El arte de encajar (bien) las críticas

Contenidos:

Encajar las críticas es todo un arte. A nadie le gusta tener que hacerlo pero todo el mundo, tarde o temprano, tiene que esquivar lo mejor posible un comentario, un ataque o un reproche más o menos bienintencionado. 

A algunas personas les cuesta más de la cuenta el manejar este tipo de interacciones, lo que supone un problema añadido, tanto para su bienestar como para su relación con quien la ha criticado. 

A continuación te indicamos 10 cosas que debes tener en cuenta para que la píldora de las críticas pase mejor. Las hemos separado para poder explicarlas con mayor claridad. No obstante, piensa que algunas de ellas las pondrás en práctica tiempo después de que el “encontronazo” haya pasado mientras que otras tendrás que manejarlas al mismo tiempo y en décimas de segundo. 

etty fidele K xXdh4lNJM unsplash 1

No te preocupes: el arte también se aprende. 

1. Aprende a escuchar lo que te dicen

Muchas veces estamos ya predispuestos a escuchar cosas que realmente no se nos están diciendo. 

Ten cuidado con los malos entendidos. Escucha con atención qué es exactamente lo que se te dice y procura no sobreinterpretarlo, es decir, no añadas cosas de tu cosecha (tonos, intenciones, mensajes entre líneas que en realidad no están presentes en el mensaje).

A veces hay contenido más allá de las palabras, es cierto, pero otras muchas veces no lo hay. Cíñete al mensaje que estás recibiendo y, en caso de que no tengas claro por dónde van los tiros, siempre puedes pedir alguna explicación o preguntarle a alguien de confianza si entiende lo mismo que tú. 

2. Es importante hacer un buen análisis

Una vez que has escuchado o leído atentamente lo que realmente se te ha dicho es cuando verdaderamente tienes que interpretarlo y llegar a alguna conclusión. Es decir, debes decidir cuál es el verdadero significado del mensaje que has recibido. 

3. Practica una sana contención

No reacciones de manera impulsiva ni excesiva ante cualquier crítica, ni para atacar ni para entrar en un estado de “bajón” demasiado profundo. 

Ten en cuenta que lo más probable es que la crítica o el comentario que te han hecho se refiera a aspectos más o menos concretos y delimitados, no te lo tomes como una enmienda a la totalidad. Seguramente no están criticándote a ti por entero, solo a algo que has hecho o dicho. 

4. Mide bien lo que incluyes en tu respuesta

Si logras hacer un buen ejercicio de contención, al menos de cara a la galería, lo deseable es que luego respondas de una manera lo más asertiva posible. 

A nadie le gustan las críticas o que le pillen en falta, pero lo más maduro es asumir que a veces nos equivocamos y nos lo tienen que decir, o que no a todo el mundo le va a gustar siempre todo lo que hagamos. 

En ese caso sé constructiva y contesta con serenidad, incluso aunque no estés de acuerdo con lo que se te ha dicho.

5. No te olvides de contextualizar

Ya has conseguido contener bien tu reacción y la interpretación que has hecho de la crítica o quizá te has desbordado un poquito. En cualquier caso, piensa que luego siempre vas a disponer de un momento de reposo en el que puedes pensar con cierta distancia sobre lo ocurrido, relativizarlo y encontrarle un significado más favorable y que te deje más tranquila. 

6. Saca provecho de la crítica

No importa si estás de acuerdo con la crítica que te han hecho o no, siempre puedes tomártelo como una oportunidad para aprender. Puedes aprender que quizá a ciertas personas no les gusta alguna faceta tuya, lo cual te ayudará a no meter la pata. También puedes aprender que, aunque nos critiquen o regañen, el mundo normalmente no se acaba y las relaciones pueden continuar sin demasiado problema. Además, estas ocasiones pueden ser una buena manera para aprender más de ti misma, de cómo reaccionas y cómo son los demás. 

7. Procura ser humilde

A veces no nos gusta admitirlo o nos cuesta hacerlo en un primer momento, pero lo cierto es que el otro tiene razón. Siempre que te haya transmitido su crítica de manera constructiva, no pasa nada por admitir su contenido y tomar buena nota. Nadie es perfecto y es una gran virtud el aceptar esto con deportividad y buena actitud. 

8. Sé benevolente contigo misma

Sobre todo cuando percibas que el otro tiene razón en la crítica que te ha hecho, es importante que, como hemos indicado antes, hagas una interpretación contenida de los hechos. 

Tener un fallo no te convierte en la peor persona del mundo, sino en un ser humano. No te machaques. Simplemente haz lo que puedas si la cosa tiene solución y, desde luego, ten paciencia contigo misma, especialmente si la cosa no tiene solución o todavía no la has encontrado. 

9. Encaja las críticas con naturalidad

Dentro de un orden, debemos asumir que criticarnos unos a otros forma para de la comunicación humana normal. Obviamente hay que hacerlo de manera contenida y constructiva, pero en cualquier caso debemos tomarnos las críticas con cierta naturalidad: las relaciones humanas no son dictaduras donde no se puede mencionar nada malo de la otra persona, o nada que no nos guste. Lo importante es tratarnos con respeto y procurar no herirnos. 

10. Toma nota de una misma crítica que se repite

A veces, no sabemos por qué o no acabamos de entenderlo o estar de acuerdo, pero una misma crítica o comentario nos llega de personas diferentes y se va repitiendo a lo largo del tiempo. 

priscilla du preez TGDr3nPLSY unsplash 1

Todos tenemos lo nuestro pero quizá es el momento de plantearse si es algo grave que conviene cambiar o un defecto que estaría bien pulir por el bien de nuestras relaciones, y sobre todo, por nuestro propio bien. 

Cuando algo se repite dos veces es una coincidencia, pero más veces ya van indicando un cierto patrón. No pasa nada, es una buena noticia que los demás nos informen de nuestros fallos, así es más fácil mejorar. 

La comunicación humana es compleja y a veces puede resultar muy dura, especialmente cuando sentimos que nos atacan o estamos demasiado vulnerables. Si estás encontrando dificultades importantes en tu comunicación que están generando problemas en tus relaciones es el momento de ser responsables y pedir ayuda. Los psicólogos estamos acostumbrados a trabajar con las habilidades sociales y hay mucho margen de mejora. Date esa oportunidad.

ifeel psicologos online

Te puede interesar