¿Cómo afrontar un diagnóstico sobre mi fertilidad?

Compártenos en tus redes:

Tras meses de espera por fin sabes por qué no estáis consiguiendo el embarazo. No es un momento fácil, a continuación presentamos algunos consejos para afrontar un diagnóstico sobre tu fertilidad.

Acudid juntos a todas las consultas con el equipo médico

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

La información que os proporciona el médico es importante para comprender las alternativas que tenéis con respecto al tratamiento. Si el proyecto de ser padres es de dos, el del tratamiento de fertilidad también. Además, ir juntos a las consultas os ayudará a poner en común toda la información recibida. Para que esto sea más sencillo, organizad vuestros compromisos laborales y sociales con tiempo.

Si tienes dudas, pregunta

El médico encargado de tu tratamiento te proporcionará la información necesaria sobre qué implica tu diagnóstico y qué opciones reproductivas tenéis. Si durante las consultas os ponéis nerviosos, os bloqueáis o no encontráis el momento de preguntar, toma notas en una libreta para poder repasar posteriormente la información recibida. Son de especial importancia las explicaciones sobre cómo se auto-administra el tratamiento hormonal y las fechas para realizar las pruebas, ya que suelen programarse con el ciclo menstrual. Si recibís información escrita, leedla antes de abandonar la clínica, así podréis preguntar las dudas que puedan surgir.

Comunícate abiertamente con tu pareja

Independientemente de que el diagnóstico sea masculino, femenino, mixto o desconocido, ser padres es un proyecto común. El diagnóstico de fertilidad puede generar sentimientos encontrados. Por un lado, podemos sentirnos aliviados porque ya sabemos lo que nos ocurre y podemos ponerle solución, pero por otro pensamos “¿por qué a mí?, si toda la gente que conozco lo consigue con facilidad, ¿por qué me tiene que pasar esto justo a mí?”. Discutir en pareja con confianza todas estas cuestiones os ayudará a ordenar pensamientos y recuperar la calma para tomar la mejor decisión juntos. Hombres y mujeres sentimos y expresamos de forma diferente. Teniendo esto en cuenta, mostrad paciencia prestando al otro el apoyo que necesita para aliviar la tensión del diagnóstico.

Tómate el tiempo necesario para asimilar la información recibida

Sabemos lo que ocurre y quizá ya nos han hablado de las diferentes alternativas con las que contamos para solucionarlo. En este momento puede que queramos empezar el tratamiento lo antes posible, es normal. Aquí, es aconsejable procesar el diagnóstico y aceptar las implicaciones de este antes de dar el siguiente paso. Los tratamientos son una carrera de fondo, conviene estar preparados. Además, suelen comenzar con un nuevo ciclo menstrual, por lo que quizá contamos con algo de tiempo de espera para aclarar vuestros pensamientos y tomar una decisión. El equipo médico te informará sobre las alternativas y te guiará para tomar la decisión adaptada a vuestro caso. No obstante, recordad, la decisión es vuestra.

Permítete sentir y expresar cualquier emoción que te invada

Llegados a este punto, los sentimientos de tristeza, nerviosismo, incertidumbre… son completamente normales. Dar espacio a las emociones, expresándolas, permite ordenarlas. Además de tu pareja, tanto el equipo médico como tu entorno social pueden servirte de apoyo en estos momentos.

Elige a quién le hablas sobre tu fertilidad

El objetivo es que recibáis apoyo, ya sea emocional (sentirse escuchado, distraerse…) o práctico (planificar el trabajo, desplazamiento a la clínica…). Así, reflexionad sobre quién os puede proporcionar este apoyo. La búsqueda de la paternidad es un aspecto íntimo de la pareja, no sintáis la presión de contarlo a vuestro círculo social si no os sentís preparados. Una opción intermedia puede ser indicar que vais a seguir un tratamiento de reproducción sin especificar el tipo de diagnóstico. Recordad, el proyecto reproductivo es de ambos, la decisión de a quién contarlo también debe ser consensuada.

Recupera la actividad sexual

En ocasiones, cuando se está a la búsqueda del embarazo cada encuentro con la pareja está cargado de expectativas. Quizá hayas olvidado aquel tiempo en que os encontrabais “porque sí”, “porque os apetece”. Ahora que tenéis el diagnóstico y la posible solución, es el momento perfecto para volver a disfrutar de una relación íntima sin presión. Vosotros, como pareja, ya sois una familia. Consulta con tu médico sobre cuándo es el momento de retomar vuestra vida sexual en función de la fase del tratamiento en la que estéis y, si no os indica lo contrario, cuidaos mutuamente también en cuanto a la faceta sexual. 

Practica la relajación

Tanto si estás sufriendo estrés como si deseas prevenirlo, te vendrá bien aprender alguna técnica de relajación que pueda servirte en momentos importantes del proceso. Existen multitud de técnicas que puedes aprender. Por su sencillez te recomendamos la respiración diafragmática o la relajación muscular progresiva. Si quieres ir un poco más allá, puedes aprender yoga, mindfulness o pilates.

En definitiva, el diagnóstico de fertilidad puede ser un momento difícil de afrontar. Tenemos la información sobre qué nos ocurre y una posible solución, pero no contábamos con él a la hora de decidir tener un bebé. Te animamos a que sigas los consejos de los que hemos hablado y, si en algún momento sientes que tus emociones te desbordan, pidas ayuda a un terapeuta para que pueda guiarte en el camino que ya has empezado.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.