adiccion al trabajo

Adicción al trabajo: llenar un vacío, huir de responsabilidades

Algunas personas no se dan cuenta de que su implicación laboral se ha convertido en una adicción al trabajo. Estamos acostumbrados a hablar de una adicción como un consumo compulsivo y descontrolado de ciertas sustancias, que alteran nuestra conciencia, relajan nuestro cuerpo o nos alivian, divierten o estimulan de alguna manera.

Sin embargo, el mecanismo de la adicción puede desarrollarse también a través de otras vías. Una de ellas tiene lugar cuando somos incapaces de interrumpir nuestra actividad laboral, llevando a cabo jornadas interminables de trabajo, cargándonos de ocupaciones hasta acabar extenuados. Esa posible adicción al trabajo es una manera de alimentarnos, aliviarnos o desconectar de otros ámbitos de nuestra vida.

¿Qué significa ser adicto al trabajo?

Sí, ser incapaces de apagar el ordenador y marcharnos de la oficina, seguir enviando mails a las tantas de la noche o durante los fines de semana, llenar voluntariamente las páginas de la agenda con compromisos y responsabilidades que habría que realizar entre tres o cuatro personas… son señales a las que conviene prestar atención.

No se trata de trabajar mucho o poco (es decir, de “consumir” mucho o poco trabajo), ya que los parámetros para medir esto serían bastante subjetivos. Lo importante para determinar si estás ante una adicción al trabajo es detectar qué consecuencias tiene en tu vida ese “consumo” sospechosamente excesivo de trabajo, cómo te hace sentir, cómo te sientes cuando no puedes satisfacerlo y, en definitiva, qué circunstancias te han llevado a afrontar la vida cotidiana de una manera tan exageradamente volcada hacia lo laboral. Al fin y al cabo, no hay que olvidar que trabajar en exceso, por desagradable que parezca desde fuera, a menudo esconde la necesidad de no ocuparnos de otros aspectos que nos resultan excesivos o insoportables.

ifeel online therapy


adicción al trabajo

Presta atención a tus relaciones interpersonales (familia, pareja, amigos): ¿sientes que tu carga de trabajo te impide atenderlos adecuadamente día tras día? Observa tu lista de funciones: ¿las estás ampliando por tu cuenta mucho más allá de lo necesario, de lo que tus jefes te demandan, de lo que sería razonable para una jornada normal? Escucha a tu cuerpo: ¿te encuentras mal, duermes mal, comes mal, tienes mala cara, el trabajo está afectando ya a tu salud física y emocional?

Si has respondido que sí a una de estas preguntas conviene que te tomes un momento para pensar cómo mejorar esta situación. Si has contestado con dos síes, alerta: es muy probable que estés utilizando el trabajo de una manera descontrolada para no afrontar como deberías otros ámbitos de tu vida. Si has contestado que sí a las tres preguntas es hora de parar antes de que tu cuerpo, tus relaciones y tu trabajo en sí mismo lo hagan por ti pero con consecuencias realmente desagradables.

La adicción al trabajo no aumenta la productividad

Las personas que presentan una adicción al trabajo suelen manifestar este problema de diferentes maneras. Una de ellas es dedicando una gran cantidad de recursos (tiempo, energía, disponibilidad…) a su profesión. 

calendario de bienestar laboral

De este modo, una interpretación simplista de esta manera de enfocar el trabajo es que cuantas más horas le dedica una persona a sus tareas, más produce y, por tanto, mejor empleado es. 

Aunque pueda parecer que sí lo hace, en realidad la adicción al trabajo no es una manera adecuada ni de aumentar ni de mejorar la productividad. Como acabamos de mencionar, esto genera un efecto engañoso, porque echarle más y más horas al trabajo, implicarnos más allá de los límites necesarios tanto en nuestras tareas como en funciones ajenas a nuestro puesto, al principio sí puede hacer que “produzcamos” más. 

encuesta clima laboral

El problema es que la adicción al trabajo no mejora el rendimiento de los empleados, dado que el coste que estos asumen por los supuestos logros que consiguen es excesivo, particularmente en términos de su bienestar psicológico. Esto, por supuesto, acaba afectando al bienestar de la compañía para la que trabajan.

Cuidar el bienestar emocional de las personas en el trabajo

Muchos problemas relativos a la salud mental en el trabajo tienen que ver con un patrón de burnout, en el que el empleado sufre un cuadro de estrés y desmotivación que le hacen experimentar una gran apatía y aversión hacia sus tareas. Sin embargo, otro foco de problemas de salud laboral tienen que ver con lo contrario: aferrarse al trabajo y dar más de lo que tenemos por una incapacidad de desconectar y poner la atención en otras facetas de la vida.

En ifeel nos preocupa el bienestar de los empleados y por eso queremos ayudar a las empresas en el proceso de construir una cultura corporativa saludable y constructiva para todos sus miembros. Con ese objetivo, nuestro equipo de psicólogos especializados en bienestar laboral ha creado un programa de bienestar emocional para empresas.

A través de esta colaboración, los responsables de recursos humanos pueden recibir asesoramiento personalizado y basado en datos sobre cómo detectar, por ejemplo, posibles disfuncionalidades en las relaciones dentro de sus equipos, así como sus causas y cómo atajarlas para que no perjudiquen seriamente al clima laboral. Además, este programa ofrece a los empleados un servicio global de cuidado de su salud mental estructurado en diferentes niveles de acuerdo a sus necesidades. Prueba ahora nuestro programa para que puedas comprobar todas sus ventajas.

No dejes de visitar nuestra sección de Recursos. Allí hemos dejado mucho contenido de diferente tipo que va a ayudaros a funcionar de una manera más saludable tanto a nivel individual como de equipo. Se trata de diferentes contenidos en formato podcast, Guías para Recursos Humanos sobre temas diversos que afectan al bienestar emocional en el entorno laboral o Entrevistas con cargos importantes de RRHH. Además, disponemos de una Plantilla de Factores de Riesgo Psicosocial, utilízala para cumplir con los requisitos de la Inspección de Trabajo.

No te preocupes, transformar hábitos, aflojar el patrón de una adicción al trabajo y generar nuevas estrategias para afrontar nuestras responsabilidades no es fácil ni inmediato. Si no te sientes capaz de realizar este proceso por ti mismo es importante que pidas ayuda especializada, los psicólogos estamos aquí para eso. Consulta nuestro post sobre bienestar laboral.

Esperamos que este post sobre la adicción al trabajo haya sido interesante. Si quieres más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas? Solo tienes que solicitarla y nos pondremos en contacto con tu equipo lo antes posible.

Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Nueva llamada a la acción

  • Te puede interesar