Orgullo Gay y arcoíris: ¿a dónde te llevan sus colores?

Compártenos en tus redes:

Estos días estamos de celebración, concretamente de Orgullo Gay. Lo habrás notado, entre otras cosas, por la proliferación de arcoíris que, desde hace días, ha surgido en tus redes sociales, las calles por las que andas o las noticias que ves en la televisión.

Sin embargo, aunque ahora te resulte muy familiar, la bandera con el arcoíris no siempre ha estado ahí. Fue creada por Gilbert Baker, un artista estadounidense, nueve años después de los disturbios del Stonewall Inn que dieron lugar a la primera marcha a favor de los derechos de las personas LGTB. La primera versión ideada por Baker en 1978 incluyó ocho colores, aunque la bandera definitiva que utilizamos hoy en día prescindió de las franjas rosa y turquesa por razones logísticas que ahora no vienen al caso y nuestro arcoíris pasó a constar de seis colores

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Como sabes los colores nos transmiten sensaciones, a veces muy potentes, y pueden llegar a influir en nuestro estado de ánimo. Nos ayudan a evocar espacios y mensajes, estimulan nuestras emociones y, por tanto, tienen un poderoso poder simbólico. Por ejemplo, hemos aprendido a asociar lo verde con lo ecológico y natural o bien con todo aquello que está permitido. En cambio, el rojo nos remite a peligro, o el morado, más actualmente, al movimiento feminista. 

No obstante, las impresiones que nos generan los colores son muy relativas y varían de persona a persona, generando diferentes significados en función de la época, la ocasión o, simplemente, el objeto que esté coloreado. 

Con motivo del Orgullo Gay, cuya festividad se celebra estos días en todo el mundo, queremos fijarnos en los seis colores de su bandera y utilizarlos para conectar con diferentes sensaciones o conceptos de distinto signo pero todos ellos importantes. 

Rojo, pura pasión

El rojo es, indiscutiblemente, el color de la pasión y también de las señales de prohibido. Es un color explosivo y nos encanta porque sugiere energía, vitalidad, erotismo e intensidad. ¿Identificas en ti estas sensaciones cuando piensas en rojo?

Naranja, el calor de las relaciones

El naranja es un color poco utilizado porque suele ser difícil para la ropa, pero también tiene bastante fuerza. Puede remitirte a la fruta o también a una bombona de butano, pero para nosotros en este caso el naranja es el color de los vínculos y el afecto, de los grupos y redes de los que formamos parte y que nos dan un sentido de pertenencia e integración. 

Amarillo, brillar de alegría

¿No era en El discurso del rey donde se decía que es imposible estar triste mientras se salta? Pues en ifeel añadimos que es imposible estar triste, o aburrido, mientras piensas en el color amarillo. Este color es nuestra apuesta indiscutible para conectar con una agradable sensación de alegría e inspiración que permita dar rienda suelta a nuestra creatividad. 

Verde, vía libre

Si el rojo es el color de lo prohibido, el verde es el color de la apertura. No en vano, normalmente se asocia este color con la esperanza, que tiene que ver con estar abiertos a sucesos positivos, a observar el futuro con una mirada favorable, a confiar en nuestras posibilidades. Había un eslogan que animaba a pensar en verde pero no te quedes ahí: siente en verde

Azul, foco en tu interior

Si con el verde no has tenido suficiente y con el amarillo no te has inspirado todavía, contacta con la franja azul de la bandera arcoíris. Este color nos permite conectar con una sensación de serenidad y quietud, dos aspectos imprescindibles para mirar hacia dentro y tomar perspectiva sobre lo que nos ocurre

Violeta, ¡adelante!

Pero no todo va a ser tranquilidad. Si algo nos recuerda el Orgullo Gay es que en la vida también es importante reservar todo tipo de recursos para nuestra diversión, placer y aquellas aventuras que enriquecen nuestra vida, que nos permiten ser quienes somos y cumplir aquellos proyectos grandes y pequeños que van surgiendo de nuestra intuición. En esta ocasión, y cerrando nuestra bandera del Orgullo LGTB, nuestra aventura divertida es de color violeta.

Esto es solo una sugerencia, no es nada rígido ni científico. Simplemente tómate un rato para conectar con los diferentes colores y darte cuenta de aquello que te sugieren. Quizá te trasladen a un momento, una persona, un lugar que conoces o que imaginas, una emoción o algo que necesitas sentir. En cualquier caso, con tu tono y con tu brillo, ponle color a estos días de todos los colores. ¡Feliz Orgullo!

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.