«Ser constante y persistente marca la diferencia entre un deportista mediocre y uno extraordinario»

Por Raquel Ruiz Juárez
Publicado 07 de marzo de 2018

Compártenos en tus redes:

El deporte es un ámbito extremadamente exigente que pone de manifiesto con claridad algunas desigualdades de género que convendría corregir cuanto antes. Desde la práctica no profesional y meramente lúdica hasta la alta competición, muchas mujeres se enfrentan al reto de llevar a cabo su afición o su carrera profesional como deportistas superando desventajas y potenciando sus recursos personales. Autoestima, valores, miedo, perseverancia, compañerismo, superación, refuerzos… Todo esto y mucho más está presente en el día a día del deporte y, como profesionales de la psicología, nos hacemos eco de esta realidad con motivo de la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Para ello hemos entrevistado a Paula García Ávila, jugadora de la selección española de balonmano, quien ha compartido con nosotros su experiencia como mujer y deportista brindándonos con ello un testimonio que creemos de gran interés.

Fotografía de Daniel Vaquero

¿Cómo es el mundo del deporte femenino en España?

Muy sacrificado, poco agradecido a la par que valorado, según que deportes con muy poca visibilidad. A favor del mío, el balonmano, he de reconocer, que en los últimos años en este aspecto se está trabajando más y bien, y a día de hoy contamos con una mayor difusión mediática.

 

¿Qué dificultades te has encontrado en tu carrera por ser mujer? ¿Cómo las has superado?

El deporte femenino en España se encuentra siempre un escalón por debajo del masculino, ¿qué implica esto?, que siempre contamos con menos recursos que nuestro género opuesto. A nivel salarial seguimos estando por debajo, no todas las deportistas cuentan con un contrato laboral como deportistas profesionales, muchas tienen que compaginar deporte y estudios y/o trabajo… es mucho más sacrificado.

Yo llevo toda mi carrera trabajando y esforzándome por poder dedicarme exclusivamente al balonmano, al principio era imposible, y como casi la mayoría compaginé deporte y estudios (además de la suerte que tengo de contar con una familia que siempre me ha respaldado cuando lo he necesitado), y luego, poco a poco y afortunadamente he podido vivir exclusivamente de esto, es cierto que no con grandes lujos, pero a día de hoy puedo decir que vivo bien y no me falta de nada.

 

¿Qué retos crees que tienen las deportistas españolas en la actualidad?

Uno de los principales es que se hable de nosotras cuando no ganamos, es decir, que se hable con normalidad en el día a día. Parece que el deporte femenino se multiplica en año de Juegos Olímpicos o cuando hay grandes citas internacionales como un Campeonato de Europa o del Mundo. De nosotras no se sabe nada en una jornada regular de liga, de ningún deporte. Necesitamos igualdad en el trato, las cláusulas anti-embarazo siguen estando en muchos contratos, sigue existiendo una gran brecha salarial, una menor disponibilidad de recursos… Necesitamos que se deje de hablar de deporte femenino y que se empiece a hablar solo de deporte.

 

¿Qué cualidades físicas y psicológicas hay que tener para llegar a una posición como la tuya?

Yo siempre he defendido que la principal cualidad que debe tener un deportista es la capacidad de trabajo, unas mínimas condiciones físicas te posibilitan el ser apto para realizar la actividad, pero lo realmente importante es la constancia, la tenacidad, la perseverancia, la disciplina que estás dispuesto a llevar a cabo para conseguir tus objetivos. De este modo, las cualidades psicológicas van estrechamente ligadas, por no decir inherentes, puesto que la entereza mental en un deportista es fundamental. Ser constante, insistente y persistente tanto en los buenos como en los malos momentos, marca la diferencia entre un deportista mediocre y uno extraordinario. Y por supuesto, creo que es imprescindible no olvidarse de la humildad. Los deportistas vivimos continuamente en una montaña rusa, con subidas y bajadas, en la que aprender a ganar y a perder, tanto personal como colectivamente, es fundamental.

 

¿Qué importancia crees que tiene la salud mental en el mundo de los deportistas de élite?

Me parece imprescindible. No hay que olvidarse que somos personas realizando un trabajo, tenemos nuestras inseguridades, miedos, desconfianzas… y todas ellas pueden reflejarse en nuestro trabajo si no sabemos superarlo y/o gestionarlo. Además, vivimos de nuestro rendimiento y durante la temporada atravesamos momentos en los que nos encontramos mejor o peor, y tenemos que aprender a lidiar con ello sabiendo que forma parte de nuestra rutina, algo que no resulta sencillo, por no hablar de cuando sufrimos una lesión: el durante y el después. Y aunque la figura del psicólogo deportivo se está dando a conocer más en estos últimos años, bajo mi punto de vista, aún queda mucho trabajo que hacer para concienciarnos de lo realmente importante que es su labor.

 

¿Qué has aprendido como jugadora de balonmano de élite que podría ayudar a otras mujeres que intentan abrirse camino día a día en sectores típicamente masculinos?

Que no hay que rendirse nunca, incluso cuando más oscuro se aprecia el túnel, la luz siempre acaba brillando. Constancia y esfuerzo son cualidades imprescindibles para conseguirlo.

 

¿Qué les dirías a las niñas que se están planteando iniciar una carrera deportiva?

Que no lo duden ni un solo segundo, porque la innumerable cantidad de valores que se adquieren no solo te enriquecerán como persona durante tu carrera deportiva, sino para el resto de tu vida. A lo largo de los años, gracias al sacrificio, la entrega y la lucha de muchas mujeres hemos conseguido mejorar paulatinamente nuestras condiciones. Queda muchísimo trabajo por hacer, pero no iniciarse por el hecho de que será más complicado me parece la principal derrota. Nadie nos puede quitar la ilusión y las ganas de dedicarnos a lo que nos apasiona por el hecho de ser mujeres. Además, nunca sabremos si esa niña podría haber sido el principal revulsivo de nuestra historia. Esta misma mañana veía un vídeo de una compañera diciendo “nuestro género no determina de qué somos capaces, nosotras también valemos”.

 

¿Cómo mejorarías la situación actual del deporte femenino en España?

Invirtiendo y apoyando más a nuestro colectivo. Por ejemplo, en los últimos Juegos Olímpicos hemos demostrado ser quién más medallas hemos aportado al casillero español, si se nos brindase la oportunidad de mejorar en los medios: instalaciones, equipos de trabajo, equipos de salud, desplazamientos… el rendimiento se vería aún más incrementado.

 

¿Cómo crees que puede resultar de ayuda una jornada como la del 8M en el ámbito deportivo?

Puede ayudar para dar a conocer la realidad que vivimos a diario. Existe mucho desconocimiento, además, cuando se habla de deporte femenino en los medios, normalmente es para mostrar la parte positiva, y creo que es muy necesario una concienciación de nuestra verdadera situación, la cual deben mirar como deportistas en general, y no con diferenciación de género.

 

Fotografía de Rincón Fertilidad Málaga

 

¿Hay algo que te gustaría compartir o recomendar a nuestros lectores?

La lucha sobre la igualdad está centralizada principalmente en las mujeres, estaría bien que a esta causa se incorporaran cada vez más y con el mismo compromiso todos aquellos niños, chicos y hombres que son conscientes de la desigualdad en la que vivimos.

 

Fotografía de cabecera: spillaud/IHF


Compártenos en tus redes: