Los tres niveles de la salud: biológico, psicológico y social

Compártenos en tus redes:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), «la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».

 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Es decir, para estar “completa”, la salud debe estar presente en tres niveles: el nivel biológico o físico; el nivel psicológico o mental y el nivel social o relacional.

 

Aunque esta definición es clara y lleva usándose bastante tiempo -la OMS la publicó en 1948- no ha sido una idea que siempre haya estado vigente. A lo largo de la historia, la concepción de la salud ha ido evolucionando hasta llegar a lo que entendemos hoy día.

 

De manera muy resumida, podría decirse que hemos pasado por varias fases. Entre algunas de ellas se encuentra el llamado reduccionismo biológico, en el que lo único a tener en cuenta para considerar si una persona estaba sana o no era su estado físico. Más tarde pasamos al dualismo, en el que cuerpo y mente (o alma) estaban presentes e interactuaban entre sí. Finalmente, llegamos al modelo bio-psico-social que establece la OMS.

 

Actualmente sabemos que los tres niveles de salud interactúan entre ellos y que esa influencia mutua puede afectar al estado de bienestar de la persona.

 

Salud física

 

Es la primera que nos viene a la mente cuando pensamos en salud. Examinamos cómo está nuestro cuerpo, si tenemos alguna enfermedad física, si nos duele la espalda o nos hemos resfriado.

 

La preocupación por el estado de nuestro cuerpo ha estado muy presente a lo largo de la historia. Con el paso de los años hemos visto cómo, cada vez más, el cuidado a nuestro cuerpo ha ido ganando importancia.

 

El desarrollo de la medicina ha proporcionado avances y descubrimientos que afectan a la forma en la que ahora entendemos los hábitos diarios. Por ejemplo, seguro que si preguntáis a vuestros abuelos o personas mayores, muchos de ellos dirán que empezaron a fumar cuando tenían 7 u 8 años, a modo de juego. Sin embargo, en la actualidad en España, está prohibido fumar dentro del ambiente laboral e, incluso, en bares y restaurantes. Además, las cajetillas se llenan de imágenes desagradables sobre las consecuencias que tiene el tabaquismo.

 

Vaya cambio, ¿no?

 

salud ifeel ifeelonline

 

También hay que decir que se ha puesto de moda llevar hábitos de vida saludables, cada día que pasa tenemos una nueva palabra para denominar estas tendencias saludables o “healthy”, los batidos y zumos “detox”, hacer deporte y ser un “runner”, entre otras muchas.

Está genial cuidar de nuestro cuerpo, por eso que dicen que es nuestro templo, pero… ¿qué pasa con el resto de niveles?

 

Salud social

 

A la hora de evaluar nuestra salud también se tiene muy en cuenta la importancia de tener una red social fuerte que sirva de apoyo en la vida diaria.

 

Tener buenos amigos y buenas relaciones familiares está siendo cada vez más importante. Si pensamos en cómo eran las cosas hace unos años quizá se nos vengan a la cabeza esos matrimonios que, una vez que se casaban, dejaban un lado la vida social, los amigos o la comunicación con otros familiares.

 

Sin embargo, a día de hoy, se promueve el mantenimiento de las amistades, se tenga pareja o no. También si eres madre o padre y quieres quedar con tus amigos: hazlo porque te va sentar muy bien. Es cierto, el apoyo social se considera uno de los factores predictores más potentes cuando se investiga sobre salud y longevidad.

 

salud ifeel ifeelonline

 

Por cierto, las redes sociales han ayudado mucho a esto. ¿Cuántos amigos tienes en Facebook? ¿Y seguidores en Instagram?

 

Parece que tenemos muy en cuenta la cantidad de conocidos que tenemos, parece que está de moda ser popular y contar con una amplia red social.

 

Qué bien que haya dos de los tres niveles de salud que estén tan de moda, aunque parece que hay uno que sigue un poco olvidado…

 

Salud mental

 

A nivel psicológico todos sabemos que tenemos que estar bien, pero, ¿qué significa realmente estar bien a nivel mental?

 

No significa no estar “loco”. Significa sentirse bien con uno mismo y reconocer los pensamientos y las emociones que no nos hacen bien.

salud ifeel ifeelonline

Por ejemplo, estar acostumbrados a ceder constantemente a las peticiones de las personas de nuestro alrededor puede hacernos pensar que nuestra opinión no se tiene en cuenta, que no es importante y, por ende, que nosotros tenemos menos valor que el resto.

 

Sentirnos tristes a diario o desmotivados, tampoco parece muy sano, ¿no?

Recuerda que las emociones, sean agradables o desagradables, son adaptativas. La tristeza o el miedo nos ayudan en determinados momentos a sobrevivir e, incluso, a vivir mejor.

 

Sin embargo, si estas emociones se mantienen muy presentes en nuestro día a día quizá tengamos que indagar sobre qué es lo que nos las está provocando y cambiarlo.

 

¿Qué ocurre cuando tenemos en cuenta los tres niveles?

 

Todos los niveles son necesarios para mantener nuestra salud en equilibrio. Es importante cuidar nuestro cuerpo, nuestra red social y nuestro estado psicológico. Si uno de los niveles está débil, acabará afectando a los otros dos y nuestro estado general dejará de ser saludable.

 

Un ejemplo muy gráfico es el de la conocida pirámide de Maslow. En la base de la pirámide estarían las necesidades fisiológicas, las de nuestro cuerpo (alimentación, respiración, sexo…); seguida de estas, estarían las necesidades de seguridad (vivienda, empleo, protección…); a continuación, encontramos las necesidades de afiliación y después las de reconocimiento (aquí se incluyen relaciones sociales, amistad, afecto y, por otro lado, confianza, respeto…). Por último, una vez cubiertas todas las anteriores, estaría la necesidad de autorrealización (aquí hay cuestiones tan importantes como la aceptación de los hechos y la resolución de problemas).

 

Aunque Maslow las organiza como una pirámide y, por lo tanto, con un orden que indica que  sin que se satisfagan unas no se pueden satisfacer las siguientes, la concepción de la salud en la actualidad es más dinámica.

 

No se trataría de ir subiendo escalones y completando fases, sino que cada una de estas fases interactúa y modifica a las otras. De esta manera, si estoy completamente sano -a nivel físico- pero me siento solo y soy incapaz de trabajar en mi autoestima, probablemente esto afecte a mi calidad del sueño, mi vitalidad -o sea que estaría afectando a mi estado físico- pero también a cómo me relaciono con mis amistades, es decir, también afectaría a mi nivel social.

 

También puede ser que tenga una muy buena capacidad de aceptar las situaciones tal y como se dan, que tenga una gran red de apoyo social y sea muy buena en la resolución de problemas, pero que, a la vez, sufra alguna enfermedad que me produzca dolor crónico. Aunque esta enfermedad seguirá presente, mi estado físico mejorará y la percepción del dolor será menor si a nivel social y psicológico me encuentro bien.

 

salud ifeel ifeelonline

 

 

Por eso, aunque nos resulte muy sencillo centrarnos en lo observable, es decir, en cómo está mi cuerpo y si tengo amigos o no, no podemos olvidarnos de lo que sentimos y pensamos y de cómo esto nos afecta.

 

La salud es una carrera de fondo

 

Después de revisar todos los aspectos que tenemos que cuidar y de los que tenemos que estar alerta, alcanzar un estado de salud completo suena como una tarea casi imposible. Pues bien, no se trata de conseguir tener cada uno de los aspectos presentes en los tres niveles (bio-psico-social) perfectos, eso es algo que está fuera de nuestro alcance.

 

Se trata de mantener un equilibrio entre varias cuestiones para que, si alguna nos falla, no caigamos en picado.

 

La salud es un continuo, de hecho imagínatela como una línea recta: en un extremo estaría la enfermedad y en el otro la salud. Puede que no lo tengas todo bajo control y, aun así, te encuentres más cerca del extremo saludable. Puede que estés resfriado o te duela la cabeza, eso no significa que estés sumido en una enfermedad que abarque toda tu vida. Esto significará que, aun estando saludable, habrá en tu vida cuestiones relacionadas con la enfermedad o el malestar, ya que eso forma parte de la vida tal y como la entendemos.

 

Cuida cada nivel de tu salud

 

Cuídate a nivel físico, no olvides que comer sano y hacer ejercicio físico es muy importante. Disminuir o eliminar el consumo de sustancias nocivas también tiene grandes beneficios en nuestro estado físico.

 

Además, cuando empiezas a hacer ejercicio en un gimnasio, por ejemplo, tienes la oportunidad de conocer gente nueva y tu red social se amplía. Por otro lado, estarás liberando sustancias químicas en tu cerebro que harán que te sientas más animada, más contenta.

 

Como ves, cada pequeña cosa que hagas por cuidar de ti estará beneficiando otros aspectos de tu salud.

 

Cuida de tus redes sociales. No, no nos referimos a Facebook, nos referimos a tus amistades, pareja o familia. Aprender a relacionarnos de una manera sana y recíproca puede evitarnos muchos baches del camino. No tengas miedo de conocer a gente nueva, sea como sea estarán aportando algo a tu vida.

 

Cuida de tu bienestar emocional. No des por hecho que sentirse desmotivado es algo normal en estos días. No des por hecho que porque te alimentes bien y tengas amigos “no puedes quejarte”. Si no te encuentras bien a nivel emocional -o no todo lo bien que te gustaría estar- no dudes en pedir ayuda y trabajar también sobre estas cuestiones.

 

La terapia psicológica, el hablar con alguien sobre lo que te preocupa y pensar en ti también es un entrenamiento a largo plazo, igual que comenzar a hacer un deporte. De primeras quizá cuesta ver los cambios, pero una vez que los has alcanzado, son visibles para todos los que te rodean.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.