sisifemia laboral

Sisifemia laboral: 10 formas de combatirla

Hoy en día, las empresas evolucionan y avanzan rápidamente. Crecen, se expanden, y con dicho crecimiento, la carga laboral también aumenta en los distintos puestos de trabajo. Claro está, que esto a su vez aumenta la presión en los trabajadores, generando alto niveles de exigencia que pueden causar un deterioro de su salud mental.

No es extraño, entonces, encontrar que los niveles de bienestar laboral disminuyen conforme pasan los años, y observar como evolucionan causando problemas “nuevos”, como es el caso de la sisifemia laboral. 

Este nuevo término se añade a la lista de los problemas de salud mental asociados al trabajo (como el burnout, la adicción al trabajo, o el estrés laboral); y se utiliza para describir el agotamiento experimentado a nivel físico y mental que afecta a aquellas personas perfeccionistas u obsesionadas con su trabajo. Veamos de qué se trata. 

New call-to-action
sisifemia laboral

¿Qué es la Sisifemia Laboral y por qué nos afecta?

La sisifemia laboral, también llamado “cansancio del trabajador incansable”, es un concepto que se utiliza para describir los altos niveles de cansancio físico y mental que padecen los trabajadores, debido a una excesiva carga de trabajo y a la persecución de objetivos inalcanzables, impuestos por la empresa o por sí mismos. A dichos objetivos irreales, se le añade la frustración de no verse capaz de alcanzarlos (a pesar de estar haciendo lo máximo posible en su puesto), y la “condena” de tener que repetir dicha tarea cada día.

Debido a esto, la sisifemia laboral ocasiona en los trabajadores un pensamiento irracional de “no ser suficientemente productivo”,  a pesar de que objetivamente se está realizando una actividad de alto rendimiento. Y, dicha sensación de ineficiencia, así como la frustración de “no conseguir todo lo que deberían”, ocasiona en los trabajadores la incapacidad para desconectar del trabajo, alargando la jornada laboral en un intento de completar las tareas,  lo cual a su vez aumenta el cansancio y el agotamiento.

De dónde surge el término

Este término fue utilizado por primera vez en el año 2022, en un artículo llamado “La sisifemia una pandemia de sistemas de producción y organizaciones con sobrecarga mental desmedida l”, escrito por Araceli López-Guillén y José Manuel Vicente; y se inspira en el mito de Sísifo, un rey condenado en el inframundo a llevar a cabo la misma difícil tarea por toda la eternidad. 

Este mito ha sido interpretado a lo largo de la historia como una metáfora de la rutina y la monotonía. Pues, al igual que Sísifo, los trabajadores que padecen de sisifemia laboral se ven atrapados en una rutina de trabajo aparentemente interminable y desafiante, donde la búsqueda constante de éxito se convierte en una condena diaria.

A pesar de que estos autores fueron los primeros en darle nombre al padecimiento, las características y el malestar que lo caracterizan han existido durante mucho tiempo. Y es que la sisifemia laboral nace dentro del entorno laboral contemporáneo, donde la competitividad y la sobrecarga laboral forman parte de la rutina cotidiana. 

Nueva llamada a la acción

La sisifemia laboral se desarrolla debido al desequilibrio entre las altas demandas laborales y la limitada capacidad del trabajador para cumplirlas en cortos períodos de tiempo. Todo esto dentro de un contexto de empresas en las que se prioriza las ganancias monetarias sobre el bienestar mental del capital humano. 

Por lo tanto, la causa principal de la sisifemia laboral es, precisamente, ese desequilibrio entre la alta demanda laboral y la capacidad de respuesta de los trabajadores, que crea un ciclo de tareas inacabables y metas inalcanzables que, al igual que la condena de Sísifo, generan insatisfacción constante y frustración. 

¿Cómo se caracteriza?   

Para reconocer el fenómeno de la sisifemia laboral correctamente, resulta necesario que conozcamos sus principales características. Entre ellas podemos encontrar: 

  1. Suele afectar a personas perfeccionistas en el trabajo. Aquellas con un alto sentido de la responsabilidad, que son meticulosas y que siempre buscan cumplir con todas las actividades de manera excepcional.

  2. Causa que las personas disminuyan sus momentos de descanso, y alarguen el tiempo de la jornada laboral para poder atender a sus tareas diarias.  Por ejemplo, que a pesar de que esté en un fin de semana o de vacaciones, no logra desconectar del trabajo.

  3. Suele ir acompañado de una mala gestión del tiempo, en la que la desorganización es la principal causa del desequilibrio entre el tiempo de ocio, las relaciones personales, y el trabajo. 

  4. La sisifemia laboral suele estar acompañada con una “dismorfia de la productividad”, es decir, con la creencia de que no se está siendo “suficientemente productivo”, a pesar de que sí. Estos pensamientos obsesivos suelen presentarse especialmente en momentos de descanso. 

  5. Suele observarse en entornos de precariedad laboral, en los que existe un desequilibrio entre la alta demanda de trabajo y la cantidad de trabajadores, o la difícil capacidad de dar respuesta en los horarios establecidos
sisifemia laboral

Principales síntomas de la sisifemia laboral

Como en cualquier otro trastorno, es importante tomar en cuenta que los síntomas de la sisifemia laboral pueden variar de una persona a otra, así como su nivel de intensidad. Sin embargo, los síntomas más comunes son:  

  1. Niveles altos de autoexigencia: En artículos anteriores hablábamos acerca de cómo el perfeccionismo en el trabajo resulta perjudicial para los empleados. Y, justamente, la sisifemia laboral se caracteriza por esa búsqueda implacable de la perfección a través del establecimiento de estándares poco realistas para sí mismas y para su desempeño en el trabajo, los cuales son prácticamente imposible de alcanzar. Por ende, esto puede causar altos niveles de insatisfacción crónica y el agotamiento mental que caracteriza a este fenómeno.

  2. Agotamiento tanto físico como mental: Debido a los niveles de presión extremos experimentados por los altos estándares impuestos y la falta de satisfacción con el trabajo, la sisifemia laboral puede provocar agotamiento tanto físico como mental, que puede traducirse en enfermedades o dolencias en cualquiera de estas áreas.

  3. Trastornos psicológicos: Si dichos niveles de obsesión por el éxito, ambición sin límites y presión extrema se sostienen en el tiempo; esto puede aumentar la  probabilidad de que aparezcan cuadros de ansiedad, depresivos, o de sueño en el empleado. El agotamiento y cansancio mental pueden afectar los recursos cognitivos de la persona, disminuyendo su capacidad para prestar atención, su concentración, los proceso de memoria, disminuyendo la capacidad de análisis rápido. 
  4. Aislamiento social: El desequilibrio entre la vida laboral y personal, puede generar que la persona abandone sus relaciones interpersonales debido al tiempo excesivo que le dedica a las actividades laborales. Esto puede evidenciarse a través de cambios en el comportamiento, como pérdida de interés en las actividades de ocio, el deporte o las relaciones personales.

Estrategias para combatir la sisifemia laboral

Para enfrentarnos a la sisifemia laboral, el primer paso debe ser el reconocimiento y la detección de los síntomas para tomar medidas a tiempo. Es decir, resulta fundamental el reconocimiento de los pensamientos obsesivos con respecto al trabajo, la búsqueda constante de la perfección, así como notar si ocurren cambios en el comportamiento diario de los trabajadores. Y es que la sisifemia laboral puede convertirse en una carga abrumadora para los empleados, afectando no solo su desempeño en el trabajo, sino también su salud y bienestar general.

Para ayudar en el proceso, el equipo de psicólogos expertos de ifeel ha diseñado un manual, especialmente pensado para ayudar a los responsables de Recursos Humanos a detectar el estrés laboral en sus empleados, y las claves para enfrentar esta situación.

Cuando se detecta que algún miembro del equipo está atravesando esta situación, los managers o líderes pueden comenzar a implementar las siguientes estrategias, que tienen como objetivo garantizar el bienestar de los empleados y mantener un entorno de trabajo saludable:

1. Fomentar la seguridad psicológica en el trabajo:

Para combatir la sisifemia laboral, los líderes deben asegurarse de fomentar espacios de comunicación abierta y respeto. Para ello, resulta crucial la creación de un entorno donde los empleados se sientan cómodos compartiendo sus preocupaciones y límites, y así no sientan miedo de cometer errores por temor a ser humillados. De esta forma, el establecimiento de canales de comunicación efectivos para que los trabajadores puedan expresar sus necesidades y recibir apoyo al momento de resolver conflictos laborales.

Desde ifeel, hemos diseñado este recurso con consejos prácticos que podrás implementar para fomentar la seguridad psicológica en el trabajo.

2. Evaluar y redefinir las cargas de trabajo:

En muchas ocasiones, la sisifemia laboral resulta de una mala distribución de las tareas, en las que se le asigna mucha responsabilidad a una sola persona, o por periodos cortos de tiempo, lo cual puede causar que esta se abrume por el temor de no cumplir con los plazos. Por ende, resulta vital revisar y ajustar las asignaciones de trabajo para garantizar una distribución equitativa y realista. Para ello, se pueden implementar sistemas de monitoreo que le permitan a los líderes la identificación de las señales tempranas de sisifemia y así tomar medidas preventivas.

sisifemia laboral

3. Ofrecer flexibilidad laboral:

Hoy en día, sabemos que la satisfacción laboral no se obtiene solo a través de la parte monetaria, sino que contar con políticas o beneficios que les permitan a los empleados adaptar el trabajo a sus necesidades, forma parte del llamado salario emocional, que juega un papel importante en los niveles de bienestar laboral experimentados por la plantilla. Por esta razón, al introducir políticas que le permitan a los empleados flexibilidad en cuanto a horarios y lugares de trabajo, puede ayudarlos a establecer un equilibrio adecuado entre trabajo y vida personal, combatiendo así la sisifemia laboral.

4. Proporcionar recursos para el desarrollo profesional:

En línea con el punto anterior, el ofrecer oportunidades de desarrollo que permitan a los empleados expandir sus habilidades y roles, puede ayudar no solo incrementar sus capacidades, sino también puede incentivar la rotación de tareas para evitar la monotonía y el agotamiento asociados con la sisifemia laboral. Adicionalmente, el aprender nuevas habilidades y estrategias en diferentes ámbitos, puede ayudar a fortalecer la sensación de empoderamiento en el trabajo.

5. Monitorear la salud mental del personal:

Los líderes y managers tienen una responsabilidad crucial desde sus puestos de trabajo, que está relacionada con el aprender a detectar problemas de salud mental en los empleados. Esto es así, debido a que puede que a muchas personas se les dificulte pedir ayuda en el trabajo, por temor a los estigmas o ser rechazados. Por esta razón, implementar programas de psicoeducación en el lugar de trabajo puede ayudar a fomentar un entorno donde los empleados se sientan cómodos hablando de su salud mental, y así aumentar la probabilidad de buscar ayuda si lo necesitan

6. Implementar programas de bienestar mental:

Además de ofrecer servicios de psicoeducación para aumentar la conversación sobre el tema, el ofrecer servicios de asesoramiento y apoyo psicológico para los empleados que enfrentan cualquier situación que ponga en riesgo su salud mental, resulta clave para combatir la sisifemia laboral. Las empresas pueden servir como puente entre los empleados y los servicios de ayuda, al contratar soluciones de bienestar mental en los que se le brinde a la plantilla, esos espacios en los que el empleado pueda pedir ayuda cuando la necesite.

7. Promover una cultura de reconocimiento:

Si partimos de la base en la que se entiende la sisifemia laboral como esa sensación constante en la que los esfuerzos nunca son suficientes, una buena forma de combatirla es a través del reconocimiento continuo de los pequeños logros o esfuerzos de los empleados. Para ello, existen diferentes estrategias que se pueden implementar, como por ejemplo el establecimiento de programas de recompensas que valoren la calidad del trabajo y no solo la cantidad; así como la aplicación de reconocimientos verbales que motiven a la persona durante la cotidianidad.

8. Facilitar entrenamientos en gestión del tiempo:

Dentro de la gama de habilidades que resultan cruciales para cumplir con las responsabilidades laborales, la correcta gestión del tiempo es una de las más importantes. Por ello, los líderes y managers pueden brindar capacitaciones en este ámbito, que le permitan a los empleados aprender no solo a manejar su tiempo adecuadamente, sino también a priorizar tareas y trabajar de manera más eficiente. En muchas ocasiones, estos entrenamientos también pueden incluir estrategias para el establecimiento de límites y así evitar la sobrecarga característica de la sisifemia laboral.

sisifemia laboral

9. Establecer políticas de desconexión:

Siguiendo esta línea, una correcta gestión del tiempo en el trabajo implica saber cuándo es el momento de desconectar del mismo, bien sea porque la jornada laboral terminó, o debido a vacaciones o bajas de cualquier índole. Por esta razón, desde los roles de liderazgo resulta clave definir políticas que limiten la comunicación laboral fuera de las horas de trabajo, de manera que le permita a los trabajadores desconectar durante los períodos de descanso y vacaciones, promoviendo la importancia del equilibrio entre la vida laboral y profesional. 

10. Crear un entorno de trabajo inclusivo:

Uno de los puntos más importantes para combatir la sisifemia laboral es asegurar que todos los empleados, independientemente de su nivel jerárquico, sientan que sus necesidades son reconocidas y respetadas dentro del lugar de trabajo. Para ello, resulta clave fomentar la diversidad y la inclusión para garantizar un ambiente laboral equitativo, en el que todos se sientan capaces de pedir ayuda cuando lo necesiten.

Apostar por el bienestar mental en las empresas

Desde ifeel, sabemos que apoyar a los empleados que enfrentan la sisifemia laboral implica un enfoque holístico que abarque políticas organizacionales, cultura laboral, liderazgo transformacional y programas de bienestar. 

Por esta razón, ifeel cuenta con un programa de salud mental para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos con el objetivo de ayudar a las compañías a colocar el cuidado de la salud psicológica de sus empleados en el centro de su cultura empresarial

New call-to-action

Gracias a esta colaboración, las personas que están al frente de los departamentos de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos para sacar el máximo partido de sus equipos y cuidar mejor del bienestar psicológico de las personas que los integran. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre la sisifemia laboral te haya resultado interesante, y te invitamos a leer nuestro blog acerca de los KPIS en Recursos más importantes. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar mental para empresas, solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

  • Nueva llamada a la acción
  • Te puede interesar