Cómo mejorar la proactividad en el trabajo

Compártenos en tus redes:

Una de las cosas que el mundo laboral exige con mayor intensidad es aprender cómo mejorar la proactividad en el trabajo. Nuestro ecosistema profesional es, en el mejor de los casos, un ambiente demandante cuando no exigente respecto a nuestras cualidades y a la manera que tenemos de mostrarlas. Esa manera es lo que llamamos actitud y puede ser considerada una cualidad en sí misma si se ejerce adecuadamente. 

De esta manera, el trabajo nos impone la necesidad de ser polifacéticos, autónomos, implicados, resistentes y, por supuesto, que tengamos una gran iniciativa. A veces cuesta satisfacer todas esas expectativas a la vez: la competencia es dura y nuestros compañeros también quieren destacar, tener ellos la mejor idea y ser los primeros que expresan el germen de un futuro éxito para la compañía. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Ante estas presiones todos en algún momento nos preguntamos: ¿soy yo esa persona o, al menos, me parezco? ¿Mi actitud en el trabajo es lo suficientemente proactiva? ¿Se me ve desde fuera como el típico trabajador pasivo que va a remolque y que no acaba de aportar a su equipo lo que su equipo requiere de él?

Las exigencias que, directa o indirectamente, recaen sobre nosotros de parte de nuestro entorno laboral pueden llegar a poner en riesgo nuestro bienestar psicológico si se vuelven excesivas y no contamos con los recursos necesarios para metabolizarlas adecuadamente. 

Por este motivo, se hace más importante que nunca adquirir habilidades para contrarrestar esta presión y también construir nuestra mentalidad como trabajadores con ideas no distorsionadas sobre cómo debemos comportarnos, cuál es la actitud que más nos hará brillar en la oficina y, en definitiva, cómo mejorar la proactividad en el trabajo. Obviamente se trata de dar aquellos resultados que se esperan de nosotros y tener éxito en nuestras profesiones, pero sin acabar abrasados a la primera de cambio.

cómo mejorar la proactividad en el trabajo

De hecho, los empleados de cualquier empresa se plantean a menudo cómo mejorar la proactividad en el trabajo como un medio para mejorar su imagen profesional y potenciar su rendimiento. Para lograr este objetivo es necesario reflexionar sobre por qué exactamente queremos mejorar nuestra proactividad en el trabajo y, por supuesto, qué entendemos por una persona proactiva. ¿Te animas?

Mientras lo haces, te hacemos 5 sugerencias sobre cómo mejorar la proactividad en el trabajo, para que no te sientas presionado a ser una “primera figura” que no eres, pero también para que no te quedes corto si hay algo más de energía que puedas imprimir a tu participación en el equipo.

Cómo mejorar la proactividad en el trabajo

1. Confía en tus ideas y no tengas miedo de expresarlas

Los buenos fotógrafos hacen cientos de disparos con su cámara en cada sesión, de los cuales a duras penas rescatan dos o tres. No tienes que ser brillante siempre, basta con mantener activada la maquinaria de la creatividad. No sientas la presión de dar la mejor idea cada vez que propongas algo, puede que la idea “inútil” de hoy dé lugar a la mejor decisión para mañana. 

2. Desarrolla habilidades de comunicación asertiva

A veces lo que nos cortocircuita cuando nos planteamos cómo mejorar la proactividad en el trabajo no es que no tengamos talento, sino que nos faltan habilidades sociales y comunicativas. Si es tu caso tienes pendiente practicar cómo proponer, cómo escuchar, cómo asentir o discrepar frente a lo que se dice, cómo insistir… Si pules estos aspectos tu actitud resultará más proactiva y menos arrolladora. 

3. Observa cómo lo hacen los demás

Aprovecha las ideas de los demás para generar tus propias ideas e inspírate en sus actitudes positivas. Cuando el clima laboral es bueno y los equipos de trabajo están cohesionados, la vida en la oficina es una tormenta de ideas permanente. Podemos tener un fogonazo de clarividencia, es obvio, pero en general nadie es completamente original ni creativo, todos nos alimentamos de la creatividad de todos y juntos nos podemos potenciar. Hay que aprovecharlo.

4. Piensa a corto, medio y largo plazo

No pienses que tienes que darlo todo cada día, ten una visión panorámica y con diferentes velocidades de lo que tiene que ser tu participación en el equipo, tanto en lo profesional como en las relaciones interpersonales. Hay veces que hay que saber ver el momento para destacar y otras ocasiones requieren, en cambio, un perfil bajo. El deseo de ser proactivo no tiene nublarte la vista sobre cuáles son los momentos en los que unos roles contribuyen mejor que otros a que el equipo avance.

5. No te quemes actuando sin control

La proactividad significa iniciativa, no hiperactividad. No vayas como un pollo sin cabeza, arrollando, robando protagonismo o haciendo llamadas desesperadas de atención. Aunque lo parezca, no hay prisa. Mide tus propias acciones y propuestas en función de la oportunidad, de lo pertinentes que sean para un momento determinado. Respeta tu ritmo de pensar, que puede ser más lento o más discreto que el de otros. 

cómo mejorar la proactividad en el trabajo

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos con el objetivo de ayudar a las compañías a colocar el cuidado del bienestar psicológico de sus empleados en el centro de su cultura empresarial. Esto incluye, por supuesto, construir con ellos unas expectativas adecuadas sobre su rendimiento y también sobre cuál es la actitud más favorable que ellos pueden tomar en beneficio de la empresa sin sentirse incómodos o sobrepasados. 

Gracias a esta colaboración, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo cuidar del capital humano que tienen a su cargo, midiendo adecuadamente las expectativas y fomentando un clima laboral en el que se valoren las aportaciones de diferentes tipos de personalidad en los miembros del equipo. De este modo, se fomenta la salud mental de los trabajadores mientras se preservan buenas condiciones para que la productividad sea óptima. 

Además, el programa de bienestar emocional para empresas de ifeel ofrece a los empleados un servicio de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de lo que necesiten en cada momento. De este modo, pueden acceder a diferentes herramientas de cuidado de su salud mental con la app de ifeel. En un segundo nivel pueden recibir soporte emocional a través de un chat con uno de los psicólogos colegiados de nuestra plataforma. Si requieren una ayuda más continuada en el tiempo pueden acceder al tercer nivel del programa: la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. 

Descubre nuestro programa de apoyo emocional a medida para empresas.

Solicitar Demo

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.