Todos los Santos: recordar a nuestra manera

Compártenos en tus redes:

Mañana se celebra el día de Todos los Santos y el día 2 se recuerda a Todos los Fieles Difuntos. Por diferentes razones, noviembre es un mes que arranca conectándonos con la muerte. Eso quiere decir que muchas personas viven estos días una especial conexión con su duelo: el proceso psicológico que llega tras la pérdida de algo o alguien significativo y que obliga a las personas a poner en marcha diferentes estrategias de afrontamiento para ajustarse a la nueva realidad. Estas etiquetas, de carácter inequívocamente católico, tienen un gran arraigo en nuestra cultura (hasta el punto de que, al menos en nuestro país, el día de Todos los Santos es festivo en el calendario). No obstante, también se producen destacadas manifestaciones al respecto en el mundo anglosajón, la más conocida de ellas es la tradicional Halloween.

Santos, fieles o, simplemente, seres humanos, el año pasado murieron en nuestro país casi 410.000 personas, y eso solo en 2016. Está claro que no todas ellas serán recordadas estos días desde una perspectiva religiosa, no todos sus familiares y amigos acudirán a los cementerios a visitar sus tumbas como si los visitaran a ellos ni celebrarán una misa en su nombre. Sin embargo, eso no quiere decir que quienes quedan aquí no las vayan a recordar, a tener presentes, a lamentar su pérdida o agradecer la vida compartida junto a ellos. Eso también es vivir el duelo, de diferente manera según la fase en que se encuentre la persona, es decir, según prime en su experiencia la aceptación de la pérdida y orientación al futuro, o bien el dolor y los mecanismos psicológicos para protegerse de él.  

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Para quien ha perdido a un ser querido -no importa el tiempo transcurrido desde entonces- el calendario está plagado de fechas señaladas hasta parecer un auténtico campo de minas emocional. Cumpleaños, vacaciones, aniversarios de diferente signo, la persona en duelo va recorriendo poco a poco ese campo minado un año tras otro. Tanto si siente identificada con ellas como si no, las festividades oficiales que recuerdan a quien ya no están entre nosotros, como el día de Todos los Santos, están incluidas en el camino de su duelo. Por eso, a veces estos días son una oportunidad para el homenaje y otras, una mina más en el camino tras la pérdida.

También pueden ser ambas cosas a la vez. No te preocupes, no eres ningún bicho raro: todos tenemos más de una pérdida minando nuestro calendario. De hecho, la pérdida es algo nuclear en nuestro currículum vital, en palabras de Robert Neimeyer, psicólogo estadounidense especialista en duelo y profesor en la Universidad de Memphis.

Por eso, tanto si tu duelo es reciente como si ya llevas tiempo recorriendo su camino, queremos que te protejas contra la explosión de las minas con estas sugerencias:

No te sientas en la obligación de ir al cementerio ni dejes que nadie te impida ir si lo necesitas. Algunas personas encuentran consuelo y compañía tomándose el día de Todos los Santos como una fecha señalada para visitar el lugar donde reposa su ser querido. Para otras, la tumba de este no significa nada, pues no sienten que esa persona esté ahí. Que nadie decida por ti lo que necesitas en estas ocasiones.

Vive este día de duelo (y los demás) a tu propia manera, reservando un momento para conectar con tu pérdida y otro rato para descansar del dolor y orientarte a la vida. Realiza tus propios rituales, no hay nada más correcto que eso para que expreses lo que tengas que expresar.

Si prefieres vivir esta -y otras fechas- en soledad, es lícito que lo hagas. Sin embargo si sientes que la soledad va a pesarte demasiado en un día como este, busca la compañía de amigos y familiares de tu confianza, quizá a ellos también les reconforte compartir contigo esta celebración.

Como ves, la sugerencia más importante es que prestes atención a tu propia necesidad en unos días como estos y que hagas lo que creas que más te conviene, también más allá del día de Todos los Santos. No obstante, ten en cuenta que el duelo es un proceso largo y complejo por lo que, si sientes que te está generando serias dificultades en tu funcionamiento normal y tus relaciones, es conveniente que consultes con un profesional que pueda acompañarte en el proceso. Pedir ayuda no te devolverá a tu ser querido, pero sí te ayudará a que continúes con tu vida de una manera saludable.

 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.