programas de salud mental para empresas

¿Cómo aplicar programas de salud mental para empresas?

Los programas de salud mental para empresas son una de las herramientas más utilizadas en la actualidad por las organizaciones en general y, en particular, por aquellas que desean poner la productividad que generan en una sintonía constructiva con el bienestar psicológico de sus empleados. En este post te hablamos de cuáles son las fases básicas que una empresa debe seguir para poner en marcha una estrategia de este tipo. 

Qué son los programas de salud mental para empresas

Explicado de una manera bastante básica, los programas de salud mental para empresas son la expresión concreta (sobre el papel) de la estrategia que una corporación tiene para proteger el bienestar psicológico de las personas que forman parte de su equipo. Como no puede ser de otra manera, los programas de salud mental para empresas se preocupan por detectar cuáles son los principales factores de riesgo psicosocial a los que está expuesta su plantilla, así como los principales recursos protectores con los que ya cuentan esas personas. 

De ese modo, es posible identificar los riesgos antes de que aparezcan o antes de que los posibles daños se agraven, llevando a cabo una labor de prevención a varios niveles. Cuando una empresa conoce bien lo que funciona y también los recursos personales, relacionales y organizacionales con los que cuentan sus empleados está en un punto muy favorable no solo para mantener esos recursos sino para ampliarlos. 

programas de salud mental para empresas

De este modo, para maximizar su eficacia y su eficiencia, es importante que los programas de salud mental para empresas cuenten con estos dos pilares fundamentales en su estructura, que además van estrechamente entrelazados. Por un lado, la prevención primaria, secundaria y terciaria de los riesgos psicosociales más previsibles. En segundo lugar, el abordaje precoz de los problemas cuando se detecta que han aparecido. 

ifeel online therapy


Ventajas de los programas de salud mental para empresas

Las ventajas y los beneficios que los programas de salud mental para empresas pueden aportar a las compañías que los ponen en marcha son muy diversos y están sobre todo en función de tres factores. En primer lugar, la calidad de la planificación de ese programa, así como la eficiencia en su implementación. En segundo lugar, las características de la empresa, es decir, sus recursos materiales y, por supuesto, las necesidades y características particulares de las personas que forman parte de la plantilla.

En tercer lugar, no debemos olvidar la influencia de circunstancias ambientales que vayan surgiendo sobre la marcha (crisis económicas, acciones de la competencia, vaivenes del mercado laboral en función del calendario, etc.) que pueden influir para bien o para mal en los resultados obtenidos de la aplicación de los programas de salud mental para empresas. 

En cualquier caso, dentro de la diversidad de beneficios que cabe  esperar, es posible resumirlos todos en uno general: los programas de salud mental para empresas son útiles para las compañías que los ponen en marcha porque mejoran notablemente la experiencia del empleado que perciben los miembros de la plantilla, a través del aumento o mejora de la motivación, el descanso, la cohesión del equipo y el compromiso de los trabajadores con la compañía. 

calendario de bienestar laboral

Fases en la creación de programas de salud mental para empresas

1. Prospección de necesidades

La primera tentación de una organización inexperta a la hora de implementar programas de salud mental para empresas es, como se dice en el lenguaje coloquial, empezar la casa por el tejado. Esto quiere decir que toma decisiones o aplica medidas orientadas a mejorar el bienestar psicológico de sus trabajadores sin haber indagado primero cuáles son las características y necesidades particulares de esos trabajadores, sin haber utilizado ninguna encuesta para medir el clima laboral y sin tener en cuenta el nivel de coherencia de lo que hace con la situación actual de la empresa o su cultura corporativa. Para evitar esto, mejor empezar por el principio: primero averiguar qué necesitan los trabajadores para mejorar su salud mental y luego dárselo, no al revés.  

2. Prospección de recursos

A la hora de poner en marcha programas de salud mental para empresas podemos decir lo mismo sobre la prospección de recursos que hemos dicho en el apartado anterior sobre la prospección de necesidades. De este modo, está muy bien que una compañía tenga nobles deseos y grandes aspiraciones a la hora de plantearse cuidar del bienestar psicológico de sus trabajadores, pero si luego esos deseos son irrealizables quizá no tiene sentido plantearlos ni prometerlos, sino que conviene más bajar un poco las aspiraciones e ir a lo seguro. Por tanto, antes de tomar decisiones y luego tener que recular, las empresas deben calibrar adecuadamente los recursos humanos y materiales con los que cuentan para poner en marcha programas destinados a potenciar la salud mental de las personas. 

encuesta clima laboral

3. Planificación de acuerdo a la recogida de información

Una vez que los responsables de llevar a cabo los programas de salud mental para empresas han indagado suficientemente bien en cuanto a las necesidades del equipo y los recursos con los que cuenta la compañía para responder a ellas, llega el siguiente paso. Ordenar la información recogida, interpretarla adecuadamente, sistematizarla en una serie de decisiones ordenadas y coherentes, plantear una serie de objetivos realistas así como las acciones concretas necesarias para alcanzarlos y, por supuesto, una calendarización suficiente para la implementación del programa y para su evaluación continua. 

4. Implementación de prueba piloto

Si las compañías están muy seguras de sí mismas pueden permitirse un alto grado de ambición en cuanto a la envergadura de los programas de salud mental para empresas que ponen en marcha. Es legítimo. Otro enfoque, especialmente cuando existe un nivel mayor de precariedad y se quiere ser más cauteloso, es plantear un programa macro pero empezar a aplicarlo con una prueba piloto: una especie de versión en miniatura del programa macro en cuanto a los objetivos, los plazos, los beneficiarios o las medidas a tomar. Esto generará una inversión más asumible y será más fácil de evaluar de cara a tomar decisiones sobre la puesta en marcha del programa en toda su complejidad si se llega a ese punto. 

5. Evaluación de los resultados

La evaluación de los programas de salud mental para empresas debe ser una medida transversal a todo el proceso. Es decir, debe ser una evaluación continua, para poder ir detectando sobre la marcha los posibles errores de implementación que se produzcan y también ir conociendo en cada fase del proceso los resultados que este va arrojando. Al final se hace una evaluación más completa, que incluye las conclusiones generales sobre la puesta en marcha del programa, y se redactan de manera fácil

6. Devolución de la información a los miembros del equipo

Es importante que la organización entienda que los programas de salud mental para empresas no son algo que se hace solo para el equipo sino, sobre todo, algo que se hace con el equipo. Por eso es importante que los miembros de la plantilla no sean meros receptores pasivos de las medias con las que su empresa quiera beneficiarlos sino que se sientan partícipes activos en todas las fases del proceso, incluyendo las conclusiones que se extraen tras evaluar los resultados de su implementación. 

7. Planificación del nuevo programa de salud mental

Tanto si lo que se ha puesto en marcha ha sido una prueba piloto de los diferentes programas de salud mental para empresas que se barajaron o bien se ha aplicado el programa completo, la necesidad de seguir cuidado de manera estructurada del bienestar psicológico de los trabajadores seguirá presente. Por tanto, el punto de partida será lo ya realizado y deberá servir para prorrogar o activar el programa incorporando las mejoras que se hayan detectado como pendientes y manteniendo aquellos puntos que hayan demostrado ser eficaces para el cumplimiento de los objetivos. 

programas de salud mental para empresas

Bienestar emocional para empresas

En ifeel trabajamos para ayudar a las empresas que cuiden de sus trabajadores de la manera más cómoda, accesible y eficaz posible. Para lograrlo, nuestro equipo de psicólogos especializados en bienestar laboral ha creado un programa de bienestar emocional para empresas

Implementando esta colaboración, los responsables de recursos humanos de tu empresa pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo mejorar el bienestar psicológico de sus equipos. Además, este programa ofrece a los empleados un servicio 360º de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Prueba ahora nuestro programa para que puedas comprobar todas sus ventajas.

Visita nuestra sección de Recursos. Allí encontrarás mucho contenido que os va a gustar: Podcast, Guías para Recursos Humanos o Entrevistas con cargos importantes de RRHH. Además, disponemos de una Plantilla de Factores de Riesgo Psicosocial, utilízala para cumplir con los requisitos de la Inspección de Trabajo.

¿Crees que este post sobre los programas de salud mental para empresas es interesante para ayudaros y quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas? Solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar