5 consejos para abrazar el 2021

Contenidos:

Tanto si lo celebraste brindando como si no, ha llegado un año nuevo. Si no eres de los fanáticos de lo digital quizá te estás acostumbrando a  tu agenda nueva (echando de menos lo manejable que era la del año pasado) o afrontando con horror la acumulación de asuntos pendientes en la bandeja de entrada de tu correo. Sea como sea, el mes de enero tiene siempre un punto de comienzo y todos buscamos estos días la manera de tomar impulso para comenzar este periodo con el ánimo lo más renovado posible. 

Por eso, si estás todavía dándole vueltas al enfoque que le quieres dar al 2021 te dejamos 5 sugerencias que puedes adaptar perfectamente a tu realidad y que pueden servirte de inspiración de ahora en adelante. 

1. Coge las riendas del año poco a poco

Date un tiempo para reponerte de la Navidad y reincorporarte al trabajo si has tenido un periodo más o menos largo de vacaciones. Han sido días de alterar mucho la rutina: comer más de la cuenta, comprar regalos y acudir a reuniones extrañas. Quizá los has pasado confiando en casa sin poder salir más allá del barrio ni reunirte con la gente de tu entorno. Y luego toca comenzar el año y retomar el trabajo donde lo dejaste, con la sensación de que en lugar de una o dos semanas has estado fuera tres meses. Poco a poco: sabes por experiencia que la resaca de la Navidad dura unos días y que luego, como no puede ser de otra manera, volverás a la rutina. Ten paciencia contigo mismo/a los primeros días.

2. Programa sintéticamente tus objetivos

Menos es más. A no ser que seas la persona más tenaz y ordenada del mundo casi es mejor que no te propongas un montón de cosas que luego van a estar bailando por tu calendario y tu cabeza sin encontrar el momento para ser ejecutadas. 

gabrielle henderson 5HqtJT2l9Gw unsplash 1

Prueba algo diferente, más acotado: plantéate simplemente tres objetivos que para ti sean potentes, divide el año en tres periodos, pon cada objetivo en uno de ellos y que esa meta sea la protagonista de ese periodo sin que otros asuntos que te has propuesto te distraigan y roben energía. 

Intenta colocar el objetivo más difícil en el tercer “cajón temporal” y deja el más fácil para el primero. Esto te ayudará a ir consiguiendo el difícil sin prisa pero sin pausa. Mientras, tendrás desde los primeros meses del año la experiencia en primera persona de que puedes conseguir lo que te propongas si te organizas bien y no hay impedimentos ajenos a tu voluntad.

3. Planifica a corto plazo

En el apartado anterior nos referíamos sobre todo a objetivos personales más o menos sencillos y en los que tú tienes la mayor parte del control (por ejemplo, “quiero iniciarme en tal deporte”, “quiero leer al menos cinco libros”, “quiero perfeccionar mi nivel en este idioma”, “quiero aprender a cocinar estas recetas”). Por otro lado, están otro tipo de actividades que te planteas realizar, más complejas y en las que no tienes mucho control más allá de desear realizarlas (por ejemplo, “quiero realizar tal viaje”, “quiero organizar una fiesta de cumpleaños para mis cien mejores amigos”, “quiero celebrar mi boda con normalidad”). 

Si algo nos ha enseñado el 2020 es no solo que los planes se pueden desbaratar en cualquier momento (eso ya lo sabíamos) sino que la imposibilidad de planificar con cierta seguridad puede ser muy intensa y duradera. 

Planifica a corto plazo y trata de volcarte en aquellas actividades que sí puedas hacer y cuyo horizonte seas capaz de manejar. Ya llegará en otro momento la “antigua seguridad” de pensar más allá de una o dos semanas. 

4. Toma perspectiva

Es cierto que todos queremos desembarazarnos cuanto antes de la energía negativa que nos trajo el 2020. No obstante, tampoco debemos dejar que el 2020 haya pasado en balde por nuestras vidas. 

El tiempo pasa muy deprisa. Eso hace que perdamos matices y que se nos olviden rápidamente las experiencias buenas y no tan buenas por las que hemos pasado. Acuérdate de marzo pero también acuérdate del verano y de cómo estabas hace un mes. No importa si, cuando hagas comparaciones, el momento actual sale perdiendo: lo importante es que observes cómo evolucionan los acontecimientos y cómo tú, a pesar de todo, has ido evolucionando con ellos. Eso te ayudará a tener una visión más completa y panorámica, que te permitirá juzgar tu realidad con mayor equilibrio. 

5. Pon en práctica lo aprendido en 2020

Una vez que hayas tomado conciencia de cómo han sido para ti los últimos meses, de manera reposada a pesar de las emociones negativas que eso te despierte, van a ocurrir varias cosas. 

La primera es que habrá problemas o consecuencias de este periodo que aún están presentes y te generan malestar. No hagas nada con ellas: simplemente vívelas y deja que ocupen en tu vida el espacio que necesitan. Otros asuntos probablemente ya ocurrieron y quedaron atrás pero, más allá de las molestias generadas, no te han aportado nada aprovechable y no eres capaz de encontrarles un sentido: simplemente ocurrieron y ya está. Tampoco es necesario que hagas nada con ello, no hace falta que extraigas una lección de cada cosa que te ocurre en la vida. 

danka peter ykKS3a0iutM unsplash 1

En tercer lugar están aquellas conclusiones que sí puedes sacar del 2020 y que pueden serte de utilidad para afrontar el 2021. Se trata de todo aquello de lo que has podido darte cuenta debido a la emergencia sanitaria o, incluso, gracias a ella: reflexiones sobre lo que tenías y lo que tienes, sobre cómo era tu manera de vivir o qué necesitas para disfrutar de la vida y qué es imprescindible conservar incluso cuando todo lo demás va muy mal. Pueden ser conclusiones muy sencillas pero de gran profundidad. Si has llegado hasta ellas estará muy bien que te acompañen y tomen forma durante los últimos meses para poder seguir adelante. 

Hay una última propuesta que puedes incluir en tu hoja de ruta para este año y para cualquier otro: cuidar de ti. 2020 no ha sido fácil y es posible que ahora estés empezando a notar los efectos de cosas que pasaron hace meses o que aún te están afectando cada día. Muchas personas están tomando la decisión de iniciar una terapia por primera vez estos días o retomar procesos terapéuticos que completaron hace tiempo. Piénsalo y, si lo necesitas, tienes muy poco que perder: contacta hoy mismo con nosotros para que te ayudemos a empezar con el mejor pie posible el año nuevo 2021. 

ifeel psicologos online

Te puede interesar