Depresión y ansiedad: un cómic para comprender al monstruo

Por Silvia Lama Raposo
Publicado 07 de abril de 2017

Compártenos en tus redes:

Tú, yo, y todas las personas que tenemos a nuestro alrededor, probablemente experimentaremos al menos un episodio depresivo o ansioso a lo largo de nuestra vida.

Sin embargo, un porcentaje de personas comparte su día a día con la depresión y la ansiedad como compañeros de rutina crónicos. Llegan sin avisar y sin invitación, como esos huéspedes incómodos a los que nadie quiere alojar en su casa: lo manchan todo y es difícil conseguir que se vayan.

La depresión te rodea y te aísla, haciéndote creer que estás solo. Se apropia de tu sonrisa y tu motivación, tanto es así, que te roba hasta las ganas de levantarte de la cama. La ansiedad, por otro lado, no te permite caminar y cuestiona cada palabra que dices, hace que vivas con el miedo pegado a la piel y que dudes (de ti y de todo) a cada paso que das.

Pero lo que más duele de todo no es afrontar el día a día con esta carga a tu espalda, sino la incomprensión de las personas que te rodean. La interpretación que los demás hacen sobre tu realidad puede resultar devastadora… Sobre todo si son personas que quieres.

  • No haces nada para solucionarlo
  • Con lo que tú eras, ¿qué te ha pasado?
  • En el fondo te gusta estar así
  • Venga, no te pongas así, que no es para tanto
  • Te gusta hacerte la víctima
  • Tienes que cambiar, no puedes seguir así  
  • No haces más que quejarte y lloriquear

En ocasiones frases como éstas pueden actuar como una bomba, que termina de consumir la poca energía que le queda a una persona deprimida o con ansiedad.

Ya sean dichas desde la mejor intención o desde el más absoluto desconocimiento, estas palabras nacen de la propia frustración que genera ver sufrir a alguien a quien quieres, como consecuencia de la depresión o la ansiedad. Pero aun cuando se lanzan como salvavidas y con el objetivo de ayudar, este tipo de respuestas esconde una valoración detrás, un juicio. Por eso es importante ser cuidadoso.

Una persona que sufre de ansiedad o depresión, ya lleva consigo un verdugo: se encarga de juzgarle y criticarle allá por donde va.

Somos conscientes de que es duro acompañar a una persona en un momento como éste, puede resultar frustrante, abrumador o incluso doloroso. Pero también sabemos que al final hay que remar juntos para llegar al objetivo común: vencer al monstruo de la ansiedad y la depresión. Es por ello que la comunicación, y sobre todo la comprensión, son soldados fundamentales en esta batalla.

Por eso hoy, en el Día Mundial contra la Depresión, os traemos el cómic que creó Nick Seluk junto a Sarah Flanagan, una serie de viñetas que dan vida a la historia de una de sus lectoras. En él dibujan la lucha diaria contra la depresión y la ansiedad, se da voz a la verdad que se esconde detrás de ellas: porque es importante comprenderla para poder superarla.

Si padeces estos problemas, en ifeel te proponemos que pruebes nuestras terapias de ansiedad o terapias centradas en superar la depresión.


Compártenos en tus redes: