Terapia online de pareja

Toda pareja pasa por momentos difíciles en algún punto. Sin embargo, muchas veces dejamos los conflictos sin resolver, lo que conlleva malentendidos, rencores, dolor y hasta conductas abusivas. Conforme pasa el tiempo, esto puede provocar distanciamiento, aislamiento o incluso la ruptura.

La terapia de pareja es una buena solución para superar los diferentes conflictos que pueden surgir a lo largo de la convivencia. Ésta nos enseña cómo llegar al fondo de los conflictos y cómo resolverlos. No se trata de culpabilizar, intentar cambiar al otro o sembrar más dolores. El amor es más fuerte cuando se aprende a perdonar, inspirar, resolver y construir.

En ifeel queremos ofrecerte un espacio seguro donde puedas consultar todas tus dudas y puedas expresarte abiertamente de forma inmediata, cómoda y privada. Contarás en todo momento con la ayuda de un profesional imparcial que, por medio de una terapia de pareja, pueda brindarte todas las herramientas y pautas que considere oportunas. A través de nuestro chat, podrás escribirle a tu terapeuta en cualquier momento, cuando lo situación lo requiera y recibirás respuestas a lo largo del día. Nuestros psicólogos especializados te ofrecerán completo apoyo para que puedas resolver tus dificultades y te guiarán en el proceso para que puedas volver a construir una relación de pareja sana y duradera.

  • Problemas que suelen tener las parejas

    Los conflictos en la pareja son normales, sobre todo cuando existe una convivencia. Cuando estos conflictos se enquistan, no se mantienen perennes, suelen repetirse constantemente y no se solventan, la relación puede verse muy resentida, siendo la terapia de pareja una de las diversas soluciones. Los diferentes focos de conflicto dependen de la pareja en sí, pero algunos habituales tienen que ver con:

    • Dificultades en la comunicación – Saber expresar los sentimientos, las opiniones y las críticas de forma adecuada y constructiva es fundamental para el desarrollo sano de la pareja. Llegar a acuerdos, saber pedir lo que quieres y tener claro lo que tu pareja espera de ti, ahorra muchas discusiones.
    • Rupturas de pareja – Una ruptura de pareja puede suponer un momento de crisis y duelo. Se atraviesan etapas de soledad ira, rabia, culpa, ansiedad, tristeza, dolor, en las que es necesario un acompañamiento emocional.
    • Dificultades para encontrar pareja – Aunque resulte paradójico, uno de los problemas más habituales y que más malestar genera en torno a las relaciones sentimentales es, precisamente, la dificultad para encontrar compañero/a. Por eso lo incluímos en este apartado.
    • Infidelidad, desconfianza y celos – Una de los problemáticas más habituales entre las parejas. Es necesario explorar el por qué ocurre y abordarlo de forma calmada para poder solventar el problema y evitar que vaya a más.
    • Dependencia emocional – Es más habitual de lo que parece, tiene que ver con la necesidad de una persona de cubrir sus necesidades emocionales insatisfechas (a lo largo de su vida, infancia, etc) a través de otra persona. Las estrategias suelen ser desadaptativas por lo que se genera mucho sufrimiento e ideas irracionales en torno a las relaciones de pareja. Existen patrones que tienden a repetirse, y personalidades que tienden a unirse en relaciones no saludables.
    • El maltrato – No sólo es un abuso físico, sino que puede tratarse de un abuso emocional y psicológico del compañero/a. Muy asociada a la dependencia emocional, se crea una relación patológica en la que es habitual que, a pesar de la falta de respeto y el daño, resulte difícil dejar la relación.
    • Relaciones familiares (familias de origen e hijos) – Hay un dicho popular que dice que cuando te casas, también lo haces con la familia de tu pareja. Si bien es verdad que esto no es totalmente cierto, puede tener una parte de verdad, ya que la familia de origen puede influir en la pareja. Por otro lado, la decisión de tener hijos y su crianza, supone que la pareja tenga que adecuarse y enfrentar situaciones que no siempre saben cómo gestionar.
    • La sexualidad – es otra de las áreas que construye la identidad de una pareja. No hay por qué avergonzarse y dejar de hablar sobre ella, igual que se habla de los problemas de convivencia, se puede hablar de cómo afecta la rutina, la pérdida de deseo sexual, compatibilidad sexual de los miembros y la forma en la que viven su sexualidad.
  • ¿Cómo me puede ayudar un psicólogo?

    El interesado (en caso de que vaya solo), con ayuda del psicólogo, explora su forma de relacionarse y comienza a desarrollar nuevos patrones de relación, nuevos conceptos proporcionados por una nueva perspectiva. Podríamos decir que éste es el inicio de la terapia de pareja: que un psicólogo conozca en profundidad los posibles problemas del conflicto entre ambos.

    Por otro lado, un psicólogo ayuda a la pareja a comunicarse asertivamente, a llegar a acuerdos y establecer límites y estrategias saludables a la hora de relacionarse.

    En definitiva, se adquieren nuevas puntos de vista en relación a las relaciones sentimentales que ayudan a experimentar estas dificultades con menor malestar y con más seguridad en uno mismo.