La pirámide de Maslow cuando trabajamos: ¿de verdad funciona?

pirámide de Maslow en el ámbito laboral

La pirámide de Maslow en el ámbito laboral es la aplicación al mundo profesional de la famosa teoría sobre la motivación y las necesidades humanas planteada por el psicólogo estadounidense Abraham Maslow a principios de los años cuarenta del siglo XX. 

apoyo emocional para empresas

Dada la popularidad de esta teoría y, sobre todo, la utilidad que puede tener a la hora de tomar decisiones sobre el bienestar psicológico de los trabajadores, en este artículo queremos reflexionar sobre la validez del modelo de Maslow cuando lo trasladamos al ámbito puramente corporativo. 

Características de la pirámide Maslow en el ámbito laboral

La pirámide de Maslow expresa una determinada organización de las necesidades humanas que deben ser satisfechas para que podamos vivir adecuadamente. Esas necesidades y su forma de organizarse pueden ser trasladadas a lo profesional. De este modo, obtenemos una pirámide de Maslow en el ámbito laboral que nos puede servir de guía en el momento de tomar decisiones sobre la cultura empresarial o cómo cuidar mejor de la experiencia de los empleados. 

pirámide de Maslow en el ámbito laboral

Cuando hablamos de la organización de las necesidades del trabajador en función de su importancia siguiendo la estructura de la pirámide de Maslow en el ámbito laboral hay 4 aspectos que podemos tener en cuenta: 

1. Las necesidades del trabajador tienen diferente naturaleza

Aunque todas las necesidades recogidas en una hipotética pirámide de Maslow en el ámbito laboral son importantes, no todas se componen del mismo “material”. Unas necesidades son más básicas y concretas, y quedan colocadas en la base. Otras, en cambio, son más sutiles y abstractas y por eso se colocan en un lugar más elevado de la jerarquía. 

2. Las necesidades del trabajador se satisfacen de manera ordenada

La satisfacción de necesidades sigue un orden lineal y, en el caso de la pirámide, vertical. De este modo, las más sutiles se asientan sobre las más básicas: no se puede afrontar la satisfacción de las necesidades más sutiles si lo básico está sin cubrir. 

De hecho, según una supuesta pirámide de Maslow en el ámbito laboral, es la satisfacción de lo básico lo que estimula en nosotros el apetito de algo más elevado, más sutil. Se trataría de algo que ya no sea puramente alimenticio, sino que tocara otras áreas de nuestra vida profesional, como el reconocimiento o la realización personal a través del trabajo. 

3. Unas necesidades son más prestigiosas que otras

A nivel biológico es más importante que nuestro trabajo nos permita sobrevivir -o que no ponga en peligro nuestra vida- que el hecho de que nos proporcione una enorme gratificación o responda a nuestra vocación. 

Sin embargo, de la pirámide de Maslow en el ámbito laboral parece deducirse que, aunque no sean más importantes, las necesidades sutiles sí son más prestigiosas que las necesidades básicas. Eso las convierte en una aspiración a la que dirigirse, una culminación de la experiencia del empleado.  

4. Las necesidades combinan lo individual y lo relacional

Las necesidades -también en el ámbito laboral- ponen en relación aspectos personales (sustento para la propia integridad, percepción de seguridad, protección y autorrealización) con aspectos relacionales (filiación y reconocimiento). No existe un trabajador completamente aislado y mucho menos en el ámbito de una empresa o gran organización. 

¿Y si la pirámide fuera redonda?

A pesar de que lo comentado hasta ahora suene coherente, las teorías que funcionan para explicar la motivación y conducta de los seres humanos en la vida en general, sin especificar ningún contexto, quizá no son trasladables completamente a cualquier escenario particular. 

Este podría ser el caso de la pirámide de Maslow en el mundo laboral

Por qué la pirámide funciona (en parte)

Aparentemente, el esquema que hace décadas planteó Maslow para hablar de las necesidades y motivación humanas funciona también para el trabajo. 

Al fin y al cabo, todos necesitamos seguridad cuando trabajamos, nos vemos influidos por las personas con las que trabajamos, tenemos nuestro corazoncito a la hora de mostrar nuestro rendimiento a otros (eso que los psicólogos llamamos “ego”) y, en definitiva, trabajamos para hacer reales en nuestra vida ciertos valores importantes. 

Sin embargo, ¿funciona la pirámide de Maslow en el mundo laboral como la mejor explicación a la motivación, conducta y experiencia como empleados que tienen los trabajadores?

Probablemente sí funciona como una buena explicación, pero quizá no sea la mejor explicación posible

pirámide de Maslow en el ámbito laboral

Ir en contra de la pirámide

Hemos mencionado que la pirámide de Maslow en el mundo laboral expresa una estructura lineal, vertical y jerárquica en cuanto a la satisfacción de necesidades: primero unas y luego otras; unas más importantes, otras más secundarias; unas que aparecen y se satisfacen solo si se han satisfecho otras de un orden más básico. 

Pero entonces surgen las preguntas que ya hemos esbozado. ¿Responde el modelo de la pirámide de Maslow en el ámbito laboral a la verdadera organización de las necesidades de los empleados en una determinada compañía? ¿El modelo de la pirámide de Maslow para las necesidades humanas es completamente trasladable al ámbito laboral?

Si el modelo piramidal puro fuera totalmente cierto, como trabajadores solo nos plantearíamos la importancia de un buen clima laboral o de trabajar en algo significativo para nosotros una vez que nos hubiéramos cerciorado de que el sueldo es “suficiente” o que nuestro trabajo no nos va a, literalmente, matar. 

Una estructura más interactiva y menos lineal

En realidad, mucha gente ya necesita que su trabajo la satisfaga incluso antes de saber cuánto va a cobrar y, por supuesto, no se plantea que el edificio donde lo hará se le vaya a caer encima: da por hecho que eso no sucederá, es decir, que es una necesidad que ya queda más o menos cubierta desde el origen. 

Por otro lado, muchas personas aceptan trabajos que no desean, que no las realizan, solo porque ganarán más dinero del que necesitan o por el prestigio que les dará su posición, sin plantearse nada más allá. De acuerdo, puede que porque sea el propio prestigio o la abundancia de dinero lo que las realiza. Otras personas aceptan trabajos en los que ganarán casi por debajo de sus necesidades solo porque la tarea les gusta, o se mantienen en empleos que les resultan altamente interesantes a pesar de que nadie les reconoce su labor o de no tener buenos compañeros

Es decir, el orden lineal y jerárquico de satisfacción que indica la pirámide de Maslow en el ámbito laboral no es erróneo pero sí inexacto, dado que las motivaciones de los trabajadores no siempre siguen una estructura perfectamente lineal que va de lo más básico a lo más sutil.

A veces lo hacen, porque lo primero es lo primero y sin seguridad ni sustento es muy difícil que nos planteemos reconocimiento y autorrealización. Otras muchas veces, en cambio, son motivaciones y necesidades que dialogan entre sí, interactuando e influyéndose mutuamente dentro de una estructura más circular, más relativa y menos previsible que la famosa pirámide. 

Construir una buena pirámide para los empleados

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos con un objetivo principal: ayudar a las compañías a colocar la salud de los empleados en la cúspide de su pirámide estratégica cuando quieren potenciar una productividad sostenible.  

Gracias a esta colaboración, las personas que están al frente de los departamentos de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo manejar adecuadamente los diferentes tipos de necesidades que, se lo planteen o no, presentan los miembros de su equipos y sean más eficientes a la hora de potenciar su bienestar psicológico. 

Por otro lado, este programa ofrece a los empleados un servicio holístico de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Este servicio incluye, si lo requieren, la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre la pirámide de Maslow en el ámbito laboral te haya resultado interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible. 

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar