Cómo afrontar de manera saludable el teletrabajo

Contenidos:

El mundo ideal en el que el teletrabajo es siempre una herramienta al servicio de la productividad sin disminuir la salud mental de los trabajadores todavía no ha llegado. 

apoyo emocional para empresas

Puede que algunas personas hayan encontrado, tras meses de práctica, el truco para su situación particular, pero las empresas aún deben esforzarse para clarificar e implementar buenas prácticas que contemplen la protección del bienestar emocional de la plantilla. Mientras ese momento llega, cada persona debe incluir en su rutina de teletrabajo unos mínimos de autocuidado y la empresa debe responsabilizarse de acompañar adecuadamente estos procesos en lo que esté en su mano. A continuación te damos algunos ejemplos.  

1. Organización correcta del horario

Como ha ido sucediendo desde el inicio de la pandemia, incluyendo, hace unas semanas con el temporal de nieve, si hay niños en la casa es obvio que el horario y el rendimiento no pueden ser los mismos. En esos casos habrá que diseñar -en la medida de lo posible- un horario que permita que las horas dedicadas al trabajo no se disparen. Pero, en ausencia de estas cargas, de estos agravantes que a veces son difíciles de sortear, si el teletrabajo implica hacer más horas de las que se hacían en la oficina hay alguien que está haciendo mal su trabajo: o bien el empleado, o bien el jefe, o bien ambos, por lo que al menos uno de los dos tiene que pedir ayuda para reconducir la situación.

2. Salir de casa de vez en cuando

Cada uno conoce sus ritmos pero es recomendable salir, si no cada día, al menos cada dos días a la calle, a pasear, hacer la compra o cualquier otro recado. Aunque parezca que no lo necesitamos, igual que en verano debemos beber antes de tener sed, con el teletrabajo tenemos que obligarnos a salir y que nos dé el aire y -a ser posible, la luz solar- antes de que acomodarse en casa sea quedarse atrapados psicológicamente en casa. No te apoltrones. 

damian zaleski RYyr k3Ysqg unsplash 1

3. Evitar distracciones

Ser disciplinados con el uso de redes sociales, whatsapp, mail personal, etc. en horas de trabajo, ya que aumentan mucho la dispersión y nos hacen perder tiempo. A no ser que sea imprescindible, no conectes el whatsapp a la pantalla del ordenador y deja el móvil en otra habitación. 

Si eres aficionado a las redes sociales míralas durante unos minutos antes, o después o durante tu jornada, pero con unos minutos establecidos, y luego oblígate a no conectarte a ellas. Al principio va a costar porque tenemos mucho enganche, pero con el tiempo comprobarás que eso te ayuda a focalizar tu atención y a no saturarte con exceso de estímulos. 

4. Relacionarse con otras personas cara a cara

Mantener contacto fluido y de calidad, en persona si es posible, con el círculo de allegados. Evitar el aislamiento y el ensimismamiento, que van apoderándose de nosotros de manera silenciosa. 

Si no es posible quedar en persona, al menos mantener una conversación oral (por teléfono o por telellamada) y no solo a través de whatsapp. Es importante que hablemos en voz alta con otras personas y que escuchemos la voz de otros seres humanos, no reduzcamos nuestra comunicación a teclear y leernos. 

estee janssens aQfhbxailCs unsplash 1

La posibilidad de teletrabajar gracias a la tecnología nos ha salvado muchas papeletas durante el último año. Sin embargo, no puede hacerse de cualquier manera. Si has llegado a un punto de saturación que no sabes cómo manejar, es importante que pidas ayuda psicológica antes de que se agrave tu sintomatología. Por otro lado, si tienes un cargo de responsabilidad en tu empresa, recuerda que no estáis solos a la hora de potenciar la salud mental de vuestro equipo. Consultad con nosotros hoy mismo para que juntos encontremos la solución más adecuada a vuestras necesidades particulares. Hacer apaños basta durante un tiempo, ahora toca cuidarse. 

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar