desgaste por empatía

El peligro del desgaste por empatía

El llamado desgaste por empatía podría definirse, entre otras maneras, como la sensación de insatisfacción y agotamiento psicológico derivados de no acabar nunca de satisfacer las necesidades de los demás. Quien lo padece percibe que debe llegar a un objetivo: ser suficiente para solucionar el problema del otro. Esto puede llegar a inundarle psicológicamente y, por tanto, no es bueno para su bienestar. En este post te hablamos de ello.

¿Qué es el desgaste por empatía?

Es un riesgo asociado a algunas profesiones que, por definición, se basan no solo en el cuidado del otro sino que están estrictamente orientadas al alivio de su malestar o sufrimiento. El ejemplo paradigmático de esto serían las profesiones sanitarias, aunque también puede darse en contextos externos al trabajo: las relaciones familiares, de amistad o de pareja. 

desgaste por empatía

El problema está en la intensidad

El punto clave para determinar hasta qué punto es problemático se encuentra en el factor intensidad. Ocuparse de otras personas y ayudarlas desde una compasión o preocupación coherentes con lo que les ocurre no es malo en sí mismo. Por el contrario, es imprescindible para que el mundo funcione y no vivamos en una jungla desalmada donde nadie hace nada por nadie. 

El problema aparece cuando nos volcamos sistemáticamente en ayudar a las personas de nuestro entorno, haciéndonos cargo de una manera muy intensa de la solución de sus problemas, de la gestión de los cuidados que necesitan y de su bienestar físico y psicológico. De este modo, asumimos una responsabilidad excesiva sobre ello que acaba sobrecargándonos

apoyo emocional para empresas

Cuando hablamos de responsabilidad hablamos, literalmente, de responder, de poner en marcha conductas concretas dirigidas a conseguir y organizar el bienestar del otro, además de reaccionar en nuestra mente y nuestras emociones ante sus necesidades. Y responder a ese nivel (es decir, posicionándonos sistemáticamente como los guardadores habituales de una o varias personas) puede resultar estresante, ya que nadie tiene la capacidad para ocuparse de otras personas tan intensamente. 

El exceso de empatía

La empatía es la capacidad que una persona tiene para identificar las necesidades psicológicas de otra y responder a ellas en la medida de sus posibilidades. Es un mecanismo esencial para la convivencia y es tan importante para nuestra supervivencia que siempre valoramos enormemente la empatía de los demás y acusamos mucho su ausencia. 

El desgaste por empatía tiene que ver con un exceso sistemático en nuestra respuesta, que tiene que ver con un exceso en la atribución que nos hacemos de la responsabilidad sobre el bienestar del otro. Así, el importante siempre es él/ella y nuestras necesidades quedan en un segundo plano, postergadas o invisibilizadas

calendario de bienestar laboral

Invisibilizadas no solo por su parte, ya que esa persona está enfocada en las suyas y no ve las nuestras. También invisibilizada por nuestra parte: en cierto sentido, todo el camino que recorremos en la dirección de ocuparnos de alguien (cuidarle, solucionar sus problemas, gestionar sus asuntos) no lo estamos recorriendo en la dirección de ocuparnos de nuestros propios asuntos, preocupaciones o responsabilidades, que quedan fuera de nuestro foco de atención. 

Estrés: no podemos llegar a todo

Por tanto, puede darse el caso de que, además de sentir que al ocuparme de aliviar el malestar el otro, “no llego” a lo mío: me dejo cosas sin hacer, no estoy al cien por cien en lo que tengo que estar, me siento frustrado y demasiado exigido por las necesidades del otro y por cómo responder a ellas me quita tiempo y energía para responder a las mías. 

Probablemente, todo eso va acompañado de una mezcla de enfado con el otro y conmigo y un cierto sentimiento de culpabilidad precisamente por enfadarme o quejarme de esta manera, habida cuenta de lo mal que está el otro y de lo necesitado que está de que alguien se ocupe de él. Por ejemplo, yo. 

¿Cómo llegamos al desgaste por empatía?

Es un aprendizaje. De alguna manera y sin darme mucha cuenta, a lo largo de mi vida he aprendido a posicionarme en el papel de cuidador/responsable principal de las personas que me rodean. Aprendo a ser esa persona disponible, que ayuda, que es apañada e inteligente y no solo sabe resolver problemas sino que, además, tiene la generosidad y la disponibilidad enormes de prestarse a atender las necesidades de las personas a las que quiere, independientemente del grado de autonomía que tengan estas. 

A veces aprendemos estos roles de manera progresiva e inconsciente: es lo que vemos en casa y lo incorporamos por imitación, o es lo que nos han inculcado que está bien hacer, los valores que nos transmitieron las personas que tuvieron especial relevancia en nuestra educación. 

En otras ocasiones, este proceso no es tan inconsciente y está influido por hechos particulares de nuestra biografía que nos marcaron de manera especial y que nos hicieron llegar a la conclusión de que debíamos responsabilizarnos de cuidar a los demás. Nos vimos en la obligación de hacerlo y empezamos a recibir por ello refuerzos positivos y validaciones que facilitaron que esta manera de reaccionar ante las necesidades de los demás se instalara férreamente en nuestro repertorio emocional, cognitivo y conductual. 

desgaste por empatía

Desgaste por empatía en el trabajo

Hay muchas maneras en que esto se manifiesta en las diferentes relaciones de la persona que padece este desgaste por empatía (que no es sino un desgaste por exceso de empatía o por una empatía no siempre bien entendida). 

También se puede trasladar al ámbito laboral, incluso de maneras indirectas. Podemos apreciarlo en personas que tienden a acaparar responsabilidades, que tienen dificultades para delegar o que gastan demasiada energía en atender las peticiones de ayuda de sus compañeros (incluso a riesgo de descuidar sus propias responsabilidades). 

También pueden ser personas que, literalmente, se echan ellas solas al hombro el bienestar de todos, el cumplimiento de objetivos y el éxito de la misión que se ha propuesto la compañía. Esto, a corto plazo, puede resultar muy eficaz para algunos compañeros y para el equipo en su conjunto. Sin embargo, no es sostenible para la persona, cuyo desgaste por empatía acabará convirtiéndose en un cuadro de burnout que empeorará claramente su rendimiento y su experiencia a lo largo de su ciclo de vida como empleado.

Programa de bienestar emocional para empresas

En ifeel conocemos bien los problemas que un exceso de empatía pueden generar en el bienestar psicológico de las personas, fuera y dentro del trabajo. Por eso, nuestro equipo de psicólogos expertos en bienestar laboral ha creado un programa de bienestar emocional para empresas, que puede ayudaros a mejorar ciertas disfunciones que aparecen cuando un exceso de implicación con las personas y el trabajo se vuelven en nuestra contra.  

En nuestra sección de Recursos encontrarás material valioso, como Podcast, Guías para Recursos Humanos o Entrevistas con cargos importantes de RRHH. Además, tenemos una Plantilla de Factores de Riesgo Psicosocial, que puedes utilizar para cumplir con los requisitos de la Inspección de Trabajo.  

Con nuestro programa de bienestar emocional, los managers de recursos humanos de tu empresa recibirán asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo mejorar el bienestar psicológico de sus equipos. Además, este programa ofrece a los empleados un servicio 360º de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre el desgaste por empatía te haya resultado interesante. No dejes de consultar también este artículo sobre el estigma asociado a la salud mental. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar