ser jefe por primera vez

Ser jefe por primera vez: ¡que no cunda el pánico!

¿Hace poco que te han ascendido? ¿Te toca ser jefe por primera vez y ya percibes que no es tan fácil? ¿Sientes que la situación te supera y empiezas a identificarte con el llamado “síndrome del impostor”? Si esta es tu situación, lo primero es mantener la calma.

De hecho, recuerda estas tres cosas: nadie nace enseñado, un jefe no nace, sino que se hace y, en definitiva, uno no nace jefe: llega a serlo si cuenta con la ayuda adecuada, con las principales habilidades profesionales y las aptitudes indispensables para el puesto.

Sin embargo, confiamos que si aplicas los siguientes consejos, y te apoyas en los recursos para líderes y managers que encontrarás en nuestro blog, se te facilitará este nuevo camino.  

New call-to-action

5 consejos cuando toca ser jefe por primera vez

1. Date tiempo para aprender

No tienes que ser el jefe perfecto el primer día, date permiso para equivocarte. Además de tareas y procedimientos a los que no te has enfrentado nunca, habrá documentación que leer, reuniones a las que asistir, características del puesto que no son las mismas que en tu puesto anterior… Enterarse de todo ello no se consigue de repente.

ser jefe por primera vez

2. Encuentra tu estilo progresivamente

Recuerda que tampoco es necesario que tengas tu estilo marcado el primer día: el estilo se va construyendo progresivamente. Igual que antes hemos dicho que necesitas tiempo para aprender a ser jefe por primera vez, también necesitas tu tiempo para que vaya emergiendo tu manera peculiar de ejercer el liderazgo

3. Apóyate en tus compañeros

Recurre a tus subordinados, tus iguales y tus superiores. Sé sensato detectando en el día a día las áreas en las que necesitas ayuda y ten la humildad de solicitarla a quien mejor creas que te puede acompañar dentro de la empresa. 

4. Aprovecha la posibilidad de mentorización

Más allá de colaboraciones que solicites en el día a día con tareas concretas, busca referentes adecuados que te acompañen como jefe novato en la tarea, desde la reciprocidad que aporta la experiencia compartida y ya procesada. Aunque pueda producirse de manera relativamente informal, la mentorización resulta más potente si tiene lugar de una manera pautada, a través del superior directo de ese jefe novato y que, durante la primera fase tras su incorporación al puesto, ejerce una suerte de tutelaje didáctico, da seguridad.

5. Preocúpate más por dar seguridad que por infundir miedo

Cuando alguien acomete la tarea de ser jefe por primera vez, puede caer en el error de excederse ejerciendo un estilo directivo demasiado autoritario. Esto bloquea la confianza del equipo en esta figura y lo aleja de su líder. Por tanto, a este le conviene entender que el equipo necesita una figura firme en la que apoyarse, no alguien desagradable a quien no puede recurrir. 

Nueva llamada a la acción

Si quieres saber más sobre cómo desbloquear tu potencial como líder, descarga esta guía para impulsar un liderazgo basado en fortalezas.

ser jefe por primera vez

5 áreas de trabajo en el rol de manager

1. Ejercer la autoridad

El poder resulta atractivo desde fuera, pero ejercerlo de manera responsable y adecuada también es difícil, especialmente cuando alguien se enfrenta al reto de ser jefe por primera vez. Imponer el punto de vista propio, amonestar a un miembro del equipo o defender el trabajo que se ha realizado requieren habilidades psicológicas fundamentales para el buen funcionamiento de todos. 

2. Coordinar el trabajo del equipo 

Ser jefe por primera vez, o desde hace ya un tiempo, no consiste solo en repartir tareas: coordinar es asignar y supervisar las tareas de diferentes miembros de un equipo de manera coherente y eficiente. Solo así se facilita el trabajo de las personas y resulta cómodo caminar juntos hacia los objetivos comunes. Te explicamos más sobre esta y otras características de un puesto directivo en este artículo sobre las habilidades necesarias para ser manager

3. Tomar decisiones de manera eficiente

Un buen jefe no debe quedarse paralizado ante la responsabilidad de decidir, por grave o trascendente, que resulte la decisión en un primer momento. Como adelantábamos antes, el poder implica responsabilidad y no siempre es agradable tener que apretar el botón verde o el botón rojo y aguantar la tensión de no saber si se está cometiendo un error o aguantar las consecuencias que pueda tener la opción escogida.

4. Solucionar problemas

Una de las mejores cosas que le puede pasar a un equipo de trabajo es contar con una persona altamente cualificada para la solución de problemas en el puesto de coordinación. Esta capacidad implica no bloquearse ante la toma de decisiones, pero también intuición, orden mental y, sobre todo, un gran nivel de conocimiento sobre el trabajo que realiza el equipo. 

ser jefe por primera vez

Cuando alguien acepta ser jefe por primera vez, la inexperiencia o los nervios pueden hacer que flaquee en esta área, de ahí la necesidad de que los managers cuenten con acompañamiento profesional para la correcta realización de su cometido.  

5.  Cuidar el bienestar del equipo

New call-to-action

Un jefe con la madurez suficiente para tomar decisiones a tiempo, resolver problemas con eficacia, dar seguridad y ayudar al equipo a trabajar ordenadamente está en buena posición para atender otra de sus responsabilidades: cuidar el bienestar de las personas con las que trabaja. Ser jefe por primera vez puede conllevar errores que se subsanarán con el tiempo, pero descuidar el factor humano no debe ser uno de ellos. 

Esperamos que este post sobre cómo afrontar la tarea de ser jefe por primera vez te haya resultado interesante, y te invitamos a conocer las mejores 9 estrategias para desarrollar la inteligencia emocional en el liderazgo a través de este enlace. Si quieres más información sobre el servicio de bienestar emocional para empresas de ifeel solo tienes que solicitarla y en seguida nos pondremos en contacto con tu equipo.

  • Nueva llamada a la acción
  • Te puede interesar