Planificación estratégica: ¿qué debemos tener en cuenta?

Compártenos en tus redes:

La planificación estratégica es el conjunto de decisiones que una empresa toma con el objetivo de alcanzar las metas que se ha propuesto. Como su mismo nombre indica, hace referencia a un propósito de cara al futuro, desarrollado de manera ordenada y explicitado en forma de calendario, resultados esperados, métodos de trabajo e indicadores de evaluación

A la hora de diseñar la planificación estratégica es esencial tener en cuenta la coyuntura en que la empresa se encuentra en un momento dado. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Por ejemplo, si hay crisis económica, qué líneas estratégicas están siguiendo los competidores directos e indirectos, qué intereses y necesidades han sido expresados por los diferentes stakeholders, cuál es el nivel de pertinencia de ciertas decisiones en este momento, cómo conjugar la estrategia para el futuro con la cultura empresarial que se transmite a los clientes internos de la compañía… Por supuesto, no hay que olvidarse del calibrar adecuadamente los recursos con los que la organización cuenta en el presente y con los que espera contar en el futuro. 

Una estrategia no es una acción puntual, sino un proceso complejo de desarrollo que tiene lugar a través del tiempo, incluso a muy largo plazo. Por tanto, la planificación estratégica que una empresa está diseñando para lograr los mejores resultados posibles en un momento dado tiene que manejar los tiempos de una manera panorámica. Esto ayudará a medir el nivel de ambición que se plantea imprimir a su trabajo, para no quedarse corta pero tampoco dejar de aprovechar sus fuerzas: el músculo económico, los recursos humanos disponibles, etc. 

planificación estratégica

4 decisiones dentro de la planificación estratégica

1. Qué queremos hacer

Al igual que cualquier persona, toda empresa se nutre no solo de sus capacidades o sus necesidades sino, sobre todo, de sus deseos. Lo tenga más o menos desarrollado, cuenta con un propósito corporativo, una declaración de principios sobre lo que es en la actualidad y lo que quiere llegar a ser en el futuro. 

Ese propósito va más allá de lograr una determinada cuenta de resultados al final del próximo año: se refiere al impacto general que la compañía quiere tener en el mundo. Por tanto, a la hora de concretar ese propósito, la empresa debe tener claro qué quiere conseguir para, posteriormente, jerarquizar las acciones que la llevarán a acercarse lo máximo posible a esa aspiración.

2. Qué podemos hacer

Todos sabemos que a veces hay que aspirar a lo máximo y otras, simplemente, rebajar las expectativas en función de nuestras capacidades. No es el fin del mundo. 

Toda planificación estratégica parte de la base de que los logros requieren su tiempo y que las renuncias, derrotas o inhibiciones del hoy pueden ser la mejor base para los saltos, éxitos y crecimiento del mañana. De otro modo, ¿qué sentido tendría el concepto de estrategia? 

Por tanto, la toma de decisiones corporativas tiene que ir acompañada de una medición lo más precisa posible de las capacidades y recursos con que la empresa cuenta de cara a afrontar sus objetivos.  

3. Qué debemos hacer

Como querer no siempre es poder, lo importante es tener más o menos claro qué debemos hacer. Se trata de percibir qué es lo más conveniente a medio y largo plazo visto desde el aquí y ahora de la empresa, independientemente de que coincida con lo que queremos o podemos hacer a corto plazo. 

En esto reside una de las claves de la planificación estratégica: el buen estratega tiene una visión panorámica del tiempo y no se fija solo en la conveniencia actual, sino en el mañana y el pasado mañana de la empresa, administrando adecuadamente sus fuerzas para que la ambición o las prisas no hagan que la compañía patine

4. Qué necesitamos hacer 

Para diseñar una buena planificación estratégica debemos plantearnos qué hace falta en este preciso momento de nuestra evolución como empresa, expresado en términos abstractos (crecer, esperar, acelerar, invertir, reservar…). También debemos conocer qué necesitamos hacer para lograr lo que deseamos y expresarlo en términos de acciones concretas (contratar a un cierto número de personas, vender cierta cantidad de activos, asociarnos con tal o cual empresa, recortar horarios, cambiar de proveedores…). 

planificación estratégica

Crear la mejor planificación estratégica para tu empresa en este momento no es una tarea fácil y puede generar muchos quebraderos de cabeza a los encargados de tomar la decisión. Para ponérselo más fácil, ifeel ha creado un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos. Su objetivo es ayudar a las compañías a conocerse mejor y sacar el máximo partido de sus recursos, considerando la salud psicológica de los empleados como herramienta fundamental para potenciar la productividad de una manera sostenible

Gracias a esta colaboración, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo planificar mejor sus acciones en base a su propósito corporativo, generando la mejor planificación estratégica posible para los retos que tienen por delante.  

Por otro lado, el programa de bienestar emocional para empresas de ifeel ofrece a los empleados un servicio de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de lo que necesiten en cada momento. De este modo, pueden acceder a diversas herramientas de cuidado de su salud mental con la app de ifeel. En un segundo nivel pueden recibir soporte emocional a través de un chat con uno de los psicólogos colegiados de nuestra plataforma. Si prefieren una ayuda más continuada en el tiempo solo tienen que acceder al tercer nivel del programa: la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. 

Descubre nuestro programa de apoyo emocional a medida para empresas.

Solicitar Demo

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.