Cómo organizarse en el teletrabajo cuidando la salud mental

Compártenos en tus redes:

La posibilidad de trabajar desde casa te pone ante el desafío de ser eficiente en el teletrabajo. Como sabes, este formato ha supuesto una enorme ventaja desde el inicio de la pandemia de coronavirus. De la noche a la mañana aparecieron nuevas necesidades personales y empresariales y poder trabajar en remoto ha permitido que muchas empresas no solo hayan sobrevivido sino, en muchos casos, aumentado su productividad

Sin embargo, la vida no es perfecta y fenómenos como el teletrabajo tienen una cara oculta que no conviene descuidar: sus posibles efectos tóxicos en la salud mental de los trabajadores cuando se prolonga mucho en el tiempo o va acompañado de otros estresores. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Proteger el bienestar psicológico de los equipos a la hora de organizarse en el teletrabajo no es solo una obligación de cualquier empresa sino que debe ser considerada como una necesidad a nivel corporativo en complicidad con las habilidades para ello que cada trabajador sea capaz de desarrollar. Veámoslo con más detalle.  

Cómo organizar tu teletrabajo

Algunas personas pueden elegir entre teletrabajar o desplazarse a la oficina, mientras que a otras el teletrabajo se les impone sin que puedan decidir. No hay por qué pensar que estas últimas se verán más perjudicadas a nivel psicológico que las que tienen la otra opción: muchas acaban descubriendo que la idea del teletrabajo tiene más ventajas que inconvenientes

cómo organizarse en el teletrabajo

Normalmente, a la hora de resolver la cuestión de cómo organizarse en el teletrabajo, la cuestión está en que haya un correcto equilibrio entre pros y contras: rara vez una metodología es perfecta, todo ventajas. Si hay equilibrio la salud mental no se resentirá. Sin embargo, si con el teletrabajo impuesto lo que hace la persona es confirmar desventajas importantes entonces el impacto tenderá a ser mayor, por la sensación de enfado o frustración que esto le puede generar. 

Lo mismo ocurre con quienes deseaban intensamente trabajar desde casa. Que alguien deseara, a priori, teletrabajar y lleve meses haciéndolo no asegura que eso no vaya a tener una consecuencia negativa importante en su salud mental. De repente (o al cabo del tiempo) ese individuo puede comprobar que lo que al principio parecía una solución óptima y una fuente de comodidad acaba generando un efecto nocivo del que desea desembarazarse. 

Cuando el teletrabajo nos impide desconectar

Uno de los riesgos del teletrabajo es que se desdibujan las fronteras entre la oficina y la casa, así como las que dividen el tiempo de trabajo del tiempo personal. Si estos límites no están claros las personas tienden a trabajar más horas que en la oficina y viven con la sensación de que lo profesional invade lo doméstico y viceversa

Cuando esta situación se prolonga puede aparecer el famoso síndrome de trabajador quemado (burnout), caracterizado por estrés (saturación), ansiedad (activación fisiológica demasiado elevada, acompañada de un estado de ánimo negativo), falta de motivación, percepción del trabajo como algo aversivo, etc. 

Una vez más, la salud mental requiere que se den diferentes equilibrios: esfuerzos-descansos, renuncias-compensaciones, vida personal-vida profesional, tensión-relajación… Si continuamente se dan desequilibrios en la cuestión de cómo organizarse en el teletrabajo, sino que lo que hay es un caos en el que el trabajo nos come y lo ocupa todo, entonces la salud mental se resiente. 

La empresa puede cuidar de la salud psicológica

Lo óptimo en las situaciones que hemos descrito es la prevención, dado que es lo más eficiente a nivel de salud y también a nivel organizacional. Cualquier empresa necesita invertir en la salud mental de sus trabajadores para luego no resentirse económicamente cuando la productividad descienda. Y la productividad desciende debido a la desorganización, la desmotivación o, en el peor de los casos, las bajas médicas por problemas de salud mental, como los cuadros depresivos y ansiosos. 

Lamentablemente, en el mundo real de las empresas reales no siempre llegamos a tiempo para la prevención. Lo importante es darse cuenta y tomar las medidas adecuadas para que, tanto si la plantilla teletrabaja como si no, el funcionamiento de la compañía no sea un problema para su bienestar psicológico. Al contrario: a ser posible, la empresa debe ser un factor que lo proteja. 

Para ayudaros a conseguirlo, ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional especialmente orientado a empresas. A través de este programa la compañía puede ofrecer a sus empleados la posibilidad de realizar terapia online de manera cómoda y ajustada a sus necesidades, simplemente usando nuestra app y accediendo a los diferentes recursos que ofrece nuestra plataforma de psicología online, a través de la cual atendemos a cientos de pacientes cada día, en los cinco continentes. 

Además, este programa para empresas incluye un servicio de asesoramiento continuado para los responsables de recursos humanos. Gracias a este apoyo, el clima laboral de vuestra compañía puede mejorar notablemente y siempre podrás incorporarlo como una de las ventajas más importantes de trabajar con vosotros.

cómo organizarse en el teletrabajo

Las empresas tienen el legítimo interés de ser productivas y competitivas y responder adecuadamente al desafío de cómo organizarse en el teletrabajo puede ser un medio para ello. Sin embargo, esto no va a suceder si no va acompañado del necesario cuidado de la salud mental de los trabajadores. Si detectas que en tu empresa hay todavía importantes lagunas que cubrir al respecto no lo dudes y toma una decisión ejecutiva que puede ser trascendental para vuestro futuro: ponte en manos de profesionales y vamos a cuidarnos.  

Descubre nuestro programa de apoyo emocional a medida para empresas.

Solicitar Demo

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.