13 trucos para superar la tristeza y la soledad

combatir tristeza y soledad

Contenidos:

[:es]¿Cómo protegernos de la tristeza y la soledad?

¿Cómo superar la tristeza? Seguramente te hayas planteado esta pregunta. La tristeza es una emoción que tiende a generar en nosotros gran malestar, sin embargo, el mayor inconveniente tiene lugar cuando ésta se alarga en el tiempo y afecta a los diferentes ámbitos de la vida, o cuando origina una depresión.

Os traemos unos trucos a modo de paraguas para protegernos de la tristeza y de la soledad, y mejorar nuestra salud emocional, y saber que hacer cuando estás triste. Si aun así no consigues mejorar, te recomendamos que busques a un profesional especializado en esta materia. Puedes contactar con nosotros si necesitas terapias para combatir la depresión.

¿Qué hacer si estás triste?

  1. Llora si te apetece. La tristeza es una emoción como cualquier otra y tiene su función. Tienes derecho a sentirte triste y llorar si lo necesitas. No es fácil saber que hacer cuando estás triste. 
  2. Acepta tu momento y date tiempo. No pasa nada, a veces la mejor forma de cambiar algo es aceptarlo y dejar de luchar contra ello. No tenemos por qué sentirnos felices inmediatamente, todo proceso lleva su tempo.
  3. No juzgues lo que sientes. El juicio que hacemos sobre nuestros sentimientos genera mayor malestar: «lo que se supone que debería sentir, lo que pensarán los demás, lo que pienso que soy por sentirme así…». Estar triste no nos afectaría tanto si no pensáramos que eso dice algo de nosotros y nos aferráramos a ello; podemos verlo como una emoción que, como cualquier otra, al igual que viene, se va.
  4. No te aísles. La tendencia a aislarse contribuye a hacernos sentir aún peor cuando estamos tristes. Si bien es verdad que hay momentos en los que necesitamos estar en soledad, compartir momentos con otras personas nos distrae, nos hace pensar en otras cosas para no seguir alimentando el sentimiento negativo.
  5. Habla sobre ello, compártelo. Cuando nos sentimos tristes no tenemos por qué pasar por esto solos; si pruebas, descubrirás que hablar sobre algo o desahogarse puede ser realmente liberador. Siempre encontraremos al menos UNA persona dispuesta a escuchar: un amigo, un familiar, un conocido, un profesional… ¡Incluso un diario puede resultar de mucha utilidad!
  6. Ocupa tu tiempo, ¿qué te apetece hacer? A priori la respuesta puede ser «nada», la apatía se apodera de nuestro poder decisión. Si esto se mantiene en el tiempo, detente y piensa con calma, ¿seguro que no te viene algo a la cabeza? Las pequeñas cosas llenan nuestro día a día: un baño caliente, una película, dar una vuelta, charlar con una amistad, preparar nuestro plato favorito, apuntarse a alguna actividad… este tipo de actividades nos ayudan a sentirnos menos tristes.
  7. Cuida tu aspecto y tu higiene personal. Dúchate, vístete y encárgate de tu aseo personal. Prestar atención a algo tan básico es fundamental, significa cuidar de nosotros: si hay una persona que no puede olvidarse de ti, eres tú mismo. Además, vernos bien contribuye a mejorar nuestro estado anímico.
  8. Sal a la calle. Si pasamos todo el día dentro de nuestra burbuja el ambiente acabará viciado. Hay más oxígeno ahí afuera, ¡sal a respirarlo!
  9. Establecer una rutina. Esto nos empuja a organizar nuestro día a día y no abandonarnos en la tristeza y la soledad.
  10. Prueba con el deporte. Hacer deporte, además de ayudarnos a desconectar y liberar emociones, provoca que generemos una serie de hormonas que contribuyen a mantener un estado de ánimo positivo contra la tristeza y la soledad.
  11. Focalizar en el presente. “Lo hecho, hecho está”, parece fácil decirlo pero no podemos volver atrás para recuperar el tiempo ni cambiar el pasado. Sin embargo sí que podemos focalizar nuestra atención y esfuerzo en ‘hoy’, para aprovechar el tiempo y cambiar el futuro. Es importante tener esto en cuenta para combatir la soledad.
  12. Márcate pequeños objetivos diarios o semanales para combatir la tristeza y la soledad. Esto hace que nos centremos en otros asuntos y que dediquemos menos atención a lo que nos preocupa. Basta con pequeños hechos que reconforten, Roma no se hizo en un día. Hacer revisión y ver que los conseguimos anima y estimula.
  13. Busca ayuda profesional. Cuanto estamos tristes, no somos capaces de reponernos apoyándonos únicamente en nuestro entorno, pero eso no significa que no haya salida. Igual que vamos al médico cuando nos duele el pie, ¿por qué no ir al psicólogo cuando nos duele el corazón?

Combate la tristeza y la soledad con ifeel

Desde ifeel esperamos que estos consejos para combatir la tristeza y la soledad os hayan resultado útiles. No obstante, si sientes que el proceso se está poniendo más cuesta arriba de lo que puedes tolerar, y no sabes qué hacer cuando estás triste, no lo vivas en soledad, contamos con un equipo de psicólogos online que pueden acompañarte y orientarte en este camino. Confía en ti y permítete tirar de los recursos que necesites, incluyendo la terapia psicológica. Estamos aquí para ayudarte. 

[:en]Sadness is an emotion that tends to cause great discomfort, however, the greatest inconvenience occurs when it extends in time and affects other areas of our lives, turning into depression.

Here are some tricks that can protect us from sadness and help us better our emotional health:

  1. Cry if you feel like it. Sadness is an emotion just like any other, and as such it has its own specific function. You have the right to feel sad and cry if you need to.
  2. Choose your moment and give yourself time. It’s OK, sometimes the best way of changing something is accepting it and stop fighting against it. We don’t have to feel happy immediately, every process has it own tempo.
  3. Don’t judge what you feel. The judgments we make about our own feelings are the ones that generate the most harm: “what I’m supposed to feel, what others will think of me, who I think I am for feeling this way…” Being sad wouldn’t affect us if we didn’t think it means something about who we are and we didn’t cling to it. We can choose to see it as an emotion that, like any other, comes and goes.
  4. Don’t isolate yourself. The tendency to isolate ourselves makes us feel even more sad. Although sometimes we need to be alone, sharing moments with other people distracts us, makes us think of other things so we don’t keep feeding our negative feelings.
  5. Talk about it, share it. You don’t have to go through this by yourself. If you try, you’ll discover that talking or letting off steam can be very liberating. We’ll always find at least ONE person willing to listen: a friend, family member, acquaintance, a professional… Even a diary can be very useful!
  6. Use your time wisely, what do you like to do? At first the answer can be “nothing,” apathy can take over our decision making capacity. If this keeps happening, stop and think, are you sure nothing comes to mind? Day by day, small things fill us up: a hot bath, a movie, going for a walk, talking with a friend, preparing our favourite dish, signing up for an activity…
  7. Look after your appearance and personal higiene. Shower, dress up and take care of your higiene. Paying attention to something so basic is fundamental, it means taking care of ourselves: if there is one person that can’t forget you, it’s yourself. Plus, looking good contributes to an improved mood.
  8. Go out. If you spend the whole day in our bubble, the ambient will become tainted. There’s more oxygen outside, get out and breathe!
  9. Establish a routine. This pushes us to organise our days and not abandon ourselves.
  10. Try sport. Exercising, besides helping us disconnect and release emotions, generates a series of hormones that contribute to maintain a positive mood.
  11. Focus on the present. “What’s done is done,” it’s easy to say but we can’t go backwards to gain back time or change the past. However, we can focus our attention and efforts on ‘today,’ to take advantage of time and change the future.
  12. Set small daily or weekly objectives. This makes us keep track of things and dedicate less time to that which worries us. Small, comforting steps are enough, Rome wasn’t built in one day. Reviewing our progress is encouraging and stimulates.
  13. Seek professional help. We’re not capable of getting back up only through our surroundings, but that doesn’t mean there isn’t a way out. Just like we go to the doctor when our foot hurts, why not go to the psychologist when our heart hurts?

[:]

ifeel psicologos online

Te puede interesar