Efectos negativos del teletrabajo en la salud mental

Contenidos:

Aunque no sean muy visibles, los efectos negativos del teletrabajo están ahí y hay que prevenirlos. La reducción drástica de interacciones sociales cara a cara, sobre todo cuando al teletrabajo se le unió el confinamiento, puede hacer que la persona se instale poco a poco en una situación de aislamiento o soledad. 

apoyo emocional para empresas

Esto depende de la vulnerabilidad de cada individuo ante la ausencia de contactos presenciales o ante el descenso de estimulación al pasar la mayor parte de su tiempo en casa, sobre todo si está sola. Hay que tener en cuenta que es una situación que, aunque parezca que al principio no nos afecta en absoluto, puede ir llegando de manera insidiosa, afectando negativamente al estado de ánimo. 

Obviamente hay personas que disfrutan de la soledad física y del resto de ventajas del teletrabajo o de vivir sin compañía. O que, simplemente, están acostumbradas a vivir de esta manera y la pandemia no ha supuesto una alteración significativa en sus rutinas. 

linkedin sales navigator G xz2zH Z34 unsplash 1

Otras personas, en cambio, pueden apreciar esas ventajas durante un periodo de tiempo pero acabar experimentando, si la situación se prolonga, una sensación de encapsulamiento y soledad afectiva (no solo física) significativa. 

Si a esto le añadimos una rutina muy poco motivante que básicamente se reduce a trabajar, realizar los recados básicos y entregarse a los entretenimientos domésticos que cada uno encuentre, la cosa se complica. Acumular semanas sin el aporte imprescindible de la llamada “vida social” acaba pasando factura. 

Efectos negativos del teletrabajo

Prolongadas en el tiempo, ciertas medidas preventivas frente a la pandemia de Covid-19, basadas en la distancia física y la anulación del ocio externo al hogar, acaban generando en muchas personas un estado de ensimismamiento excesivo. Si no se compensa o interrumpe de alguna manera, va deteriorando la salud mental. 

Con la acumulación de los días y las semanas la persona puede verse más decaída pero también más tensa y malhumorada. Al disminuir sus interacciones sociales, su mundo interno se vuelve principalmente autorreferente, o egocéntrico. Esto la vuelve más rumiativa, es decir, con más presencia de pensamientos obsesivos, porque le falta el contrapunto de las conversaciones y encuentros interpersonales relativamente complejos (no cuatro frases por whatsapp) con otras personas. Y eso por no hablar del efecto en la salud mental de la ausencia prolongada de contacto físico, táctil.  

Crece la demanda de atención psicológica

Las consecuencias de la pandemia y del confinamiento han hecho que durante los últimos meses se hayan incrementado las consultas psicológicas, especialmente en la atención online. 

A menudo las personas que piden ayuda psicológica expresan desde el primer momento una sensación generalizada de agobio. Eso se concreta en crispación, ansiedad, decaimiento y saturación. Rascando un poco se descubre que hay un exceso de soledad y aislamiento, por ejemplo en el caso de personas que viven solas, teletrabajan y, a veces, están confinadas. Se trata de efectos negativos del teletrabajo.

También se observan problemas en inidividuos que no experimentan tan intensamente esa soledad, quizá porque viven con familiares, parejas o tienen niños que les movilizan mucho pero que, sin embargo, sienten que el teletrabajo les aporta unos inconvenientes que, meses después, ya no se compensan con las ventajas. 

Ir al trabajo en persona ocupa tiempo, dinero y energía. De hecho, para algunas personas es realmente estresante. No obstante, también nos hace movernos, ver la calle, relacionarnos con gente, caminar y cambiar de ambientes. Dependiendo de las necesidades y vulnerabilidades particulares de la persona, el teletrabajo la saturará o no, es decir, impactará de una manera u otra en su salud mental y se hará necesario que reciba ayuda profesional. Como empresa, esto nos poner por delante una serie de retos para el mundo digital.

Lamentablemente, no todas las personas se deciden por sí mismas a pedir esta ayuda psicológica e iniciar una terapia. A veces el problema es el tiempo, otras lo es el dinero y otras, simplemente, es que no se lo plantean. 

efectos negativos del teletrabajo

Esta situación puede acabar redundando en un empeoramiento de la salud mental de los trabajadores debido a las condiciones laborales (por ejemplo, el teletrabajo) y en un perjuicio económico para la empresa. Para evitarlo, las compañías tienen un papel activo, pero no están solas.

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional especialmente diseñado para ellas. Este programa está orientado a ofrecer un servicio de terapia online por chat o videollamada a los trabajadores de tu compañía, para que ni el tiempo ni el dinero sean un problema. También permite asesorar de manera continuada a los managers de los distintos departamentos para detectar posibles factores de riesgo en cuanto a la salud mental de los trabajadores y encontrar soluciones ajustadas a sus necesidades particulares. 

Puedes contactar hoy mismo con nosotros para que nos pongamos manos a la obra. En la salud mental en el trabajo hay muchas cosas que tienen solución, pero te aseguramos que es mucho mejor atajarlas antes de que haya que solucionarlas.

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar