¿Todavía no tenéis un programa de incentivos para empleados?

incentivos para empleados

Contenidos:

Los incentivos para empleados son una de las herramientas más utilizadas para la mejora de la productividad. Ese es su objetivo final, conseguido a través del aumento de la motivación y el compromiso del empleado con su tarea en particular y también con la empresa en un sentido más amplio. Por este motivo vamos a explicar más detenidamente en qué consiste esta medida.

apoyo emocional para empresas


Mejorar la motivación y el compromiso laboral de manera sostenida en el tiempo es un reto ambicioso, pero indispensable, que toda empresa tiene por delante y que tiene que venir de acciones concretas. Por lo general, estas acciones son diseñadas por los responsables del departamento de recursos humanos, que son los encargados de gestionar el llamado “capital humano” dentro de una organización.

¿Qué son los incentivos para empleados?

Una de las acciones más destacadas dentro de esta política empresarial es la elaboración de un programa de incentivos para empleados. Los incentivos para empleados se inscriben dentro del contexto general de recompensas laborales que recibe un trabajador, las cuales normalmente tienen un carácter monetario. También forman parte del ámbito de la retribución flexible, el salario emocional o los beneficios sociales con que cuenta la compañía. Es decir, los incentivos laborales pueden no ser estrictamente económicos y, aun así, ser muy eficaces. 

En definitiva, ningún programa de incentivos para empleados constituye un sustitutivo de sus condiciones laborales básicas, sino una mejora de las mismas que beneficia tanto al trabajador como a la empresa. 

¿Es lo mismo un incentivo para el trabajador que un refuerzo?

Aplicando las teorías clásicas del aprendizaje humano al mundo empresarial, un refuerzo es una recompensa que se administra al trabajador posteriormente a la realización de una conducta o la consecución de unos objetivos concretos. Tiene el objetivo de aumentar la probabilidad de que esos resultados vuelvan a producirse. 

Por su parte, el incentivo laboral se administra previamente a la consecución de esos logros. Su finalidad no es tanto premiar un comportamiento adecuado o un buen rendimiento, sino estimularlo cuando todavía no se ha producido para que ocurra en el futuro. Por eso hay que entender los incentivos para empleados como adelantos de la recompensa futura. 

incentivos para empleados

¿Qué tipos de incentivos para empleados hay?

Como ya hemos comentado, algunos incentivos laborales son puramente económicos (adelantos de sueldos, bonus, primas, etc.), otros no son económicos pero sí de carácter material (obsequios, viajes, cheques a canjear por algún servicio en el tiempo libre del trabajador). 

En tercer lugar no podemos olvidarnos de otro gran grupo de incentivos para empleados, directamente relacionados con el salario emocional, y cada vez más valorados por los trabajadores: contar con días extra de vacaciones o con capacidad para flexibilizar su horario de trabajo son los ejemplos más típicos de este tercer tipo.  

Estos adelantos pueden hacerse de manera improvisada, es decir, sobre la marcha. Sin embargo, para que sean más eficientes, es mejor implementar un verdadero programa de incentivos para empleados, de manera estructurada y planificada. 

Se trata de diseñar una estrategia en la que todos los implicados conozcan de antemano qué incentivos concretos es posible recibir en relación a qué resultados concretos. Además, todo programa de incentivos para empleados debe permitir la evaluación adecuada de sus resultados para realizar los ajustes que sean necesarios.

Por qué contar con un programa de incentivos para empleados

Como ya hemos mencionado, un programa de incentivos para empleados está orientado principalmente a aumentar la motivación de los miembros de la empresa y su vinculación con la misma, transmitiéndoles la idea de que la compañía se preocupa y, sobre todo, se ocupa de su bienestar. Uno de los mensajes finales a transmitir a quienes ya forman parte de ella y quienes podrían incorporarse al equipo en el futuro es que esa empresa es un buen lugar en el que trabajar. 

Por tanto, los incentivos para empleados no son meras muestras de cortesía, recompensas simbólicas o premios basados en un componente meramente ético (una buena conducta merece ser recompensada o, en este caso, incentivada, es decir, promovida o “premiada de antemano”). 

Por el contrario, su naturaleza es puramente instrumental: los buenos resultados merecen ser incentivados porque eso aumenta la probabilidad de que ocurran y que, además, se repliquen en el futuro, ya sea a cargo de los mismos empleados que los han conseguido ahora o por otros. De este modo, son positivos para el trabajador y para la compañía porque ejercen gran influencia en la productividad a corto plazo y en la retención del talento a largo plazo.

En la misma línea, si se plantea bien, un programa de incentivos para empleados puede ser una herramienta útil en la estrategia de inbound recruiting que ponga en marcha el departamento de recursos humanos. No debemos olvidar que dar publicidad a las ventajas de trabajar para una determinada empresa atrae a los mejores trabajadores.

¿Qué caracteriza a un buen programa de incentivos para empleados? 

Un programa de incentivos para motivar a los trabajadores tiene que ser flexible y adaptable a los diferentes perfiles presentes en el equipo, porque no cualquier recompensa es igual de potente o significativa para cualquier persona. 

Para optimizar esta adaptabilidad lo más útil es no complicarse, sino preguntar a los empleados qué incentivos serían significativos para ellos, lo cual será una información muy valiosa para diseñar el programa final. 

De este modo, aumentamos la probabilidad de hacer diana en los verdaderos focos de recompensa de los empleados. Además, fomentamos la participación y capacidad de influencia de los miembros de la plantilla, aumentamos el conocimiento sobre ellos y podemos actuar de manera más eficiente a la hora de administrar recompensas. 

incentivos para empleados

Es importante también que el programa de incentivos de tu empresa no genere un mal ambiente sino, al contrario, que contribuya a mejorar la reputación interna y externa de la empresa a través de la generación de un buen clima laboral entre compañeros. 

Cómo diseñar un programa de incentivos para empleados

1. Tener claro qué estamos incentivando y de qué manera pretendemos hacerlo

Se trata de diseñar cuidadosamente lo que vamos a aplicar: qué implica el incentivo, cuáles son sus términos reales, a qué compromete. No olvidemos que el programa de incentivos para empleados tiene que ser fácilmente evaluable es sus términos principales.

2. Pensar en las consecuencias

Debemos plantearnos qué efecto puede tener el programa de incentivos laborales sobre el empleado en cuestión y sobre el resto de la plantilla. No obstante, si previamente hemos tenido una buena comunicación con los trabajadores difícilmente vamos a cometer errores en este punto. 

3. Proponer un programa de incentivos para empleados coherente

Es necesario pensar hasta qué punto un incentivo como el que se pretende proporcionar es adecuado al resultado que se quiere incentivar: no hay que pasarse ni quedarse corto. También hay que reflexionar sobre si esa medida es generalizable a otros miembros de la plantilla o es sostenible en el tiempo. A menudo vale más ser un poco menos generoso pero durante más tiempo o con más personas que hacer un enorme despliegue retributivo (de recompensas e incentivos) que generarán una precedente que luego no podrá mantenerse en el futuro. 

¿Necesitas ayuda para diseñar tu plan de incentivos laborales?

Los responsables de gestionar el capital humano de las organizaciones no están solos a la hora de implementar su estrategia de recompensas e incentivos a los miembros de su equipo. Por el contrario, pueden contar con la ayuda de los profesionales de la salud mental, por ejemplo a través del programa de bienestar emocional para empresas que ifeel pone a disposición de sus colaboradores. 

Este programa está diseñado por un amplio equipo de psicólogos expertos en salud mental en el entorno laboral y se sustenta en dos líneas de actuación. Puedes saber más sobre nuestro programa haciendo clic aquí.

La primera consiste en proporcionar asesoramiento continuado y personalizado a los responsables de recursos humanos, dotándoles de las herramientas necesarias para diseñar el plan de incentivos para motivar a sus trabajadores más adecuado al momento actual de la empresa. 

La segunda línea de actuación del programa de bienestar emocional para empresas de ifeel está dirigida a toda la plantilla en su conjunto. Los trabajadores pueden descargarse la app de ifeel de manera gratuita y acceder a los diferentes recursos de cuidado de la salud mental diseñados por nuestro equipo de psicólogos. Dichos recursos están organizados en diferentes niveles, según las necesidades de cada trabajador. Por supuesto, incluyen la posibilidad de iniciar una terapia online con uno de nuestros terapeutas si es necesario, dando de este modo un nuevo impulso a la promoción de su salud mental. 

Esperamos que este post sobre los incentivos para empleados te haya resultado interesante. Si quieres saber cómo podemos ayudarte a diseñar el mejor plan de incentivos laborales para los miembros de tu empresa contacta con nosotros y nos pondremos manos a la obra. 

Nueva llamada a la acción

Nueva llamada a la acción

Nueva llamada a la acción

Te puede interesar