5 consejos para empezar en un nuevo trabajo

empezar en un nuevo trabajo

Contenidos:

Uno de los mayores retos que podemos encontrarnos como empleados es el de empezar en un nuevo trabajo. Las rutinas, las amistades, la experiencia acumulada en un mismo puesto o una misma compañía pueden llenarnos de pereza a la hora de buscar un nuevo empleo o, cuando no queda más remedio, incorporarnos de nuevas a una compañía que apenas conocemos.

apoyo emocional para empresas

Entonces toca aprender nuevos procesos y acostumbrarse a otros compañeros, que tienen ya una historia en común y han construido su propia metodología de trabajo en base a una cultura empresarial que tienen incorporada y que tú todavía tienes que descubrir. 

Si ahora mismo, o dentro de poco, te toca afrontar el desafío de empezar en un nuevo trabajo aquí tienes estos 5 consejos que pueden resultarte útiles para potenciar el éxito de tu onboarding

Cómo empezar en un nuevo trabajo

1. Mentalidad de proceso

Nadie lo maneja todo al cien por cien el primer día, ni el segundo, cuando comienza en un nuevo trabajo. 

Plantéate objetivos a corto, medio y largo plazo sobre tu productividad y la manera de afrontar tus diferentes responsabilidades, tareas y funciones. No pretendas correr antes de caminar. 

Reserva una primera fase de varias semanas para aterrizar, conocer a tus compañeros, familiarizarte con tu equipo y tener más o menos claro en tu mente el mapa de tu nuevo puesto. Es decir, para poder manejar un esquema que te permita trabajar de una manera ordenada pero también de acuerdo a tus capacidades nada más aterrizar en la empresa, que aún son pocas. 

empezar en un nuevo trabajo

2. Actitud de apertura, observación y escucha

Es lo que te permitirá integrarte bien entre los compañeros, aprender de ellos e ir captando la cultura empresarial y los procesos cuando tengas que empezar en un nuevo trabajo. Así podrás aprender en qué consiste eso de ser un nuevo miembro del equipo. 

No entres arrasando por la vida, intentando imponer tus puntos de vista o mostrando desinterés por la metodología que se ha seguido en la empresa hasta el momento de tu llegada, ya que generarás desconfianza entre tus compañeros y te costará más adaptarte. 

Ante la duda, seguro que un perfil abajo o, por lo menos discreto, te ayuda a quedar bien y no tiene por qué impedirte expresar tus puntos de vista siempre que lo hagas mostrando respeto por lo que ya se hace. 

3. Ten paciencia con tu rendimiento 

Y también con tu capacidad para procesar información. Acabas de llegar y te falta toda la información del mundo sobre cómo se hace tu tarea, qué se espera de ti, qué resultados puedes ofrecer a corto, medio y largo plazo, quién es la gente con la que trabajas y para la que trabajas y cómo se funciona, a todos los niveles, en la compañía de la que ahora formas parte. 

Cuando tenemos que empezar en un nuevo trabajo está bien tener una actitud proactiva y enérgica, pero los principiantes necesitan su tiempo para arrancar y tienden a equivocarse con frecuencia, no te pases de autoexigente. 

4. Tolerancia a la frustración, al esfuerzo y al aburrimiento

Empezar en un trabajo, sea en el puesto que sea, no es fácil sino que, a menudo, representa todo un reto a diferentes niveles. Como acabamos de llegar y todavía no tenemos muy claro el quién es quién ni el qué es qué de cada asunto, tendemos a equivocarnos con más frecuencia de lo que nos gustaría o a ir más lentos de lo que (creemos que) se espera de nosotros. 

Otras veces los primeros días consisten básicamente en leer, ojear, revisar y tomar notas pero desempeñar pocas tareas de peso mientras no nos hayamos familiarizado lo suficiente con la teoría. 

Eso es necesario pero, admitámoslo, resulta muy tedioso. Otras veces, en cambio, nos sueltan frente a los leones nada más llegar y nos estrenamos en seguida, con lo puesto. Empezar en un trabajo requiere muchos tipos de tolerancia, también con nuestras propias reacciones y ritmos. 

empezar en un nuevo trabajo

5. Disfruta del camino al empezar en un nuevo trabajo

A algún lado vas a llegar, por eso no te preocupes. Pero, mientras llegas, pueden aparecer muchas cosas que te resultarán muy útiles tanto para favorecer tu experiencia como empleado como para aumentar tu madurez como trabajador. 

A no ser que los comienzos se te estén poniendo muy cuesta arriba y el estrés de empezar en un trabajo te esté superando, piensa que los comienzos en una nueva empresa son un momento importante pero no eterno. Antes de que te des cuenta habrás tejido tus primeras alianzas y afinidades, habrás generado tus rutinas de trabajo, le habrás pillado el tranquillo a tu nueva agenda, mail, mesa y oficina y aquellos días en que todo era nuevo y desconocido se habrán convertido en un puñado de anécdotas arrinconado en tu memoria. 

Aprovecha los comienzos y deja que la empresa para la que trabajas ahora también “se aproveche” de tu frescura y tu falta de vicios adquiridos. Aprende todo lo que puedas y no te desesperes: para bien y para mal la veteranía siempre llega y ya la disfrutarás cuando te toque.

Recibir apoyo, también en los comienzos

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos con el objetivo de ayudar a las compañías a colocar el cuidado del bienestar psicológico de sus empleados en el centro de su cultura empresarial, desde el momento en que contactan por primera vez con la empresa y se incorporan al equipo hasta el final de su viaje como empleados. 

Gracias a esta colaboración, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo cuidar del capital humano que tienen a su cargo, incluyendo aquellas personas que están de lleno en su proceso de onboarding y necesitan una atención especial. De este modo, se fomenta la salud mental de los trabajadores mientras se preservan buenas condiciones para que la productividad sea óptima

Además, el programa de bienestar emocional para empresas de ifeel ofrece a los empleados un servicio de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de lo que necesiten en cada momento. De este modo, pueden acceder a diferentes herramientas de cuidado de su salud mental con la app de ifeel. En un segundo nivel pueden recibir soporte emocional a través de un chat con uno de los psicólogos colegiados de nuestra plataforma. Si requieren una ayuda más continuada en el tiempo pueden acceder al tercer nivel del programa: la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. 

Contacta hoy mismo con nosotros y solicita más información sobre cómo nuestro programa de bienestar emocional para empresas puede ayudarte a ti, a tu equipo y a tu compañía. 

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar