8 consejos para disfrutar al máximo tus vacaciones

Compártenos en tus redes:

Vacaciones de verano para mí, paseos por la playa al atardecer, niños y niñas inundando piscinas, el arte de no hacer absolutamente nada y termómetros expuestos a temperaturas insoportables.

Ya ha llegado el verano. Muy ansiado por muchos por ser una vía de escape a esa rutina diaria pero una pesadilla para otros, que viven la experiencia sin poder llegar a desconectar.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

No es casualidad que el final del verano inicie procesos de divorcio y aumente el número de personas que comienzan una terapia. Durante las vacaciones de verano las familias se ven forzadas a pasar más tiempo juntas. Acostumbrados a la rutina, la convivencia en vacaciones puede llegar a ser muy difícil. Surgen roces y situaciones incómodas que fomentan estrés e impiden disfrutar de esos días libres.

Muchas parejas sufren discusiones en vacaciones porque se dan situaciones que no suelen darse en la rutina. Normalmente entran en juego las expectativas que se tienen sobre esos momentos de ocio que no concuerdan con los de nuestra pareja. Además, salen a relucir aspectos que no se han resuelto durante el resto del año que dan lugar a conflictos. Es importante en ese sentido no esperar a tratar estos temas durante esos días: cuanto antes se aborden, mejor.

Por otro lado, hay personas que no saben cómo poder aprovechar esas vacaciones y entran en un círculo de agobio por no saber qué hacer con ese tiempo libre, que dificulta llegar a relajarse.

Aprovechar al máximo las vacaciones

  •         Evita programar cada minuto: es normal planificar el destino y el tiempo, pero cuidado con planificar cada día.  Tener programado todo el tiempo libre puede llevar a no cumplir nuestras expectativas. Ser capaz de improvisar permite que nos relajemos y disfrutemos de nuestro tiempo libre.
  •         Atrévete a hacer cosas nuevas: trata de salir de tu zona de confort. Verás cómo serás capaz de tomar nuevas perspectivas y tomar distancia de nuestros problemas. Cuando viajas a nuevos lugares y te lanzas a explorar, te concedes a ti misma alejarte de la rutina.
  •         Vive el presente: aprende a desconectar de los problemas y vive el aquí y ahora. Adopta una actitud mindful tratando de disfrutar del momento presente en el que te encuentras, detecta los detalles y trata de conectar contigo misma.
  •         Busca tiempo para ti: es importante aprovechar las vacaciones para estar en familia o con amigos, pero recuerda que también es una oportunidad para hacer planes por tu cuenta y disfrutar de ti misma. Busca el equilibrio que necesites para aprovechar al máximo tu descanso.

  •         Planifica y negocia con tus hijos . Puede ser complicado disfrutar de nuestro tiempo cuando estamos preocupados por mantener ocupados a nuestros hijos. En este sentido, lo mejor es planificar qué actividades nos gustaría que hicieran teniendo en cuenta sus gustos y preferencias, y pactarlas con ellos. Si ven que contamos con su opinión será más fácil que accedan a hacerlas y que se sientan motivados para ello. Intenta hacer alguna actividad en familia porque ayudará a reforzar vuestra relación.
  •         Cánsate. Intenta realizar actividades que puedan cansarte físicamente. Es una buena oportunidad para recuperar el sueño que pierdes durante el año. Además, al realizar actividades que requieren esfuerzo estamos fomentando la producción de endorfinas, las hormonas de la felicidad.
  •         Aprovecha para hacer las cosas que te gustan. Durante el resto del año te quejas de no tener tiempo para hacer lo que te apetece. Busca lo que te apasiona, leer, escribir, dibujar… te ayudará a conectar contigo misma y descubrir cómo eres.
  •         ¡Fuera los complejos! Está claro que en el mundo que vivimos la imagen es importante. En verano es muy fácil que aumenten los complejos y que nos acabemos angustiando por querer tener un cuerpo distinto al nuestro. ¿Y si en vez de compararnos con los demás nos fijamos en lo que nos hace únicas?

¿Cómo nos afectan las vacaciones?

Está demostrado que tomarse unos días de vacaciones fomenta nuestro bienestar físico y psicológico. Pero, ¿qué efectos tiene realmente?

1)      El descanso ayuda a disminuir el nivel de cortisol, es decir, las hormonas del estrés. Tomarnos unos días de vacaciones reduce nuestro agotamiento mental y nos ayuda a recuperar las energías que necesitamos. Además, nos ayuda a mantenernos sanos físicamente ya que está demostrado que un aumento del estrés fomenta la aparición de enfermedades.

2)      Aumenta la creatividad. El descanso fomenta nuestra parte más artística y creativa. Al sentirnos relajados desarrollamos nuevas estrategias y activamos áreas mentales que ayudan a tomar perspectiva.

3)      Tomamos mejores decisiones. El desbloqueo mental que provocan las vacaciones mejora la capacidad de juicio y también la memoria. Cuando te sientes relajada eres capaz de tener en cuenta más información, de ser más analítica que cuando te encuentras bajo presión.

4)      Mejora la productividad. Ser más productivo no quiere decir que trabajemos durante más tiempo, sino que somos capaces de aprovechar mejor las horas. Aquellas personas que tienen vacaciones para desconectar de la rutina se sienten más satisfechas con su trabajo. Esta satisfacción promueve un mejor clima laboral.  

Ya sabes, si estás planteando irte de vacaciones no le des más vueltas porque es realmente beneficioso tanto para ti como para tu alrededor.

 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.