¿Buscas trabajo? No creas nada de lo que pone aquí

Compártenos en tus redes:

Si un artículo, un tutorial o una persona te dan una serie de consejos exactos, precisos e infalibles sobre lo que debes hacer para encontrar empleo no los creas: te están mintiendo, nadie sabe de manera exacta, precisa e infalible lo que hace falta para conseguir un empleo. ¿Por qué lo sé? Porque el mundo de la inserción laboral es tan complejo que si bastara con seguir un puñado de recomendaciones sobre cómo encontrar un empleo para conseguirlo ni siquiera haría falta que alguien te diera una serie de recomendaciones para ello.

Bajo esa misma lógica, tienes libertad para creerte todo lo que voy a contarte a partir de ahora asumiendo que no te voy a dar ninguna serie exacta, precisa e infalible de consejos para encontrar empleo porque esa lista no existe. También tienes libertad total para no creer ni una sola palabra de lo que voy a contarte en este artículo asumiendo que este artículo habla precisamente de lo que tienes que hacer para encontrar un empleo y de cómo debes tener mucho cuidado a la hora de creerte lo que alguien te dice que tienes que hacer para encontrarlo.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Volviendo al inicio, de una cosa puedes estar seguro: quizá no todo el mundo miente cuando te asesora sobre este asunto pero muchas recomendaciones sobre cómo enfocar la búsqueda activa de empleo mienten en alguna parte del discurso. Eso no quiere decir que quienes las hacen sean malos profesionales, es probable que la mayoría de ellos sean -de hecho- buenos profesionales. Pero sí quiere decir que alguna parte importante de la información que te dan es muy inexacta o, mejor dicho, está poco adaptada al contexto en el que precisamente tú estás buscando trabajo.

Lo primero que debes pensar es tu objetivo profesional: qué tipo de trabajo te gustaría tener

Quiere decir, en definitiva, que una parte nada despreciable de los expertos en métodos de búsqueda de empleo -o de las personas que parecen expertos o de las personas a las que otras personas consideran expertos- mienten, o bien te dan información incompleta o bien te dan una información que puede ser perfecta para otros buscadores de empleo pero no para ti. Para el caso, las tres opciones te provocarán los mismos efectos: primero confundirte y después, frustrarte.

Por eso entenderé y puede que hasta te recomiende que no creas ni una sola palabra de lo que voy a explicarte a continuación sobre cómo buscar y encontrar un trabajo y que se basa en una única premisa: para encontrar trabajo hay que procurar hacer una serie de cosas e intentar evitar otra serie de cosas.

Si haces caso de esa premisa es posible que encuentres un trabajo razonablemente bueno en un tiempo razonablemente corto pero, qué diablos, también puede que no lo consigas: al fin y al cabo la mayoría de los consejos sobre cómo encontrar trabajo son mentira y este artículo trata, precisamente, sobre cómo encontrar trabajo o, al menos sobre cómo intentarlo si es que existe alguna buena manera para ello. ¿Preparado?

Para empezar por el principio

Lo primero que te suelen decir los expertos en la búsqueda activa de empleo no es que encuentres un empleo directamente, sino que empieces encontrando tu objetivo profesional. ¿Y qué es un objetivo profesional? Consiste básicamente en tener claro qué tipo de trabajo te gustaría tener: qué tareas, dónde, de qué manera y en qué tipo de régimen laboral te gustaría desempeñarlo. Eso te ayudará a saber dónde buscarlo y, con un poco (de acuerdo, con una enorme cantidad) de suerte, encontrarlo.

Si tu objetivo profesional es encontrar cualquier tipo de empleo, consista en lo que consista, estás de suerte: puedes dejar la lectura de este artículo aquí mismo y dedicar tu valioso tiempo a otra cosa, porque nada de lo que leerás después del próximo punto y aparte te va a aportar absolutamente nada en la consecución de tu objetivo profesional ni, por lo tanto, en la consecución de cualquier trabajo.

De hecho, si es que no me has hecho caso y aún sigues leyendo, créeme cuando te digo que todo lo que tienes que hacer para conseguir un empleo “de lo que sea” es salir ahí fuera y preguntar por el primer empleo que alguien ofrezca. Eso no va hacer que lo consigas a la primera de cambio (ningún empleo es solo algo que alguien encuentra sino, principalmente, algo que alguien le da a otro alguien). La buena noticia es que es altamente probable que lo consigas a la segunda o a la tercera. También puedes no creer en nada de lo que acabo de decirte, desobedecer del todo mi sugerencia y seguir leyendo lo que tienen que hacer aquellas personas que no buscan cualquier empleo sino un empleo en concreto, incluso aunque tú no seas una de esas personas.

Sí, una de esas personas que no quieren trabajar “de lo que sea” ni “de lo que salga”, sino que quieren que les salga algo en concreto porque les gustaría ser algo en concreto, a ser posible algo que les guste un poco y, sobre todo, una de esas personas que pueden permitirse buscar en esa dirección. Lo que deben hacer en primer lugar es precisamente eso, ir a lo concreto.

De hecho, muchos expertos en búsqueda de empleo tienen la costumbre de afirmar que, si tienes bien definido tu objetivo profesional, entonces encontrarás un trabajo acorde a tu objetivo profesional. En realidad esos expertos mienten y no deberías creerles. Será mejor que te concentres en aquellos expertos en búsqueda de empleo que te digan que si no tienes un objetivo profesional medianamente claro va a ser medianamente imposible que encuentres un empleo acorde a ese objetivo, pero que no está escrito en ninguna parte que solo teniendo claro a dónde quieres llegar vayas a llegar hasta ese punto. No quisiera ser aguafiestas pero esto no es una crema antiarrugas carísima que te hace sentir poderosa solo con deslizarla por el contorno de tus ojos: aquí no basta con valerlo, hace falta saber buscarlo.

Quizá sea mentira, pero mi consejo es que te tomes al menos un par de horas (o un par de años, si los necesitas) para pensar dónde te gustaría trabajar y haciendo qué. Es la única manera de que se te ocurra a qué puerta debes llamar. Dios sabe que durante tu búsqueda activa de empleo vas a tener que llamar a unas cuantas, así que más te vale reservar tus nudillos para lo importante.

La lavadora que se tragó los calcetines en las Bermudas

Muchos expertos en búsqueda activa de empleo gastan una enorme cantidad de energía en animarte a que navegues por el Triángulo de las Bermudas de los Portales de Búsqueda de Empleo. ¿Cuál es la consecuencia? Que tú tiendes a gastar una enorme cantidad de energía en surcar ese espacio enigmático pensando que tienes un mapa, una brújula y un destino… hasta que compruebas que has sido brutalmente absorbido por el Triángulo: tu petición de empleo a través de esa oferta a la que te apuntaste junto a otros cientos de personas se ha perdido para siempre, digamos, en algún lugar impreciso entre la Nada y el Vacío. ¿Por qué? Porque demasiados expertos que dicen que tú encontrarás tu empleo navegando en un Portal de Búsqueda de Empleo mienten.

También puede ser que lo que sea mentira es lo que acabo de decirte yo y que en realidad los Portales de Búsqueda de Empleo sean apacibles lagunas perfectamente navegables para quienes buscan un empleo de-lo-que-sea o ciertos tipos de empleos, precisamente aquellos tremendamente abundantes y con una enorme movilidad. O para quienes tengan la suerte de dar con una oferta adecuada para ellos que no está adjudicada de antemano a alguien en particular a pesar de estar colgada en un Portal de Búsqueda de Empleo (a veces los milagros ocurren, solo tienes que creer en ellos).

Un ejemplo prototípico de este tipo de trabajos accesibles a través de un Portal de Búsqueda de Empleo es el de teleoperador (y todos sus derivados). Si deseas este tipo de empleo o uno similar -o bien consideras que este tipo de empleo es el más adecuado para ti en este momento- no tienes nada que temer al Triángulo de las Bermudas de los Portales de Búsqueda de Empleo: coge tu adorable barca y sal a la laguna, la otra orilla está muy, muy cerca. Por otro lado, si el empleo que buscas no es el-que-sea o es un trabajo muy concreto pero del que se van a enamorar demasiados contrincantes que visiten el mismo Portal (y esto ocurre con la mayoría de trabajos) entonces puedes probar a no confiar plenamente en quienes confían plenamente en los Portales de Búsqueda de Empleo y poner parte de tu confianza en el Buque Insignia de la Armada de la Búsqueda de Empleo: tu red de contactos.

No es la oferta, es la persona

Puedes creerme o no y que me parta un rayo si te culpo por no creerme, al fin y al cabo yo mismo te advertí de que no me creyeras porque todos los que aseguran ser expertos en búsqueda de empleo o quieren parecerse a ellos tienen una relación complicada con la realidad. Pero aquí está mi pequeño secretito: los Portales de Búsqueda de Empleo son enormemente útiles para buscar cierto tipo de empleos, muchos de ellos muy buenos empleos, pero es muy probable que quien te consiga un buen empleo no sea un reclutador cuando lea en su ordenador tu ofrecimiento para la oferta que él ha publicado en internet, sino un reclutador al que una persona de su confianza le ha hablado de ti.

De acuerdo, ¿quién te dice a ti que yo no miento más que hablo? Pero piensa también que yo no te he mentido nunca, ¿por qué iba a estar haciéndolo ahora? En cualquier caso, cuenta con la remota posibilidad de que, quizá, además de peinar día y noche las ofertas de internet lo que debes hacer también es trabajar tu marca en las redes y tu labor de networking y lobby (que es como los cursis llaman a lo que viene siendo hacerte querer por la gente de tu alrededor y también por la gente que está alrededor de la gente que está a tu alrededor).

No te limites a buscar por internet. Moviliza a tu red de contactos y, por supuesto, confía en la suerte

De este modo, quizá de repente alguien se acuerde de ti y te diga: pásame tu CV, conozco a alguien que está buscando a alguien… como tú. No te escandalices pensando que te estoy hablando de que el mundo laboral funciona en su mayor parte a base de enchufar a personas inadecuadas para puestos fabulosos. Simplemente te digo que, a menudo, es mucho más probable hacer diana en el puesto adecuado para ti a través de alguien que conoce a alguien que (solo) apuntándote a una oferta y que tu CV, lamento decírtelo, no lo lea absolutamente nadie.

Quién dijo fácil

Es evidente que buscar un empleo de cierta calidad no equivale a encontrarlo y que ni buscarlo ni encontrarlo se pueden limitar a los consejos que acabo de darte (incluyendo el consejo número uno: el de no creer demasiado a alguien que te asegure saber cómo demonios se encuentra un buen trabajo y te lo explique en un puñado de sencillos pasos). Encontrar un buen trabajo es muy difícil y, desgraciadamente, está mucho más sujeto a la suerte de lo que quieres creer y de lo que muchos expertos en inserción laboral van a atreverse a admitir delante de ti.

Por eso, si lees una lista de sugerencias y recomendaciones para encontrar un buen empleo que no incluye una que dice “Cuenta con el factor suerte, no puedes controlarlo todo” haz el favor de tirar esa lista a la basura.

Si lees una lista de sugerencias y recomendaciones para buscar -y encontrar- un buen trabajo y esa lista sigue la estructura de la lógica aplastante (“Si haces esto entonces (seguro) encontrarás este trabajo”) y no menciona mucho más, maldita sea, ¡tira esa lista a la basura!

Y si has llegado hasta aquí, ¿qué puedo decir? Pues que probablemente eres alguien que quiere cambiar de empleo pero no quiere cambiarlo por cualquier empleo, o bien alguien que no tiene ningún empleo pero lo está buscando y desde luego ha tenido la generosidad de gastar bastantes minutos de su tiempo en informarse sobre qué sugerencias debe seguir y cuáles no para lograrlo.

Ahora solo te queda la parte más difícil de este artículo: decidir si te crees o no lo que has leído. Al fin y al cabo, ¿quién te dice a ti que yo soy un experto en la búsqueda de empleo?

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.