5 consejos para evitar una baja productividad

Compártenos en tus redes:

Evitar la baja productividad laboral es esencial para la supervivencia de cualquier empresa. Aspectos como el clima laboral, la coyuntura económica o los programas de salario emocional tienen un enorme impacto en el rendimiento de la plantilla. 

Otro de los factores que más influye a la hora de aumentar o evitar la baja productividad laboral es el bienestar psicológico experimentado por los trabajadores y que puede potenciarse a través de programas de asesoramiento implementados por psicólogos profesionales que permitan tomar decisiones basadas en datos que mejoren el funcionamiento de la compañía. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

No obstante, para sentar las bases de una metodología de trabajo que contribuya a evitar la baja productividad, lo mejor es no perderse en lo abstracto y actuar directamente en aquellos hábitos que los empleados deben desterrar de su rutina para desempeñar mejor sus tareas.  

Si estás leyendo esto seguramente tienes interés en evitar una baja productividad en las funciones que se te han asignado. Puedes empezar por aquí para sentar un buen punto de partida a tu rendimiento y pasar luego a los aspectos más específicos de tu puesto de trabajo.

evitar baja productividad

5 consejos para evitar una baja productividad

1. No tengas mil pestañas abiertas en el escritorio del ordenador

No es bueno que tengas demasiadas pestañas abiertas a la vez en tu pantalla, incluyendo whatsapp, redes sociales y prensa, a no ser que sean imprescindibles para la tarea que estás realizando en este momento. Sobre todo si son sobre temas ajenos al trabajo, cierra esas ventanas para evitar la tentación de consultarlas cada vez que quieras distraerte. 

2. No tengas desordenada tu mesa

Papeles, carpetas, notas de todos los tamaños y colores, una maceta, un cuaderno, botes de bolígrafos que no tienen bolígrafos pero ocupan sitio… No permitas que tu espacio de trabajo quede invadido por multitud de objetos que distorsionan y restan claridad a tu capacidad para focalizarte en la tarea.

3. No estés de cháchara con los compañeros cada dos por tres 

Charlar de vez en cuando con los compañeros es imprescindible para despejarnos y generar un clima laboral favorable. No obstante, procura aprovechar para ello los descansos “oficiales” y no interrumpas a tus compañeros demasiadas veces sin necesidad ni dejes que ellos te interrumpan por cosas que pueden esperar. De esta manera todos mantendréis mejor la concentración en vuestras tareas.  

4. No realices tus tareas de manera desordenada 

Cuando nos colocamos cada día en nuestro puesto de trabajo podemos empezar a funcionar de cualquier manera, picoteando de una tarea aquí y allá, dejando las cosas a medias cuando nos cansamos o retrasando las tareas que más importan solo porque son las que menos nos gustan… O podemos trabajar teniendo claro qué tenemos que hacer hoy y ejecutando las tareas de manera ordenada, con un criterio de importancia, sin improvisar.

5. No descontroles el tiempo dedicado a cada tarea ni a los descansos 

A veces tenemos capacidad para trabajar de una manera muy flexible flexible, sobre todo si estamos teletrabajando y el nivel de supervisión directa sobre nosotros ha descendido. No obstante, es importante que empecemos y acabemos a las horas estipuladas y que no improvisemos la distribución del tiempo. De este modo evitaremos distraernos excesivamente en tareas de poca importancia para tener que correr a última hora porque nos pilla el toro con lo importante o nos hemos entretenido más de la cuenta en los descansos. 

Como sabes, no hay una única manera de responder a una cuestión tan crucial para cualquier compañía como es evitar una baja productividad. Sin embargo, sí existen pautas básicas que debes hacer y que no debes hacer cuando te plantees cómo puedes mejorar la productividad de la empresa en la que trabajas.

evitar baja productividad

Para los responsables de recursos humanos, la tarea de mejorar la productividad de la compañía está muy ligada a potenciar el bienestar psicológico de los trabajadores. Los datos no dejan de repetirlo: una buena salud mental en el lugar de trabajo es determinante a la hora de fomentar el rendimiento de la plantilla. 

Ifeel ha diseñado un potente programa de bienestar emocional para empresas con una doble vertiente. Por un lado, tu compañía puede ofrecer un completo servicio de cuidado de la salud mental para tus trabajadores distribuido en diferentes niveles según las necesidades de cada persona. Por otro lado, los managers de recursos humanos podrán recibir un asesoramiento personalizado sobre la mejor manera de medir el clima laboral de la compañía y tomar decisiones informadas que mejoren su productividad. 

Contacta hoy mismo con nosotros y solicita más información sobre nuestro programa de bienestar emocional para empresas para mejorar vuestra productividad corrigiendo y reforzando lo que sea necesario. 

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más

Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Estos recursos te pueden ofrecer ayuda inmediata.