Jornada laboral no lineal

¿Trabajarías con una jornada laboral no lineal?

Puede que ya hayas probado la jornada laboral no lineal sin darte cuenta, o que sea tu modelo actual de distribución del horario. Muchas personas no han oído hablar de este concepto y, en realidad, es muy simple. De hecho, durante los primeros meses de la pandemia se convirtió en una costumbre, en algunos casos obligada, para adaptar el trabajo de muchos empleados a las circunstancias del confinamiento. De este formato de trabajo queremos hablarte en este artículo. 

¿Qué es la jornada laboral no lineal?

Aunque parezca algo muy sofisticado, la jornada laboral no lineal consiste básicamente en la realización de las horas diarias estipuladas con una distribución diferente a la habitual. De este modo, en lugar de cumplir con todas las horas del tirón, realizando las pausas convencionales que correspondan, las horas se distribuyen a lo largo del día de manera discontinua, con flexibilidad laboral y a conveniencia de las necesidades del empleado. 

Jornada laboral no lineal

Por supuesto, partimos de la base de que lo que cambia es la estructura del horario, mientras que el nivel de rendimiento se mantiene. 

New call-to-action

Todos sabemos -y, si no lo sabemos, es bueno que nos enteremos- que el modelo laboral con el que funcionamos mayoritariamente hoy en día no tiene nada de novedoso y tiene muy poco de renovado. La duración de nuestra jornada laboral, así como otras características de nuestra vida profesional, se establecieron hace décadas como resultado de los avances en la legislación relativa a los derechos y deberes de los trabajadores. ¿Te suena lo de la semana de cuarenta horas, la jornada de ocho horas y eso que llamamos “fin de semana”? Estos y otros asuntos tomaron su forma actual en aquel entonces. 

Una jornada que se adapta a los empleados

La jornada laboral no lineal implica llevar a cabo una nueva planificación de los horarios de común acuerdo entre la empresa (en general y el equipo en particular) y el empleado. Se trata de adaptar el horario de trabajo al ritmo productivo real de los empleados, en lugar de adaptar el ritmo productivo real de los empleados a un horario con la pretensión de mantenerlo en su máximo durante todo ese horario. 

Es innegable que no tenemos el mismo acceso a nuestro talento y creatividad durante todas las horas que componen nuestra jornada laboral. Teniendo esto en cuenta, ¿por qué no trabajar con una jornada laboral no lineal, de modo que armonicemos al máximo el tiempo de trabajo con nuestra disponibilidad física y psicológica para ofrecer nuestros mejores resultados?

Factores que influyen en la jornada laboral no lineal

Desengañémonos: la perfección no existe en ningún ámbito de la vida, tampoco en lo profesional. Lo que sí existe es la capacidad para cambiar e innovar las características del trabajo para mejorar la situación de empresas y empleados. 

Descubre la solución líder de bienestar mental


Todos los agentes implicados en el ámbito profesional no siempre lo tienen fácil, ya que deben decidir cuál es el mejor método para mejorar la productividad, cuál es el mejor método para mejorar la calidad de vida de los trabajadores y cuál es el mejor método para combinar ambas cuestiones.

Abarcar la especificidad de los empleados 

Algunos de los cambios a los que se ha aludido, como implementar la jornada laboral no lineal de manera reglada en lugar de por la puerta de atrás, implican desafíos. 

En este caso, una de las cuestiones a resolver es la siguiente: hasta qué punto las empresas pueden permitirse personalizar las condiciones laborales para satisfacer una enorme casuística humana dentro de la plantilla. 

Las preferencias, necesidades y características de los miembros de la plantilla pueden ser muchas y muy diversas, por lo que atenderlas sin dejar por ello de mantener -y mejorar- su productividad requiere un asesoramiento profesional bastante personalizado.

Desafíos para la coordinación del equipo

A priori, parece difícil resistirse a los encantos que plantea el formato de jornada laboral no lineal. Sin embargo, ¿este modelo solo es útil para trabajadores que no dependen de sus compañeros y que pueden ir por libre?, ¿es viable también para equipos donde el trabajo en cadena, incluso la comunicación rápida y la simultaneidad o sincronía con los compañeros, son fundamentales?

Jornada laboral no lineal

La empresa que queremos ser

Además, está el reto conceptual, que tiene que ver con cómo los responsables de la empresa plantean la cultura corporativa y cómo los empleados se plantean su rol profesional

Desde ese punto de vista, ¿qué es lo principal, el número de horas trabajadas o los resultados que se requieren dentro de un determinado periodo? ¿El objetivo de una empresa es aumentar la productividad o mejorar la productividad? ¿Hasta qué punto están dispuestos la empresa y los empleados a sacrificar sus respectivos intereses (crecimiento económico, prestigio, desarrollo profesional, bienestar psicológico) dentro de la relación laboral que los une?

Nueva llamada a la acción

Estas y, probablemente, muchas otras preguntas, sobrevuelan un asunto de lo más interesante para ambos agentes: la jornada laboral no lineal

Ojalá este post sobre la jornada laboral no lineal te haya resultado interesante. Si quieres más información sobre el servicio de bienestar emocional para empresas de ifeel solo tienes que solicitarla y en seguida nos pondremos en contacto con tu equipo.

¿La jornada laboral no lineal es más corta que la lineal?

En principio no, dado que la linealidad afecta a la distribución de las horas de trabajo a lo largo del día, no a la cantidad de horas trabajadas.

¿Es mejor trabajar con una jornada no lineal?

No es ni mejor ni peor. Lo importante es evaluar en cada caso si la distribución lineal o no lineal de las horas es buena tanto para la productividad como para el bienestar de los empleados.

¿Cómo puede beneficiar a los empleados la jornada laboral no lineal?

Una de las mayores ventajas es que facilita la conciliación del trabajo con otras facetas o responsabilidades. Además, permite focalizar los esfuerzos dentro de los momentos del día en los que se es más productivo, en lugar de distribuir el horario de manera homogénea, sin tener en cuenta la productividad potencial del empleado. 

¿La jornada laboral no lineal es buena para las empresas?

En la medida en que una distribución concreta del horario mejore la calidad de vida de los empleados sin disminuir su productividad (incluso aumentándola) las empresas pueden verse beneficiadas a corto, medio y largo plazo por una jornada laboral no lineal.

New call-to-action

  • Nueva llamada a la acción
  • Te puede interesar