baja laboral por depresión

Baja laboral por depresión: una herramienta al servicio de la salud

La baja por depresión es un derecho con el que cuentan los trabajadores cuando su salud mental se resiente debido a este trastorno mental. Es la herramienta que emplean a nivel laboral cuando necesitan interrumpir provisionalmente su actividad laboral para seguir adecuadamente su tratamiento y reponerse en la medida de lo posible

Existen diferentes causas que dan lugar a este problema de salud y que, por tanto, pueden acabar derivando en una baja por depresión que impacte negativamente en la empresa, al margen del impacto negativo en la salud del individuo. Algunas de esas causas pueden estar relacionadas con el propio trabajo. Por este motivo, las empresas tienen una gran responsabilidad a la hora de prevenir posibles factores de riesgo en este sentido. Además, deben tener en cuenta la complejidad de este asunto para poder brindar al empleado que se ve afectado por ello el apoyo que necesita. En este post vamos a hablarte de ello. 

Es importante tener en cuenta que una depresión es un trastorno de salud mental que se puede manifestar en diferentes niveles de gravedad y, por tanto, con diferentes consecuencias en las vidas de las personas afectadas y sus entornos. Cuando la depresión es muy intensa debe ser considerada como un problema de salud grave y puede suponer un importante grado de incapacitación para la persona que lo sufre. 

Habitualmente este trastorno del estado de ánimo tiende a confundirse con una sensación de tristeza intensa en el que la persona se sumerge en un estado de permanente melancolía del que le es difícil desprenderse y que la aísla de su entorno. En realidad, además de con ese estado melancólico que acabamos de mencionar hay que relacionar la depresión con una sensación generalizada y profunda de apatía, desgana, desesperanza en el futuro, dificultad para disfrutar e implicarse en las diferentes facetas de la vida y desconexión afectiva hacia el entorno. 

apoyo emocional para empresas
baja por depresión

La utilidad de una baja por depresión

Como hemos dicho, es un error considerar que una persona que sufre depresión no es simplemente alguien que está muy triste. Se trata más bien de alguien que está tan “apagado” que va debilitando progresivamente su responsabilidad y vinculación hacia la vida y las personas. 

Por este motivo, es de gran importancia diagnosticar adecuadamente la presencia de una depresión, aplicar el tratamiento psicológico y, si hace falta, psiquiátrico que sea necesario y ofrecer a la persona afectada las condiciones necesarias para abordar su objetivo de salud más urgente: recuperarse lo antes posible

Para ello hace falta tiempo y es en este contexto en el que cobra toda su relevancia el concepto de la baja por depresión. Debemos tener en cuenta que, llegado un cierto punto, la persona con depresión no está ni psicológica ni físicamente disponible para cumplir de manera adecuada con las tareas que tiene asignadas por su puesto de trabajo. Por ese motivo necesita hacer una pausa para intentar reponerse sin que ello suponga necesariamente una consecuencia altamente indeseada: la pérdida de su empleo. 

Motivos para acogerse a una baja por depresión

A nivel burocrático está establecido que el trabajador puede necesitar una baja por depresión debido a dos tipos de razones. Son los siguientes:

Contingencias comunes

Por un lado están los motivos personales, es decir, aquellos desencadenantes de la depresión que son ajenos al trabajo. Este tipo de causas se consideran contingencias comunes y es el médico de cabecera el encargado de gestionar la baja cuando es esto lo que está causando el problema. 

Contingencias profesionales

Por otro lado, debemos fijarnos en los motivos que están directamente relacionados con el trabajo (por ejemplo una situación continuada de burnout, conflictos con los compañeros de trabajo o incluso sufrir acoso sexual por parte de algún miembro del equipo). En este caso hablamos de contingencias profesionales y, a diferencia de lo que ocurre en el otro caso, es la mutua la que se encarga de acreditarlas. 

Lamentablemente, no siempre es posible que las empresas eviten que se produzca una baja por depresión entre sus trabajadores. No obstante, toda organización debe hacer lo posible por prevenirla, conociendo qué contingencias profesionales pueden llegar a originarla y tomando las medidas necesarias para cuidar de la salud de los miembros de la plantilla. 

baja por depresión

Las empresas no están solas para hacer frente a esa responsabilidad. Ifeel cuenta con un programa de bienestar emocional para empresas, diseñado por su equipo de psicólogos expertos con el objetivo de ayudar a las compañías a potenciar la salud mental de sus trabajadores, colocándola en el centro de su estrategia para mejorar la productividad de una manera sostenible.  

Gracias a esta colaboración, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cuáles son las medidas más eficaces para prevenir una baja por depresión entre los trabajadores o abordarla de la mejor manera para todas las partes implicadas cuando ya se ha producido.  

Por otro lado, el programa de bienestar emocional para empresas de ifeel ofrece a los empleados un servicio de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles en función de lo que necesiten en cada momento. De este modo, pueden acceder a diversas herramientas de cuidado de su salud mental con la app de ifeel. En un segundo nivel pueden recibir soporte emocional a través de un chat con uno de los psicólogos colegiados de nuestra plataforma. Si prefieren una ayuda más continuada en el tiempo solo tienen que acceder al tercer nivel del programa: la terapia psicológica online con un psicólogo especializado en casos como el suyo. 

No te pierdas nuestro artículo sobre psicología organizacional.

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Últimos artículos

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar