Rupturas y desamor: cómo pasar página

Por Maite Nicuesa Guelbenzu
Publicado 14 de marzo de 2017

Compártenos en tus redes:

Una ruptura de pareja es una experiencia que duele, sin embargo, eso no significa que deba de ser traumática. La actitud que adopta el protagonista de un desamor, ayuda o perjudica en la superación de ese dolor. Por ejemplo, en este tipo de circunstancia podemos ser muy vulnerables ante el dramatismo de aquello que pudo ser y no fue. Una contradicción entre la idealidad y la realidad que ha sido perfectamente descrita en la película “La La Land: La ciudad de las estrellas” protagonizada por Emma Stone y Ryan Gosling.

A través del lenguaje creas tu realidad. En este contexto te propongo hacer un cambio en el lenguaje del desamor para que el objetivo no sea tanto olvidar, sino pasar página de esa historia. De este modo, cuando pases página, el olvido habrá sido la consecuencia natural en tu vida.

Y para curar las heridas y superar el vacío de la pérdida afectiva, es fundamental hacer un periodo de duelo. Al igual que ocurre ante la muerte de un ser querido, en un desamor también lloras la muerte de un sentimiento no correspondido. Llorar es un gesto natural y muy sano para exteriorizar los nudos emocionales y las contradicciones que deja esa tormenta del desamor a su paso. ¡No reprimas tus emociones! Existen diferentes roles en una ruptura de pareja, por ejemplo, en ocasiones la ruptura es tomada de mutuo acuerdo, mientras que en otros muchos, es tomada de forma individual por una de las partes.

También son diferentes las circunstancias del desamor. Es importante que en ningún caso te sitúes en un rol de víctima que minimiza tu potencial. Te animo a crear mantras que te den fuerza y repítete estos mensajes con frecuencia. Te doy una idea: “Soy protagonista de mi historia”.

Para pasar página después de una ruptura, tienes que interiorizar este cambio personal siendo coherente con la decisión que habéis tomado. Por ejemplo, este no es el mejor momento para seguir siendo amigos. Tal vez se dé esa oportunidad en el futuro, sin embargo, ahora mismo no estáis en condiciones de prometer una amistad sincera. Ser amigos puede dar lugar a confusión de sentimientos. Por tanto, toma distancia respecto de tu ex. También en las redes sociales.

Seguro que en algún momento de tu vida has estado en la posición de apoyar, animar con tu compañía y dar consejos a un amigo que estaba sufriendo una ruptura: ¿Qué consejos le dabas? Ahora, puedes cuidarte tú de ese modo.

La vida continúa. Por tanto, continúa con tus objetivos, busca nuevas actividades con las que marcar un punto de inflexión en tu presente, alimenta tu mente con la cultura en forma de lectura y cine, pon en práctica tus aficiones. Esto no va a conseguir que el desamor deje de doler en un solo día. Sin embargo, la percepción del desamor cambia cuando sigues creando nuevas oportunidades de desarrollo personal en tu destino. Toma lápiz y papel, busca un lugar tranquilo para escribir, y anota una lluvia de ideas de planes de ilusión que te gustaría llevar a cabo durante los próximos tres meses.

Es natural que te hagas muchas preguntas sobre lo ocurrido. Intenta hacerte preguntas que te ayuden a avanzar. Por ejemplo, evita la cuestión: “¿Por qué a mí?”. Mira hacia el futuro, busca el sentido de esta experiencia a través de la perspectiva de la finalidad: “¿Qué voy a hacer a partir de ahora para que esta experiencia me ayude a crecer como persona?”. El porqué te ata al pasado y a la nostalgia, por el contrario, el para qué te ayuda a mirar hacia adelante.

La escritura es un apoyo terapéutico para olvidar el desamor. Por ejemplo, puedes escribir un diario centrado únicamente en describir aquellas situaciones, objetivos o detalles por los que quieres dar las gracias a nivel existencial. En la portada del mismo puedes poner el título “Mi diario de gratitud”. Sin duda, este es uno de los sentimientos más importantes para cerrar la puerta del pasado y seguir avanzando en la dirección del presente.

Disfruta de rutinas sencillas del día a día. Por ejemplo, paseos por entornos naturales que producen un efecto medicinal sobre el estado de ánimo. Puedes practicar también el arte de la fotografía para inmortalizar matices del paisaje con tu cámara. La fotografía puede ser una forma de expresión, a través de la que canalizar emociones.

No dejes de acudir a aquellos lugares a los que antes acudías con tanta frecuencia con tu pareja. Sigue visitando esos espacios ahora en compañía de amigos, con familia o en solitario. El reto es crear nuevos recuerdos, por ejemplo, en la que era vuestra cafetería preferida para que cada vez que vuelvas a ese lugar, no venga a tu mente, únicamente, el recuerdo del desamor.

El desamor puede afectar incluso al apetito. Este puede ser un buen momento para hacer un curso de cocina con el que aprender a preparar deliciosas recetas para mimarte. Porque el modo en el que te alimentas también influye en tu propio bienestar.

El primer año después de la ruptura es especialmente significativo porque vas a vivir las primeras fiestas de Navidad, cumpleaños, vacaciones y fechas señaladas en ausencia de esa persona. Vive  este año como un crecimiento personal. Comprende el propio mecanismo de la nostalgia que puede llevarte a echar de menos con más intensidad a tu ex en esos días señalados. Sin embargo, no caigas en la tentación de buscar el contacto. Continúa con tu vida, estás en el proceso de superar este desamor y lo lograrás porque recuerda que, como muestra el principio filosófico, todo cambia y nada permanece. El dolor no es eterno.

Cuida tu salud emocional, recuerda que la historia de amor más importante que vas a vivir en tu vida es aquella que mantienes contigo mismo. Recuerda que como explica Platón: “La mejor victoria es conquistarse a uno mismo”. Haz de tu vida, la vida que quieres.


Compártenos en tus redes: