Fobia a las agujas y reproducción asistida

Compártenos en tus redes:

Según el DSM-V, que es el manual diagnóstico que empleamos los psicólogos, una fobia es un miedo persistente e irracional hacia un objeto, situación o actividad específicos, que ocasiona la evitación del mismo. En este artículo vamos a hablar de las características de la fobia a las agujas y su implicación en los tratamientos de reproducción asistida.

Belenofobia

La fobia a las agujas o “belenofobia” es un miedo irracional a las agujas. En algunos casos, este miedo puede resultar incapacitante para el desarrollo el día a día. Aunque el uso de agujas en procedimientos médicos puede causar cierto dolor, el miedo que se siente con esta fobia suele ser desproporcionado. Se trata de un trastorno de ansiedad que hace que las personas eviten acudir al médico o al dentista por miedo a recibir una inyección. Este tipo de fobia es más común de lo que podríamos pensar y se trata de uno de los principales motivos de consulta en la práctica clínica.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Origen

Los miedos son aprendizajes asociativos: una experiencia concreta produce un cambio en nuestra forma de pensar y actuar. Lo que vivimos nos enseña qué nos beneficia y qué nos hace daño. Los acontecimientos pasados nos sirven de guía para afrontar el futuro. Por lo tanto, la fobia a las agujas suele desarrollarse por un aprendizaje tras un acontecimiento traumático. También por observación de alguien cercano que haya podido padecer este miedo intenso a las agujas.

Desencadenantes

Algunas situaciones desencadenantes de la ansiedad están relacionadas con ver agujas de forma presencial o por la televisión. También con ir al dentista, una consulta con el médico, oler algún producto relacionado con el hospital o la necesidad de realizar un análisis de sangre para tratar alguna enfermedad.  

Síntomas

Entre los síntomas que se suelen experimentar se encuentran mareos, sudoración, dolor de cabeza, palpitaciones, náuseas y sensación de falta de aire. El desmayo también es común en estas situaciones y en ocasiones, al ver la aguja, se desarrolla miedo al desmayo en sí. Este desmayo, muy relacionado también con la fobia a la sangre o hematofobia, se conoce como “síncope vasovagal”.

El síncope vasovagal está provocado por una sobreestimulación del nervio vagal. Tras una reacción emocional intensa, en este caso miedo, el nervio vagal produce una disminución de la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Así, se produce una falta de irrigación al cerebro con la consiguiente pérdida de conciencia. Antes del desmayo la persona experimenta sensaciones de mareo, sudoración y palidez en la cara. En algunos casos no hay conciencia de estar experimentando un inminente desmayo.

Fertilidad

El miedo a las agujas del que hablamos está presente en momentos puntuales de la vida de una persona, por ejemplo, al vacunarse o extraerse sangre. Por eso algunas personas deciden vivir con él. En ocasiones, por circunstancias ajenas a nuestro control necesitamos realizar tratamientos médicos. Este es el caso de la infertilidad, es decir, cuando queremos ser padres pero no lo conseguimos manteniendo relaciones sexuales.

Reproducción Asistida

Entre los diversos tratamientos de reproducción asistida que existen se encuentran la inseminación artificial y la fecundación in vitro. En la mayoría de ellos, es necesaria la estimulación ovárica. La estimulación ovárica consiste en la inducción de la ovulación múltiple mediante medicación hormonal. Aunque existen alternativas, el procedimiento más utilizado suele ser la auto-administración de hormonas con inyecciones subcutáneas. Durante un ciclo menstrual espontáneo, los folículos comienzan su desarrollo en el ovario. Cuando uno de ellos alcanza un tamaño mayor al resto, se produce la inhibición del crecimiento de los demás.

 

Con la estimulación ovárica, el objetivo es que se desarrollen varios folículos hasta que sean maduros en un mismo ciclo menstrual. La medicación se autoadministra, pero algunas personas prefieren que sea su pareja o un familiar quien realice el procedimiento. Además, durante esta fase del tratamiento de fertilidad, se llevan a cabo en la clínica de reproducción asistida, análisis de sangre para determinar el crecimiento de los folículos. Teniendo esto en cuenta, entendemos que una persona con belenofobia, que decide someterse a un tratamiento de fertilidad, podría experimentar ansiedad al llegar la fase de estimulación ovárica.  

Tratamiento psicológico de la en la fobia a las agujas

Es importante que, si tienes fobia a las agujas, lo comuniques a tu ginecólogo para que pueda explicarte las opciones para tu tratamiento. El tratamiento psicológico de elección para los casos de fobia severa a las inyecciones es la desensibilización sistemática. La técnica, ideada por Joseph Wolpe, está basada en la combinación de un aprendizaje de técnicas de relajación y la exposición gradual a los estímulos que generan ansiedad (aguja, personal sanitario, algodón con alcohol…) guiada por un terapeuta.

Dado que el mantenimiento en el tiempo de la fobia está provocado por la evitación de situaciones con estímulos que generan ansiedad, el afrontamiento de estas situaciones es clave para que el tratamiento sea efectivo. En este otro artículo puedes ver los pasos a seguir a la hora de superar una fobia.

Si crees que necesitas ayuda, puedes ponerte en contacto con ifeel. En nuestro equipo contamos con psicólogos especializados que podrán ayudarte con este u otros problemas.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.