Metodología Lean aplicada a tu empresa

metodologia lean

Contenidos:

La metodología Lean, o Lean management, tiene su origen en Toyota. Hace varias décadas el gigante japonés concluyó que necesitaba eliminar de su cadena de producción todo aquello que fuera innecesario y que restara valor al producto final si quería adaptarse al entorno y avanzar como empresa. 

apoyo emocional para empresas

Actualmente esta metodología se ha ido perfeccionando a nivel conceptual y se ha extendido a empresas de cualquier sector, tamaño y antigüedad, mostrando su utilidad tanto para grandes corporaciones como para start-ups que dan sus primeros pasos en sus ecosistemas empresariales. 

¿Qué es la metodología Lean?

Se trata de una filosofía de trabajo que podríamos resumir en la idea de que “para aportar más, siempre mejor menos que más”

1. Corregir los defectos cuanto antes

En primer lugar, la metodología Lean persigue un tipo de eficiencia basada  en detectar y corregir los fallos desde el momento en que se producen, buscando siempre el máximo nivel de calidad en cada una de las fases de producción hasta llegar al mejor resultado final posible. 

2. Eliminar desperdicios

Desperdicio es todo aquello que no aporta valor al resultado final. Es decir, aquello que sobra y que, por tanto, estorba porque resta agilidad y calidad. Siguiendo los principios de la metodología Lean, los empleados deben buscar que las acciones se realicen siempre de la manera más simple posible, prescindiendo de cualquier medida, material o proceso que no aporte valor. Para ello, los equipos  deben analizar los procedimientos que llevan a cabo para detectar cualquier aspecto que esté de más y eliminarlo. Se trata siempre de cumplir una máxima: los recursos empleados en la fabricación de un producto o la prestación de un servicio deben ser estrictamente los necesarios y solo aquellos que aporten el máximo nivel de calidad.

3. Flexibilidad en la metodología de producción 

No se trata de terminar rápido, sino de terminar lo mejor posible en el mejor tiempo posible o, dicho de otra manera, lograr resultados de manera eficiente. La metodología Lean persigue generar una cultura del aprovechamiento, la distribución de tareas y la anticipación que permita agilizar procesos y responder con rapidez a las necesidades de los clientes sin dejar de aportar valor al producto final. 

Los procesos (la cadena de acciones ejecutadas por diferentes empleados, normalmente en diferentes departamentos y a menudo formando parte de equipos distribuidos) tienen que funcionar como una coreografía cooperativa y coherente. Existe un principio básico en la alta cocina que es el de no colocar en un plato nada que no se pueda comer. Otro principio básico, por ejemplo a la hora de decorar/ordenar un espacio o conseguir que un elemento destaque en medio de un conjunto, es el que dicta la sabiduría popular: cuanto menos bulto, más claridad. Y de la política nos llega aquello de que si nos sumas, estás restando. Es el momento de poner estos conocimientos al servicio del avance de la empresa.

metodología Lean

¿Cómo aplicar la metodología Lean?

Para poder aplicar estos principios, la empresa debe contar con un sistema de evaluación continua de la metodología de trabajo. Solo así es posible identificar cualquier tipo de excedente que esté sobrecargando la agilidad, es decir, que no esté aportando valor al producto final. Dentro de su cultura empresarial, la mejora continua es el valor en que se apoya esta manera de funcionar de una empresa determinada.

Por tanto, ¿qué implica la metodología Lean? Optimizar la coordinación entre diferentes departamentos, eliminando posibles dinámicas tóxicas que tienen que ver con la restricción de información, las luchas de poder, la renuncia a la cooperación y el protagonismo de interferencias debidas a enemistades personales, que impiden avanzar en la tarea y disminuyen la calidad del proceso final. 

Esto quiere decir que no es posible poner en marcha este estilo de trabajo si el clima laboral es negativo, si la cultura empresarial promueve la competición en lugar de la cooperación como medio para obtener calidad en los resultados o, por supuesto, si no hay la suficiente cohesión dentro de cada equipo de trabajo. La aplicación de esta filosofía requiere, por tanto, un estilo de liderazgo que esté en coherencia con estos objetivos. 

Hay tres conjuntos de preguntas que debéis haceros si queréis empezar a aplicar la metodología Lean a vuestro proceso productivo. Recordad que esta metodología se basa en los principios de simplicidad, mejora continua y agilidad, destinados siempre a ofrecer a los clientes un producto o servicio de la mejor calidad posible en el menor tiempo posible. 

1. Quiénes participan en cada proceso

¿Cuántas personas de cuántos departamentos participan en la creación de un producto o servicio concreto? ¿Es necesario que todas esas personas participen para obtener la misma cantidad de valor?

2. Metodología de comunicación

¿Qué medio utilizan para comunicarse? ¿Es el que mayor claridad aporta a la comunicación y mayor agilidad aporta al proceso en su conjunto?

3. Cadena de acciones

¿Qué proceso de producción siguen y hasta qué punto se respeta? ¿La cadena de pasos es la más ágil y la más simple posible? ¿Permite el proceso la identificación y corrección inmediata de errores o, por el contrario, la tendencia a examinar los posibles errores al final de la cadena?

metodología Lean

Aprender a aplicar mejores metodologías de trabajo

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos con el objetivo de ayudar a las compañías a incrementar su agilidad y optimizar sus procesos en consonancia con el bienestar psicológico de sus empleados. 

Gracias a esta colaboración, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos acerca de los principales factores de riesgo para la mejora de la productividad y qué aspectos deben potenciar para añadir valor a su producto final salvaguardando la salud mental de los empleados.  

Además, el programa de bienestar emocional para empresas de ifeel pone a disposición de los empleados un servicio de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles según sus necesidades en cada momento. De este modo, pueden acceder a diferentes herramientas de cuidado de su salud mental a través de la app de ifeel. También pueden recibir soporte emocional mediante un chat con uno de los psicólogos colegiados de nuestra plataforma. Si precisan una ayuda más continuada en el tiempo pueden acceder al tercer nivel del programa: la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. 

Contacta hoy mismo con nosotros y pide más información sobre cómo beneficiarte del programa de bienestar emocional para empresas de ifeel

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar