miedo escénico en el trabajo

¿Qué hago con mi miedo escénico en el trabajo?

¿Eres de esas personas que sufren un gran miedo escénico en el trabajo? ¿Te angustia la idea de hablar delante de tus compañeros, hacer una exposición en público o, incluso, afrontar una reunión dos a dos con un compañero o con tu supervisor? Entonces sigue leyendo, porque en este post vamos a hablar sobre esa emoción que en niveles normales es necesaria pero que, en tu caso, puede haberse vuelto excesiva y, por tanto, poco saludable.

Muchas veces asociamos el miedo escénico a una sensación de pánico cuando tenemos que dirigirnos a una gran audiencia. Es como si tuviéramos que enfrentarnos a todo un patio de butacas repleto de ojos hipercríticos que nos están mirando a la espera de que nos equivoquemos. 

Este sería uno de los ejemplos más claros pero, en realidad, no hace falta que tengamos que actuar en una obra de teatro o dar una conferencia multitudinaria para que aparezca esta emoción. Si nos paramos a pensarlo, ¡toda nuestra vida es un escenario! Siempre que estamos frente a otro ser humano estamos pisando, de alguna manera, las tablas de una situación escénica en la que tenemos que mostrarnos frente a un público, da igual si lo compone una persona a la que miramos frente a frente, veinte compañeros sentados en torno a la mesa de la sala de juntas o tres mil individuos perfectamente anónimos. 

miedo escénico en el trabajo

El miedo escénico en el trabajo

Tal y como lo acabamos de describir, el miedo escénico es el temor a no ser capaces de expresarnos delante de los demás, quedar paralizados y experimentar esa situación comunicativa con un enorme malestar psicológico

En realidad, tu miedo escénico en el trabajo no es más que una manera que tu organismo ha desarrollado para evitar exponerse a situaciones que, por resultarte muy amenazantes, podrían ser psicológicamente excesivas para ti. 

De este modo, puedes entenderlo como una protección o un mecanismo de defensa. Es decir, una estrategia para afrontar la comunicación cuando estás en el trabajo. De acuerdo, quizá te proteja de exponerte a un mal rato (o un muy mal rato) y por eso tu organismo se aferra al miedo escénico en el trabajo. Sin embargo, ¿verdad que esa manera de funcionar también te está generando más de un problema?

Por ejemplo, cuanto más evitas, menos te expones a situaciones en las que podrías entrenar tus habilidades comunicativas, y menos practicas la habilidad de estar con tus reacciones asociadas al miedo y la habilidad de regularlas. Piensa, por ejemplo, en todos esos pensamientos catastrofistas, esas sensaciones físicas que te tensan y paralizan, esos deseos (o intentos reales) de escapar y escabullirte: debería haber una manera de no sentir todo eso y la evitación, desde luego, no es la mejor. 

calendario de bienestar laboral

¿Cómo saber si tengo miedo escénico en el trabajo?

Es importante indicar que no cualquier forma de rechazo o aversión hacia una situación comunicativa en el trabajo, en la que tenemos que exponernos frente a otros, es una situación de miedo escénico. Puede que una situación nos enfade, o nos dé pereza, o no queramos afrontarla porque desordena nuestra agenda o la consideramos inútil. En estos casos es muy probable que nos mostremos poco participativos y que, incluso, hagamos lo posible por evitar que se produzca. Sin embargo, eso no significa necesariamente que sean ejemplos de situaciones ante las que sentimos miedo escénico en el trabajo. 

Entonces, ¿cómo saber si una reunión, encuentro, exposición o cualquier otra situación laboral me genera miedo? Fíjate en los siguientes supuestos:

1. Veo a los demás como una amenaza y anticipo juicios negativos que harán sobre mí. 

2. Anticipo que no voy a saber qué decir, me voy a quedar en blanco, voy a titubear y mostrarme de una manera ridícula. 

3. Mi sensación de inquietud física, es decir, de activación, va más allá de un cierto nerviosismo, es un grado alto de ansiedad. 

4. He tenido graves problemas de rendimiento en mi comunicación a causa de mi miedo. 

5. Evito sistemáticamente hablar delante de mis compañeros o tener reuniones con ellos por miedo a que ocurra todo lo anterior. 

Obviamente esto no es una ciencia exacta, pero si te identificas con algunas de estas afirmaciones o con todas ellas probablemente lo que te ocurre no es pereza o indiferencia, sino más bien una situación de miedo escénico en el trabajo.

¿Cómo superar el miedo escénico?

En realidad la palabra más adecuada no sería librarse: lo más probable es que siempre conserves algo de tu miedo escénico en el trabajo, al fin y al cabo la vida no es perfecta, igual que las personas tampoco lo somos. Lo que sí es posible es que, con la ayuda del psicólogo adecuado, puedas aprender a manejarlo. Así, ciertas situaciones de tu vida profesional y personal que se vuelven una tortura, te aterrorizan y bloquean pueden ser, simplemente, situaciones razonablemente incómodas en las que funcionas de manera normal y, por qué no, satisfactoria.  

Por tanto, explicado muy resumidamente, existe un gran consenso en torno a la idea de que la evitación de las situaciones que nos dan miedo hace que nuestro miedo se mantenga en el tiempo, mientras que la exposición a dichas situaciones puede contribuir a que ese miedo, en este caso el miedo escénico en el trabajo, disminuya. 

Obviamente, esa exposición tiene que producirse de una manera progresiva (de situaciones que den menos miedo a situaciones que den más miedo). También debe ir acompañada de un entrenamiento en la regulación de la ansiedad y, por supuesto, de una pormenorizada exploración de los antecedentes y consecuentes de esta respuesta de miedo escénico en el trabajo así como de sus características cuando aparece: cómo se originó, en qué consiste, en qué otras situaciones se produce, cómo haces para manejarla mientras aparece y después, cuáles han sido las peores situaciones en las que ha aparecido tu miedo escénico en el trabajo…

miedo escénico en el trabajo

Bienestar emocional para empresas

En ifeel entendemos que no es posible cuidar de la empresa sin cuidar el bienestar psicológico de sus trabajadores. Para ello, contamos con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por nuestro equipo de psicólogos expertos en bienestar laboral con un objetivo principal: ayudar a las compañías a colocar la salud de los empleados en el centro de su estrategia para construir su propósito corporativo.  

Gracias a esta colaboración, las personas que están al frente de los departamentos de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo tomar buenas decisiones en una empresa para sacar el máximo partido de los equipos que tienen a su cargo y cuidar mejor del bienestar psicológico de las personas que los integran. 

Por otro lado, este programa ofrece a los empleados un servicio holístico de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Este servicio incluye, si lo requieren, la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre el miedo escénico en el trabajo te haya resultado interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible. También te puede interesar este post sobre salud mental en el trabajo.

Nueva llamada a la acción

Te puede interesar