, al sentirse correctamente retribuido, el trabajador talentoso no busque alternativas fuera de la empresa y desee permanecer donde está. También debes contemplar los llamados beneficios sociales o salario emocional

Recuerda que un trabajador que se siente cuidado tenderá a quedarse en la empresa. Piensa además cuánto mejora la empresa cuando la gente se encuentra bien y no necesita ausentarse o abandonarla, y cuántos recursos se pierden cuando no se pone remedio desde el primer momento a pequeñas fugas de agua que pueda haber en el barco.     

3. Genera un espacio de crecimiento

Una de las cosas más valoradas por cualquier trabajador es aprender cosas nuevas, trabajar con gente que le enseña cosas y desempeñar tareas que le desafían a desarrollar sus habilidades. 

Por otro lado, toda persona necesita reciclar y ampliar sus conocimientos. Para eso necesita tiempo, además de energía. Una empresa que quiere trabajar con los mejores tiene que ser capaz de “fabricar” los mejores. Es decir, generar las condiciones para que el trabajador sienta que su trabajo le permite crecer, en lugar de coartar su trayectoria. 

Puede parecer que, actuando así, potenciamos que el trabajador se limite a crecer y marcharse cuanto antes, sin devolvernos a largo plazo lo invertido en él. Siempre será así en el caso de algunas personas. Sin embargo, en otros casos estaremos consiguiendo que el trabajador se desarrolle tanto dentro como fuera de la empresa y que ponga a nuestro servicio todo aquello que va absorbiendo fuera mientras trabaja con nosotros. De este modo, no sentirá que la empresa es una jaula, sino un sitio del que no le compensa marcharse, al menos de momento.  

4. Potencia el buen ambiente en general

Lo mejor para la productividad y para el bienestar psicológico de cualquier plantilla es trabajar en un lugar agradable, bien equipado, donde la gente se respete y se cuide y donde se intente fomentar la cohesión del equipo. Por todo esto, además, generar un buen ambiente es una buena técnica para retener talento en las empresas por sí misma: la gente tiende a no querer irse de los sitios donde se trabaja bien, incluso cuando fuera se le ofrece más dinero. 

Cuida tu actitud delante de los trabajadores, procura que la dinámica diaria esté estructurada en torno a unas buenas prácticas mínimas, detecta actitudes recurrentes que puedan generar mal ambiente y recondúcelas de manera constructiva para que no se instalen en la dinámica del equipo, ten algún detalle con la plantilla de vez en cuando… 

Cada empresa es un mundo y las personas somos todas muy peculiares y muy exigentes, pero también podemos ser agradables, fáciles de llevar y cooperadoras cuando se dan las condiciones. Procura que, en lo que sea tu responsabilidad, el resultado sea ese, sobre todo si quieres que los miembros más talentosos de tu equipo (aquellos que tienen alternativas y que no tienen por qué “conformarse” con tu empresa) decidan que es aquí donde quieren estar. 

5. Ten visión panorámica

Además de cuidar el presente y el futuro de tus actuales empleados, recuerda que retener talento en las empresas comienza en un instante de oro: aquel en que un futuro empleado tiene por primera vez noticias de tu empresa o establece con ella el primer contacto. 

Cuida la marca, la publicidad, la reputación interna y externa, el estilo de comunicación. La gente se fija en esas cosas, que son muy poderosas a la hora de despertar las ganas de incorporarse a un equipo o las de salir huyendo de él. ¿Habrá más oportunidades para atraer y retener a un trabajador valioso? Desde luego, pero esta es la primera: no falles desde aquí.  

6. Empieza a sembrar durante el proceso de selección

¿Sabes cuando nos embarcamos en algo y por dentro ya sabemos que estamos cometiendo un gran error? No queremos que nadie se incorpore a nuestra empresa con esa sensación, no es un buen punto de partida. 

Por eso, recuerda que no puedes retener un talento que previamente no has atraído y el proceso de selección es crucial para ello. Esfuérzate por convencer al candidato de que incorporarse a tu equipo es una buena idea para que luego puedas convencerle de que quedarse en él también lo es.  

7. Haz una buena evaluación del desempeño

No dejes las cosas al azar, a no ser que quieras encontrarte con una carta de dimisión inesperada por parte de uno de tus mejores trabajadores. 

Conéctate con la experiencia como empleados que van forjando los miembros de tu equipo según pasa el tiempo. Para lograrlo, facilita espacios de comunicación honesta con ellos que sirvan para evaluar su rendimiento pero también para ayudarles a mejorarlo. 

Exigir y dejar solas a las personas es fácil, pero no es la mejor manera de sacar de ellas los mejores resultados.  

8. Amortiza las entrevistas de salida

Antes o después, todo el mundo se va a marchar de la empresa: es ley de vida. Por eso, lo más eficiente para mejorar la política de recursos humanos es que las personas que se van se conviertan en informantes clave y faciliten nuestro trabajo después de su partida. 

Si la relación con el empleado ha sido buena mientras ha durado, en el momento del adiós podemos utilizar esa alianza para dos cosas. Una, que nos informen de sus verdaderos motivos para tomar la decisión de marcharse. Dos, que nos hagan aportaciones sobre cómo podría mejorar la experiencia como empleados de las personas que se quedan. 

Quizá no has podido salvar a uno o dos grandes activos de tu equipo pero, si los escuchas, puedes aprender la lección y, probablemente, salves a muchos más en el futuro. 

9. Asesórate sobre cómo retener el talento en tu empresa

Nadie nace sabiendo, ni siquiera como jefe o como responsable de recursos humanos. Además, la empresa es un organismo vivo, lo que hace que cada época y cada hornada de trabajadores requieran estrategias diferentes que no siempre somos capaces de anticipar. 

Por otro lado, con el tiempo todos tendemos a relajarnos o a acomodarnos en dinámicas que resultan fáciles a corto plazo pero que no favorecen el progreso de la empresa a largo plazo. 

Retener talento en las empresas
Bienestar emocional para empresas

Cada vez más organizaciones tienden a tomarse en serio la salud de sus trabajadores y las medidas que pueden tomar para potenciarla. Por eso ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional especialmente diseñado para empresas. 

Gracias a este servicio, nuestros psicólogos pueden proporcionar día a día a tus trabajadores una atención individualizada, cómoda y profesional que irá en beneficio de su salud y de su productividad. Además, podemos asesorar a los responsables de recursos humanos de tu compañía sobre aspectos clave del bienestar de sus equipos en los que todavía haya un margen de mejora. 

Además del salario económico, una manera útil de cuidar de tus empleados es ofrecerles las herramientas para que cuiden de su bienestar sin tener que moverse de casa, a través de su ordenador o su teléfono móvil. De este modo, percibirán la empresa como un lugar emocionalmente seguro.  

Si detectas carencias a la hora de retener talento y no acabas de dar con la solución lo mejor es que recibas ayuda especializada. Nuestro equipo de psicólogos entrenado para la gestión adecuada de equipos puede ofrecerte un soporte continuo en este área. Vamos a acompañarte hasta que encontremos lo que tu empresa necesita en este momento para quedarse con los mejores y que los mejores se queden con ella. Habla con nosotros, lo organizamos y a por ello. 

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar