Sobrevivir a una separación con hijos de por medio

Compártenos en tus redes:

Superar una separación nunca es fácil pero si, además, se trata de una separación con hijos de por medio la cosa empieza a complicarse. En algunas ocasiones puede dar la sensación de que la familia entra en un espiral o un círculo vicioso que parece no tener fin.

El divorcio no implica solamente romper la pareja, sino también empezar a negociar como padres qué es lo mejor para los niños. Cuando se produce una separación no siempre aparecen problemas o patologías pero, si la ruptura no se gestiona correctamente, esto puede terminar siendo una de las causas de su aparición. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Hace unos años separarte de tu pareja era algo prácticamente impensable, pero en la actualidad es un proceso cada vez más frecuente. Aproximadamente el 50% de las parejas se separan. Y, con el aumento de las separaciones, también aumentan los tipos de familias o perfiles familiares que se ven afectados por ellas. 

Por ello vamos a intentar dar algunas pautas sobre cómo sobrevivir a una separación con hijos en función del tipo de familia o perfil familiar según la procedencia de los hijos (si son de la pareja actual o de anteriores parejas). Vamos a hablar concretamente sobre 3 tipos de casos:

  1. Cuando los hijos son fruto de la pareja
  2. Cuando los hijos son de uno de los miembros de la pareja
  3. Cuando hay hijos de anteriores parejas por ambas partes

1. Cuando los hijos son fruto de la pareja 

Aparecen palabras que probablemente nunca te habías planteado: custodia de los hijos, pensión alimenticia, divorcio de mutuo acuerdo… Son temas sobre los que merece la pena pararse a pensar, el hecho de que como matrimonio o pareja se haya realizado una ruptura no significa que como padres haya esa separación. Cuando hay hijos de por medio, la comunicación entre los padres va a ser necesaria.

Es normal que en un primer momento nos invada la rabia y entremos en el juego de “tú más”. Cualquier mínimo detalle puede convertirse en una batalla campal. Merece la pena intentar ver la situación desde la distancia y no dejar que las emociones tomen las riendas de la situación. 

Si tenemos problemas en este aspecto suele ser conveniente contactar con un profesional que pueda mediar entre ambas partes y ayudar en la negociación. Hay que tener en cuenta que siempre tendrá que haber comunicación entre los padres y es mejor sentar bien los cimientos de esta nueva forma relación desde el principio. 

Una separación de mutuo acuerdo con hijos siempre va a ser lo mejor para todos los integrantes de la familia (exceptuando casos de violencia, negligencia o similar). En cuanto a la custodia de hijos en caso de divorcio, a pesar de que siempre se requerirá algún tipo de contacto entre ambos progenitores, la custodia compartida no tiene por qué ser la mejor opción. Hay que tener en cuenta factores como el horario y la carga de trabajo, el tiempo objetivo que se le puede dedicar a los hijos… Siempre debe tenerse en cuenta el bienestar de los niños por encima de todo. 

2.Cuando los hijos son de uno de los miembros de la pareja

En este caso, lo más probable es que los hijos hayan pasado por una separación previa. Los hijos de padres separados no tienen por qué estar acostumbrados al proceso. Los cambios siempre son complicados y que se haya pasado antes por el proceso de separación no lo hace más sencillo. 

Lo principal en este caso es no cortar la relación en seco con el miembro de la pareja que no es padre/madre de los hijos. Los niños pueden haber establecido cierto vínculo o afecto con esta tercera persona y lo recomendable es ir distanciando la relación poco a poco. La edad de los niños es un factor importante a tener en cuenta de cara a la separación. En el caso de que los hijos sean adolescentes, ellos pueden tomar la decisión de si quieren continuar manteniendo la relación con esta persona o no. Por el contrario, los hijos pequeños tendrán que acatar la decisión de su padre/madre independientemente de sus sentimientos. Es conveniente poder hablar abiertamente con ellos sobre estos temas para que puedan entender el por qué de esta decisión de separarse de nuevo. 

3.Cuando hay hijos de anteriores parejas por ambas partes

En este tercer caso estamos hablando de afrontar una separación en familias reconstituidas o patchwork. Es una comparación con la técnica de costura patchwork, que implica juntar retales (de otras labores) y unirlos para formar una nueva pieza. Algo similar a lo que  ocurre cuando se produce una separación de pareja con hijos y se forma otra “nueva” familia. Los distintos miembros de cada familia (los retales), se tienen que descoser y volver a unir en otro tipo de prenda.

Como en el caso anterior, los padres separados con hijos, vuelven a pasar por una segunda (o tercera) separación. Si superar una separación con hijos ya es complicado, esta vez entran en juego más personas y, por lo tanto, más retales que descoser y coser de nuevo. Al aparecer tantos “retales”, el hilo puede no estar siempre igual de tenso o incluso puede romperse y conseguir volver a tener una pieza útil, puede llegar a convertirse en un auténtico encaje de bolillos. Los derechos de los padres y la custodia de los menores son algunas cuestiones que, en muchas ocasiones, pueden perjudicar la relación que pudieran tener los hijos de ambas partes entre ellos y, por tanto, la labor final.

La comunicación entre todos los miembros de la familia es fundamental de cara producir el menor daño posible a las relaciones que se hayan formado entre los hijos. Y que la separación con niños sea lo más pacífica posible. Es decir, descoser con el máximo cuidado posible para no dañar ni hacer rasguños a los retales y volver a coser para, poco a poco, tener una nueva pieza lista para usar. 

En resumen…

No hay una receta mágica sobre cómo superar una separación cuando hay hijos. Pero si hay un cosa segura es que, aunque no continúe la relación, continúa la parentalidad y la comunicación entre los padres va a ser necesaria. Como hemos visto, no hay ninguna separación igual a otra, pero el proceso puede ser más sencillo si:

  1. Se dispone de un tiempo para pensar en todas las personas que están implicadas (el tipo de familia que es).
  2. Hay un buen diálogo entre los padres.
  3. No se cortan las relaciones en seco.
  4. Se pide ayuda a un profesional para que pueda mediar entre las partes implicadas.

Sobrevivir a una separación con hijos nunca es fácil dado que hay muchas personas implicadas. Existen psicólogos especializados en familia y en mediación familiar. Por ello, acudir a un profesional que medie entre ambas partes y busque el mayor beneficio para todos los integrantes de la familia dentro de lo que cabe puede ahorrar muchos muchos problemas a medio/largo plazo. No dudes en consultar con un profesional que te acompañe y asesore durante el proceso de separación. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.