¿Cómo combatir la soledad en el teletrabajo?

Compártenos en tus redes:

Con la pandemia llegó el traslado a casa y, por tanto, una nueva tarea: combatir la soledad en el teletrabajo: trabajar en remoto incluye multitud de ventajas pero también de riesgos que hay que prevenir a nivel psicológico.  

Muchas personas asociaron el teletrabajo a la comodidad desde el primer momento. Sin embargo, otras sienten que trabajar desde casa ha sido desde entonces una manera indeseada de alejarse del mundo

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

En efecto, sobre todo para aquellas personas acostumbradas al movimiento, al ambiente social de las oficinas y centros de trabajo, la primera experiencia es la de ver que la soledad del teletrabajo se convierte en aislamiento: se ven desconectadas de sus compañeros y esto hace que la cohesión de los equipos pueda deteriorarse. 

Si esto ocurre se puede producir una especie de reacción en cadena que acabe afectando a la motivación y el rendimiento. Por supuesto, ninguna empresa desea que esto suceda. 

Para potenciar nuestro bienestar en el trabajo en un mundo digital y nuestro rendimiento como trabajadores dentro de lo que permiten las circunstancias es importante tener una visión amplia del teletrabajo en lugar de fijarnos solo en sus desventajas. De esta manera podemos, a través de pautas cotidianas, mantener a flote nuestra motivación

A continuación exponemos 11 ejemplos de cosas que puedes tener en cuenta para contrarrestar el aislamiento durante el teletrabajo. 

11 sugerencias para combatir la soledad en el teletrabajo

1. Siempre que puedas, separa ambientes

A algunas personas que tienen dos teletrabajos les resulta útil utilizar una habitación para uno de ellos y otra para el otro, de modo que no pasan demasiadas horas seguidas sentadas en la misma silla dentro de la misma habitación, sino que hay una ligera variación. 

Si -como es lo habitual- tienes un único teletrabajo, realízalo siempre que puedas en el mismo lugar y en una habitación que pueda servir como despacho. Si no dispones de esa habitación aparte, prueba a trabajar siempre en el mismo sitio y recoger cuando hayas acabado. Aunque al día siguiente tengas que volver a montarlo todo (colocar el ordenador, apartar un jarrón, recolocar una mesa…), esos pequeños detalles ayudan a marcar separaciones espaciales y temporales entre la casa y el trabajo. 

combatir soledad en el teletrabajo

No permitas que el trabajo esté siempre presente cuando no sea la hora, ni que elementos extraprofesionales te distraigan cuando estés trabajando. Así todo fluirá mejor y tendrás la sensación de que trabajas con comodidad. 

2. Distribuye el tiempo correctamente

Si a la experiencia de estar siempre solo se le une la sensación de desorden, mala organización, ausencia de estructura en el horario, etc. el nivel de estrés puede aumentar. 

Asegúrate de que tus tareas están adecuadamente ordenadas en tu agenda. Siempre que puedas, separa el horario de trabajo del horario de ocio (igual que hacías cuando ibas a la oficina). 

Distribuye bien el tiempo programando alguna pausa durante la cual puedas levantarte, cambiar de habitación, estirar las piernas, hablar con alguien, etc. Toma conciencia del tiempo que ganas por teletrabajar y aprovéchalo para lo que necesites (incluido perder el tiempo y no hacer “nada”). 

3. Descansa de pantallas

No te satures de tecnología. Tus ojos, tu cerebro, tus dedos, tus codos, tus hombros, tu cuello, etc. necesitan reposar de las cargas a las que los sometemos por pasar demasiadas horas al día enganchados a una pantalla y un teclado. Si estamos siempre “conectados” no descansamos, y si no descansamos es difícil mantener una motivación sana tanto para teletrabajar como para ocuparnos de otros asuntos.

Siempre que puedas, evita la saturación tecnológica dedicando parte de tu tiempo a algo que no sea utilizar un dispositivo electrónico: leer en papel, pasear, cocinar, dibujar, o cualquier otra cosa que se te ocurra. Prueba a hacer pequeños descansos en el uso del teléfono móvil (por ejemplo cuando camines por la calle) o a ponerte un horario a partir del cual ya no mirarás más tu correo electrónico o tus aplicaciones. 

4. Aprovecha para estar con gente

Optimiza el tiempo de calidad que puedes pasar con otras personas. Al pasar de la oficina al teletrabajo no solo disminuimos nuestro movimiento físico sino también el tiempo que compartimos con otras personas. 

Una vez que se acaba la jornada de trabajo o que llega el fin de semana puede ser conveniente no permanecer en la soledad del hogar (es una inercia que, sin darnos cuenta, puede aumentar nuestra sensación de aislamiento). Lo suyo es aprovechar al máximo el tiempo del que disponemos para interactuar de manera directa y presencial con gente. Eso nos resultará estimulante y gratificante, y compensará la sensación de aislamiento provocada por el teletrabajo. 

5. Mantén interacciones cara a cara

No te comuniques solo por escrito. Incluso aunque sean online, o por teléfono, es importante no limitar todas nuestras interacciones diarias a los diferentes chats que mantenemos con los amigos y compañeros de trabajo. 

Es decir, comunicarse de manera escrita está bien y es muy útil en algunos aspectos, pero necesitamos un nivel de complejidad en la comunicación un poco más elevado para que no todo sea silencio: es importante que los demás (y nosotros) oigamos nuestra voz, que nos comuniquemos de manera oral y, sobre todo en tiempos de teletrabajo, que veamos la cara de otras personas o, al menos, también escuchemos su voz. 

Esa es una manera que tenemos de combatir soledad en el teletrabajo: relacionarnos, interactuar de manera más o menos completa con nuestros semejantes. Además, al interactuar de manera oral (por videoconferencia o por teléfono) nos abrimos a la posibilidad de poder mantener alguna charla informal, aunque sea durante unos minutos, que puede resultar muy reconfortante, sobre todo para aquellas personas que, además de teletrabajar, viven solas.  

6. Vigila la indumentaria

La comodidad no está reñida con la corrección y tampoco con la variedad en el vestuario. Aunque te vistas de forma cómoda para trabajar en casa, asegúrate de que vas variando algún elemento y de que no pasas un día tras otro en pijama o en chándal

Variar tu indumentaria y ajustarla a la tarea que tienes que realizar, aunque sea de manera doméstica, hará que te veas más favorecida/o y te aportará una cierta sensación de conexión con el trabajo y de separación con lo doméstico. Como si fueras un actor que sale a escena, vestirte para trabajar te coloca en el papel. Además, recuerda que, aunque estés en casa, sigues trabajando: puede ser necesario que los demás no te vean con una imagen inadecuada durante las videoconferencias que realicéis.

7. Propón un café por videoconferencia

A pesar de que muchas personas están cansadas de celebrar todo tipo de reuniones y encuentros a través de una pantalla, mantener el momento del café (o crearlo, si no existía previamente) puede ser una manera sencilla de conectar con los compañeros durante un ratito cada día. 

Sin estrés, sin sentirse obligado a participar. Simplemente se propone, se crea el evento y quien quiera puede apuntarse a esa pausa compartida que nos puede devolver un poco el ambiente de cohesión de equipo que perdimos con el estado de alarma. 

8. Propón alguna actividad de afterwork

Es lo mismo que el café, pero un poco más elaborado. Siempre que se puedan mantener las medidas preventivas establecidas, quizá es el momento de recuperar esas quedadas extra-laborales que algunos equipos de trabajo organizaban en la antigua normalidad y que quedaron interrumpidas durante el primer confinamiento. Sobre todo ahora que empieza el buen tiempo y los días se alargan, puede ser un buen momento para reencontrarse fuera de la casa-oficina, pasar un buen rato y combatir soledad en el teletrabajo. 

9. Propón a tus jefes una actividad de team building factible

Sería lo mismo que una actividad de afterwork pero dentro del horario de trabajo y con un objetivo útil para la empresa. En función de cómo sea la tarea, la oficina o la política de teletrabajo-presencialidad que estéis manteniendo actualmente, podéis proponer el sustituir alguna de las reuniones generales que celebréis a través de la tradicional videoconferencia -y que a veces resultan muy tediosas- por una actividad que, siendo igualmente útil, os permita “reencontraros” a un nivel un poco más distendido o cercano. 

10. Recuerda que ahora puedes cuidarte más

Aunque hay personas que no lo están experimentando así sino al contrario, mucha gente asocia el teletrabajo directamente con disponer de más tiempo: algo bueno tenía que tener el librarse de los desplazamientos entre la oficina y el domicilio. 

combatir soledad en el teletrabajo

Si este es tu caso piensa que ahora tienes la oportunidad de cuidar un poco más de tu salud: aunque la soledad  a veces pese, te libras del estrés del transporte público, tienes más tiempo para dormir, puedes organizar mejor tus comidas para no alimentarte siempre de cualquier manera y, en definitiva, vivir de una manera algo más relajada… al menos en algunos aspectos. 

11. Coge con más ganas las actividades externas

Cuando trabajábamos en la oficina uno de los grandes momentos del día era llegar a casa y ponernos cómodos. Ahora lo que cogemos con ganas es cualquier actividad que podamos realizar fuera de nuestras cuatro paredes, aunque sean asuntos de nuestra vida cotidiana como hacer algún recado, ir al supermercado, al gimnasio o a tomar algo. Son actividades que antes ya nos gustaban o nos resultaban indiferentes pero que ahora podemos saborear de otra manera, por el mero placer de que nos den la excusa para tomar el aire y el sol. 

Ningún formato de trabajo es perfecto, sino que hay que intentar maximizar las ventajas de cada uno según nos vaya tocando. Si sientes que la metodología de trabajo en remoto no es la más adecuada para vuestro bienestar quizá es el momento de tomar decisiones a nivel corporativo.

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas que puede ayudaros a manejar adecuadamente el desafío de combatir la soledad en el teletrabajo, a través de nuestros tres niveles de ayuda psicológica online y del asesoramiento a managers de recursos humanos sobre el cuidado del clima emocional. Contactad hoy mismo con nosotros para solicitar más información.

Descubre nuestro programa de apoyo emocional a medida para empresas.

Solicitar Demo

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.