cenas de empresa

Cenas de empresa: cuidado con el espíritu navideño

Tanto internet como las conversaciones de pasillo están plagados de consejos sobre cómo afrontar las cenas de empresa cuando llega la Navidad. Ocasión de oro para algunas personas, pesadilla para otras, indiferencia más o menos participativa para las demás. Si te pones a leer sobre el mundo cenas de empresa lo que vas a leer principalmente son tres cosas: no bebas, vístete bien y cuidado con ponerte a tiro de la persona equivocada (el jefe, el compañero que te gusta, el jefe que te gusta, el jefe o compañero al que detestas…)

Sea como sea, ha llegado el momento: se viene post las cenas de empresa. 

Pesadilla antes de (las cenas de empresa en) Navidad

La cuestión es: ¿tan difícil es sobrevivir a las cenas de empresa, particularmente a la que organiza tu departamento de Recursos Humanos cuando llega la Navidad y el sonido de los cascabeles acompaña al tintineo de las campanitas, mientras trozos de abeto de plástico se sujetan a cada rincón con un lazo rojo y verde?

Quien más, quien menos, todos tenemos un respetable curriculum de cenas de empresa a las espaldas. Esto, en muchos casos, equivale a un historial de heridas de guerra y cosas vistas que los demás no creeríamos. Y todo ello aderezado con buenos propósitos disponibles para (esta vez sí) ser llevados a la práctica de cara a la próxima cena de navidad de la empresa. 

apoyo emocional para empresas

¿Todos? No todos: hay dos tipos de personas que este año acudirán a sus respectivas cenas de empresa navideñas como si nada nunca hubiera sucedido. 

En el primer caso, eso se debe a que literalmente nunca nada ha sucedido: son los jóvenes, los junior, los becarios, los nuevos recién llegados a la compañía y que están en su primer trabajo y no saben cómo van las cenas de empresa en esta en particular. 

En el segundo caso, independientemente de la novedad, están los de la incorregible disciplina: son los que pasan de todo, los metepatas, los que se sienten en cualquier parte como en su casa y no miden ni lo que oyen, ni lo que dicen ni lo que hacen. Por muchos desastres que hayan protagonizado en cenas de empresa anteriores, ellos siempre están dispuestos a añadir uno más a su lista. 

cenas de empresa

Y tú, ¿de qué equipo eres? Obvio: del de los elegantes, los sobrios, los que al segundo vinito se plantan, los informales pero arreglados, los que sonríen sin babear y lanzan puyas sin dejar de parecer aristocráticos. Claro que sí, ¡porque tú lo vales!

encuesta clima laboral

No obstante, como la tradición obliga y nunca sabemos en qué tipo de trincheras tendremos que sobrevivir en las próximas cenas de empresa, aquí vamos a cumplir con la liturgia: se viene amable recordatorio de lo que (no) debes hacer cuando acudas a la cena que tu empresa está organizando para tenderos a todos una trampa mort… para celebrar juntos en amor y compañía que un año acaba y otro está a punto de comenzar. Abro hilo.

3 pistas para sobrevivir a las cenas de empresa 

1. Ante la duda, simplemente, no bebas

Somos adultos, ¿verdad? Pues comportémonos como tales. ¿Y qué hace un adulto? No se pone a tiro, esquiva las balas, levanta barricadas y contraataca ante la presión externa. Si tú sabes que a partir de la primera copita ya estás diciendo tontunas no sigas yendo hacia el barranco. 

Tienes dos opciones. Una de ellas es la radical: conjúrate y, simplemente no tomes alcohol durante la cena de empresa. Créeme, nadie, pero nadie, ha fallecido jamás ni ha matado a nadie ni a provocado una guerra mundial por no consumir alcohol en las cenas de empresa. ¿Acaso te mentiría yo en algo como esto? 

La segunda opción es para los que saben controlarse: tómate una o dos y plántate, mañana vas a considerarte la persona más inteligente del mundo. 

Advertencia: en ambos casos la presión para que bebas va a ser implacable, en serio, vas a recibir fuego amigo por todas partes. No pasa nada, ¿por qué? Porque hemos quedado en que los adultos saben decir que no.

2. Elige bien al compañero de mesa

Sé astuto/a cual leona agazapada entre la maleza y no permitas que los mejores sitios de la mesa te sean arrebatados. ¿Y cuáles son los mejores sitios en las cenas de empresa? Los que están libres al lado de las personas que te caen bien, te hacen reír y consiguen hacerte pasar un rato agradable

Colócate estratégicamente siempre lejos de dos bloques de personas. El primer bloque es el de los jefes, sencillamente porque delante de ellos vas a comportarte de manera un poco encorsetada y mira, qué quieres que te diga, tú no has venido a este mundo a cenar con corsé. El segundo bloque es el de la gente que te cae mal. Ya está, ya lo hemos dicho: la gente que te cae mal. ¿Quieres pasar la cena de Navidad de la empresa con la gente que te cae mal? No, ¿verdad? Pues lucha por tu asiento y que fluya la magia.  

3. Vístete y vete (a la cena)

No, en serio: vigila lo que te vayas a poner pero tampoco te obsesiones. No vas a la Gala del Met, ni a una boda, ni a un akelarre, ni a jugar a las cartas con tus amigas. Vas a una celebración por la Navidad y el fin de año con tus compañeros de trabajo (que ya saben cómo eres, ya saben cuál es tu estilo, puede que ya conozcan algunos de tus más jugosos y oscuros secretos, ¿en serio tienes que impresionarles para cenar?).

Y tus jefes. A estos quizá sí tienes que enviarles un mensajito sobre tu clase y saber estar para quedar bien, destacar y causarles un cierto efecto wow. Para ello, ¿sabes qué? Que menos es más. Que dentro de tu estilo te pintes la raya y te pongas tu mejor tacón pero no exageres, no te pongas algo especialmente incómodo solo porque crees que te da un aspecto especialmente despampanante. Ponte algo que te siente bien y que sea adecuado para el estilo que habitualmente ya tenéis en la oficina. Lo contrario, tanto si rebajáis mucho el look como si lo lleváis al extremo, es ir disfrazadas

Bienestar emocional para empresas

Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos con un objetivo principal: ayudar a las compañías a colocar la salud de los empleados en la cúspide de su pirámide estratégica cuando quieren potenciar una productividad sostenible.  

Gracias a esta colaboración, las personas que están al frente de los departamentos de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo manejar adecuadamente los diferentes tipos de necesidades que, se lo planteen o no, presentan los miembros de su equipos y sean más eficientes a la hora de potenciar su bienestar psicológico. 

Por otro lado, este programa ofrece a los empleados un servicio holístico de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de sus necesidades. Este servicio incluye, si lo requieren, la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. Prueba ahora nuestro programa para que puedas ver cómo podría ayudaros.

Esperamos que este post sobre las cenas de empresa te haya resultado interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar