El tabú de la fertilidad

Compártenos en tus redes:

Tener dificultades para formar una familia parece un secreto que guardar. Los sentimientos más frecuentes de las personas que se enfrentan a la infertilidad son vergüenza y culpabilidad. ¿Os sentís perdidos? Aunque ese sentimiento es natural, la realidad es que no estáis solos.

 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

La reproducción asistida en España

La tasa de infertilidad en España está situada en torno al 15% de las parejas. Según el último informe de la Sociedad Española de Fertilidad realizado sobre los datos del año 2016, el número de tratamientos realizados en nuestro país aumenta año tras año. En ese año se realizaron en España 54.024 tratamientos de fecundación in vitro que permitieron el nacimiento de 9.355 bebés.

 

Las comunidades autónomas a la cabeza en número de tratamientos de fecundación in vitro son, de mayor a menor: Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía. Además, son muchas las parejas que vienen a nuestro país para realizar un tratamiento reproductivo por varios motivos. Entre ellos destacan la calidad de los tratamientos en España, líder en Europa, y la imposibilidad de realizarlos en su país de origen al no estar permitido por la ley.

Cultura y fertilidad

La infertilidad está considerada por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad crónica y, por tanto, fuera de nuestro control. Pero, ¿cómo lo percibimos nosotros? En ocasiones, se asocia con un problema de virilidad en el caso del hombre o con incapacidad de la mujer para ser madre. Mujer y maternidad, dos roles que van de la mano en nuestra cultura. Y si no puedo ser madre entonces, ¿que soy? Este tipo de ideas sobre la fertilidad ponen límites a nuestra capacidad de afrontarla.

En algunas culturas de la antigüedad, los problemas de fertilidad se consideraban incluso motivo para el divorcio. En cambio, la maternidad estaba considerada todo un honor, una bendición de los dioses. De ahí que, para conseguir la fertilidad, las parejas acudieran a la medicina popular. Por ejemplo, la piedra de la fertilidad de Almargen, en Málaga, es visitada cada año por cientos de parejas. Cuenta la leyenda que quien la toca queda embarazada.

 

El secretismo en torno a la reproducción asistida

El 25 de julio de 1978 nació Louise Brown, el primer bebé por fecundación in vitro. Desde entonces, tanto la ciencia como nuestra idea de la fertilidad humana ha cambiado, pero aún nos queda camino por recorrer. Un claro ejemplo son las noticias donde nos informan de que un personaje famoso ha “revelado” cómo formó su familia. Es decir, que por un tiempo fue un secreto que no podían contar por miedo, vergüenza o culpa. La última ha sido Michelle Obama en sus memorias.

Es verdad que se trata de un proyecto de familia íntimo y que nadie tiene por qué saber cómo hemos conseguido el embarazo. Pero mantenerlo en silencio promueve el tabú. Funciona a modo de círculo vicioso:

 

“La sociedad no está informada sobre la infertilidad, no me van a entender, por eso no hablo. No hablo, no ayudo a que la sociedad esté informada y esta no me entiende”.

 

¿No merece la pena acabar con esto? En definitiva, la única forma de terminar con el tabú sobre la infertilidad es hablar sobre ello.

Normalizar la reproducción asistida

Los niños nacidos por reproducción asistida, que actualmente son millones, merecen poder hablar sobre sobre este tema con naturalidad. Transmitirles que no hay nada de extraño o vergonzante en su llegada al mundo es esencial. Especialmente importante en los casos de recepción de gametos donados es revelar al niño sus orígenes sin miedo. Así prevenimos que pueda descubrirlo en un futuro por terceras personas.

 

Desde ifeel os animamos a que habléis de ello con orgullo dejando de lado las emociones negativas: os resultará muy liberador. Si queréis hablar sobre vuestro proceso pero no sabéis por dónde empezar o no os sentís preparados, una opción es recibir apoyo por parte de un psicólogo que os guíe en este proceso.

 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.