¿Cómo hacer que un equipo de trabajo avance?

Contenidos:

No existen recetas mágicas para potenciar el avance de un equipo de trabajo. Sin embargo, cualquier equipo de trabajo hace más por su supervivencia y su éxito si cultiva una serie de actitudes compartidas que si funciona como una acumulación de personas que no trabajan de manera coordinada. 

apoyo emocional para empresas

A continuación explicamos algunas de esas cualidades. 

Cualidades que hacen que un equipo de trabajo avance

1. Confianza

Por muy independientes o autónomos que queramos ser, los seres humanos no podemos funcionar por libre al 100%. Tampoco en lo laboral. Por eso, para que un equipo de trabajo pueda avanzar de una manera saludable tenemos que ser capaces de generar entre todos un clima de confianza. Es lo que ocurre cuando no consideramos a los compañeros como una amenaza y es uno de los motores más poderosos de la colaboración. La confianza nos permite abrirnos a los demás, es decir, es lo que permite que su mundo interno nos impacte y que el nuestro también llegue hasta ellos. La confianza es la apertura a influirnos mutuamente dentro de un marco de seguridad.

como hacer que un equipo de trabajo avance

2. Generosidad

Es la consecuencia inevitable de la confianza. Si en un equipo de trabajo solo nos centramos en nuestro propio interés (destacar yo, vencer yo, crecer yo) es probable que destaquemos, venzamos y crezcamos en cierta medida. Sin embargo, es más probable que lo consigamos si, de alguna manera, contribuimos al crecimiento de nuestros compañeros, es decir, si trabajamos para que sea el equipo en su conjunto el que avance, no solo las individualidades.

Nadie pierde talento por compartir su talento con los demás, por eso todos debemos decidir si vamos a conformarnos con sumar las cualidades que juntemos entre todos o vamos a buscar maneras de cohesionar el equipo, combinando las cualidades de todos para que se multipliquen entre sí.

3. Escucha activa

Podemos estar muy seguros de nuestras ideas, pero es un error que nuestras certezas nos dejen aislados frente a lo que piensan, sienten, saben y necesitan nuestros compañeros de equipo. Muchas ideas muy malas pueden ser desechadas a tiempo gracias a las sugerencias ajenas. También pueden convertirse en planes perfectos tras pasar por una buena conversación. No nos limitemos a defender nuestros puntos de vista: escuchemos de manera asertiva e implicada lo que los demás también tiene que decirnos. 

4. Reflexión

Actuar hoy para estrangularnos mañana no tiene sentido. Una visión estratégica, capaz de entrenar la paciencia, que sabe acoger las pausas, los rodeos y los obstáculos es la que permite a los equipos trabajar hoy sin perder de vista el día siguiente. Pensemos juntos y démonos tiempo para reposar y repasar las ideas que vamos construyendo conjuntamente. Confiar en los procesos aceptando sus ritmos sin precipitarnos puede conducirnos a grandes resultados.

5. Cálculo de riesgos

Ese es el nombre técnico para lo que toda la vida se ha conocido como prudencia y responsabilidad. La prudencia es la actitud que nace de manejar el miedo adecuadamente. Debemos avanzar de manera calculada, no temeraria, conociendo adecuadamente nuestros recursos y no estirándolos más allá de lo que son capaces. La responsabilidad es la actitud que nos permite asumir las consecuencias de nuestros actos en base a decisiones suficientemente bien informadas.

Los procesos de reflexión que experimenta cualquier equipo de trabajo deben traducirse en algún tipo de decisión. Esto quiere decir que, en algún momento hay que atreverse a poner a prueba lo que está en nuestra mente. Aunque no somos adivinos, podemos anticipar hasta cierto punto qué es lo peor y lo mejor que puede pasar si seguimos adelante. Probemos. 

Aprender actitudes constructivas para avanzar

Ninguna de las cinco actitudes que hemos mencionado se genera por sí sola, pero cualquiera puede entrenarse si existe voluntad para ello. Los equipos que lo logran mejoran su productividad pero no lo hacen de cualquier manera: lo logran porque potencian su bienestar psicológico. 

como hacer que un equipo de trabajo avance

Ifeel ha creado un programa de bienestar emocional para empresas precisamente destinado a este objetivo. 

Este programa permite a los miembros de tu plantilla fomentar su salud mental a través de diferentes niveles: recursos basados en la Inteligencia artificial, soporte emocional por chat con uno de los psicólogos colegiados de la plataforma o terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. 

Además, los responsables de recursos humanos de tu empresa pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos para tener una percepción más ajustada del clima laboral de la compañía, calibrar la cohesión de los equipos y detectar factores de riesgo psicosocial para la productividad. De este modo, se protege la salud mental de los trabajadores a la vez que se crean las condiciones para que la productividad sea óptima. 

Contacta hoy mismo con nosotros y solicita más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas. Es una cuestión de actitud. 

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar