El estrés se ha apoderado de la oficina: ¿qué hacemos?

Compártenos en tus redes:

El estrés es la reacción de nuestro organismo cuando percibe que las tareas a las que tiene que hacer frente exceden a sus recursos. Se trata de una respuesta natural que nos permite adaptarnos a esa circunstancia. Sin embargo, cuando la respuesta de estrés es demasiado elevada y/o se prolonga en el tiempo más allá de lo necesario nuestro organismo sufre un gran desgaste que puede perjudicar seriamente a la salud. 

El lugar de trabajo es un escenario muy proclive a que se den situaciones de estrés, tanto coherentes con la situación como tendentes a lo patológico. Por esta razón, tan importante es corregir las circunstancias que están poniendo en riesgo la salud psicológica de los empleados como tomar medidas preventivas ante estas situaciones. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

A continuación dispones de un resumen sobre algunas de las causas que pueden fomentar el estrés en el lugar de trabajo, cómo se manifiesta esta respuesta y cuáles son algunas de las medidas preventivas que puedes poner en marcha. 

Algunas causas del estrés en el lugar de trabajo

Mala organización del equipo: distribución errónea de tareas y tiempos, problemas de comunicación, desaprovechamiento del talento, priorización incorrecta de tareas. 

Equipo insuficiente: el volumen de trabajo excede a los recursos humanos con que se cuenta. Puede que sea por las capacidades de los miembros del equipo o por la escasez de recursos temporales y materiales de los que se dispone para llevarlas a cabo.  

Mala organización personal: el equipo es suficiente y su organización es adecuada, soy yo quien falla. 

Principales manifestaciones del estrés en el lugar de trabajo

Deterioro de las relaciones entre los compañeros y con los jefes/subordinados.

Descenso de la motivación y compromiso con la empresa, lo cual empeora la situación.

Deterioro de la salud física y psicológica: el estrés desgasta mucho, perjudica al sistema inmune, empeora la atención y la memoria, genera sensación de angustia e indefensión si es muy prolongado.

Cómo prevenir el estrés en el lugar de trabajo

Cuidar la comunicación: mejorar los canales, hacer reuniones eficientes, cuidar el aspecto personal de las relaciones, proteger el clima emocional en el lugar de trabajo. 

Ordenar adecuadamente las tareas diferenciando lo urgente de lo importante y eliminar distracciones. 

Fomentar la cooperación entre los miembros del equipo para optimizar los recursos. 

Test: ¿estoy atravesando un periodo de estrés en el trabajo?

Contesta a las siguientes preguntas con sinceridad y sin pensarlo demasiado. Confía en tu intuición. 

1. A menudo me siento desbordada/o cuando veo las tareas que tengo pendientes. SÍ/NO

2. Solo de pensar en todo lo que tengo que hacer siento un enorme agobio. SÍ/NO

3. El ritmo de trabajo está siendo muy elevado últimamente y cada vez nos organizamos peor. SÍ/NO

4. A menudo me distraigo mirando la prensa, el mail o mis chats y se me acumula el trabajo. SÍ/NO

5. Últimamente hemos tenido picos de trabajo importantes y eso hace que no se respeten los horarios. SÍ/NO

6. En los últimos meses ha habido bajas en el equipo pero el volumen de trabajo no ha descendido: yo no doy abasto. SÍ/NO

7. En la oficina funcionaríamos mejor si hubiera un ambiente mejor, pero al no comunicarnos bien trabajamos de una manera muy ineficiente. SÍ/NO

8. Al principio me gustaba más el trabajo, pero ahora siento que tengo más responsabilidades de las que puedo abarcar y le estoy cogiendo manía. SÍ/NO

9. Entiendo que en la empresa hay que rendir pero siento que avanzamos a costa de nuestra salud. SÍ/NO

10. Tengo la sensación de que la empresa me absorbe la energía pero que no me recompensa a cambio. SÍ/NO

¿Ya está? Fíjate en tus respuestas. 

Si has contestado afirmativamente a la mitad o más de ellas es probable que estés experimentando un cuadro de estrés moderado o incluso severo en tu lugar de trabajo. Si es así, conviene que busques ayuda para explorar las causas y manifestaciones de esta situación y definirla y diagnosticarla adecuadamente, para que puedas empezar a revertirla dentro de tus posibilidades. Un psicólogo puede ayudarte con ello, ya que se trata de uno de los temas más frecuentes en la consulta de cualquier terapeuta. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.