¿En qué debes fijarte para mejorar tu conciliación familiar?

conciliación familiar

Cuando hablamos de conciliación familiar o, lo que es lo mismo, sobre el reto de conciliar diferentes aspectos de nuestra vida con nuestra rutina familiar, aparece una tendencia al desánimo. ¿Es tan difícil? ¿Es imposible? ¿Por qué no lo logro? 

apoyo emocional para empresas

En este artículo queremos hablarte sobre la importancia que tiene la conciliación familiar y sobre los factores fundamentales que influyen en ella. 

Conciliación familiar: ¿un imposible?

Por desgracia, para algunas personas sí. Y no siempre por una incapacidad suya para organizarse sino porque, al margen de cuestiones personales, a veces trabajan en empresas que aún no han entendido la importancia de la conciliación laboral y familiar para el bienestar de la compañía. 

La buena noticia es que cada vez más empresas van asumiendo como propia la necesidad de conciliación familiar que, legítimamente, tienen los miembros de sus plantillas. Se trata de un movimiento corporativo que va de la mano de una toma de responsabilidad individual: cada vez más personas dan el valor que merece a la conciliación laboral y familiar y se preocupan por adquirir mejores herramientas para lograrla. 

Conciliar: un proceso más que un resultado

Encontrar un punto medio para que lo personal y lo profesional convivan bien es un proceso permanente. En otras palabras, perfeccionar el arte de la conciliación familiar es un reto que nunca acaba de responderse del todo y esto tiene que ver con el hecho de que nuestras vidas son dinámicas porque lo son las facetas que las componen. Nuestro ocio cambia, nuestras estructuras familiares cambian, nuestros intereses cambian, igual que cambian las tareas y responsabilidades a las que debemos hacer frente en nuestros puestos de trabajo.

Por eso siempre debemos prestar atención al mantenimiento de buenos hábitos de conciliación familiar que hayamos conseguido incorporar a nuestra rutina. También debemos entrenar la asertividad suficiente para poner límites a los factores que desestabilicen esa conciliación. Pueden ser demandas externas (los demás quieren más), temores internos (si no me implico más en mi trabajo nunca podré progresar) o viejas inercias (yo puedo con todo, entre el trabajo y lo personal siempre puedo sacrificar lo personal). 

Todo este ruido está ahí, reaparece cuando dejamos de ser firmes en nuestras nuevas prioridades y pone en peligro los avances que logramos hacer en nuestra conciliación laboral y familiar, generando desequilibrios nocivos para nuestro bienestar psicológico. 

conciliación familiar

¿Qué es la conciliación familiar?

El concepto de conciliación hace referencia a la existencia de un conflicto pendiente de ser resuelto. Los trabajadores experimentamos dos intereses vitales que chocan, que no se armonizan entre sí de manera espontánea, sino que necesitan que la relación entre ellos se moldee deliberadamente para que uno no fagocite al otro. 

Por un lado está el deseo -y la necesidad- de rendir al máximo de nuestras capacidades en nuestro trabajo, con el mayor bienestar posible y sin cerrar puertas de manera innecesaria a ninguna posible promoción o mejora de nuestras oportunidades laborales. 

Por otro lado, no podemos olvidar la otra fuerza en conflicto: para tener salud mental necesitamos ocuparnos de otros asuntos, descansar, dedicar tiempo a nuestro ocio. También, por supuesto, debemos atender como se merecen a todas aquellas personas que forman parte de nuestra vida fuera de la oficina: nuestros amigos y familiares, particularmente si tenemos hijos u otras personas a nuestro cargo que también necesitan y merecen toda nuestra energía. 

3 ejes para mejorar tu conciliación familiar

1. Las causas de la ausencia de conciliación suficiente

No podemos solucionar un problema si no averiguamos qué circunstancias lo están causando. Por eso debemos preguntarnos: ¿qué está generando ese desequilibrio entre las diferentes facetas de nuestra vida? 

Dentro de las causas, debemos observar también qué refuerza el problema, es decir, los factores que mantienen la ausencia de conciliación. A veces es difícil distinguirlos de las causas primeras, pero establecer este matiz entre lo que origina el problema y lo que lo mantiene en el tiempo ayuda a algunas personas a observarlo con mayor profundidad. 

Entre las causas y mantenedores de la falta de conciliación podemos observar un gran número de ejemplos: la falta de asertividad para decir que no a ciertas tareas, la incapacidad de algunas familias para organizarse de manera equitativa, la necesidad de ganar mucho dinero para atender a los muchos gastos adquiridos, las exigencias reales e imaginarias del puesto de trabajo, la ambición de llegar a todo y brillar aun a costa de nuestro bienestar…

2. El margen de acción como trabajadores

Si queremos mejorar nuestra conciliación laboral y familiar debemos plantearnos objetivos y, sobre todo, asumir que conciliar diferentes necesidades en conflicto implica cambios internos y externos en nosotros (modificar pensamientos, aguantar la tensión de no seguir nuestra inercia, cambiar conductas, hábitos y rutinas) pero también en los sistemas a los que pertenecemos: la familia y el trabajo, fundamentalmente. 

Para observar nuestro margen de acción como trabajadores a la hora de mejorar nuestra conciliación familiar debemos contar con la otra parte: quizá mi jefe tiene que abrirse a la idea de modificar nuestra metodología de trabajo, o mi pareja tiene que ceder parte de su tiempo para que yo pueda reordenar mis prioridades. 

3. La responsabilidad de la empresa

Es importante que la empresa entienda las diversas necesidades de sus trabajadores si quiere funcionar de manera óptima. Una de esas necesidades es la de vivir bien, de manera ordenada, sin la sensación de que “llegar a todo” solo pasa por el camino de acabar exhaustos. Porque llegar a todo exhaustos puede ser llegar, pero no es llegar bien

Es cierto que hay personas que no ven un problema en la falta de conciliación o que, directamente, no perciben que no puedan conciliar incluso aunque dediquen la mayor parte de su energía a su trabajo. Sin embargo, otras muchas personas sí ven perjudicado su bienestar psicológico por percibir que las demandas de su profesión no son compatibles con las demandas de su vida personal, familiar o social. 

En este sentido, la conciliación laboral y familiar debe observarse desde un punto de partida: la conciliación laboral y familiar no es una moda o un capricho, tampoco es un fin en sí mismo, sino un medio para lograr otra conciliación diferente: aquella que permite que haya un buen diálogo entre el bienestar físico y psicológico de los trabajadores y su nivel de productividad o rendimiento

conciliación familiar

Generar empresas que valoren la conciliación familiar

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos con un objetivo principal: ayudar a las compañías a colocar la salud de los empleados en el centro de su estrategia para potenciar una productividad sostenible.  

Gracias a esta colaboración, las personas que están al frente de los departamentos de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo tomar buenas decisiones en una empresa para sacar el máximo partido de los equipos que tienen a su cargo y cuidar mejor del bienestar psicológico de las personas que los integran. 

Por otro lado, este programa ofrece a los empleados un servicio holístico de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Este servicio incluye, si lo requieren, la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre la conciliación familiar te haya resultado interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible. 

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar